La Pegatina: Estreno mundial en Bilbao

La explosión inaugural de confeti se cierne sobre el público jovezno (foto: Carlos García Azpiazu).

CAL: **

Miércoles 11 de abril de 2018, Bilbao, Kafe Antzokia, 21 h, entradas agotadas, anticipada 18 € más gastos.

Se irán sumando fechas y sold outs.

 

El noneto catalán de mestizaje positivista abrió en un Kafe Antzokia mixto, juvenil, enfebrecido, cantarín  y agotado con dos meses de antelación la gira internacional de su sexto disco oficial, ‘Ahora o nunca’

 

Simpáticos, positivistas y manonegristas empero no cargantes, los catalanes La Pegatina (Montcada i Reixac, Barcelona, 2003), arrancaron en Bilbao la gira mundial de su sexto disco oficial, ‘Ahora o nunca’ (Warner, 18), producido por el argentino Rafa Arcaute, «ganador de 14 Latin Grammy por su trabajo con Calle 13 y Residente, entre otros artistas», subraya la promoción del sello. Se trata de álbum más urbano y maduro y menos fusionero y festero, que lo sepan. El pistoletazo de salida de su tour universal lo dieron el miércoles en el Kafe Antzokia, que había agotado las entradas, alcanzado el ‘sold out’ como se dice ahora, con dos meses de antelación. Y lo de esa noche fue un fiestón, una verbena pulcra y pre-estival con mucha juventud contenta y participativa: palmas a la que salta, coros lololó para subrayar la felicidad del instante y las melodías de las canciones, brincos, bailes y viajes a la barra, más los coros comunales en los estribillos e incluso en algunas letras enteras y destacando en la labor cantarina las chicas con sus gargantas agudas. Oído desde el público, eso sonaba igual que un macroconcierto de un ídolo de adolescentes, oigan.

Tras una demora de 21 minutos, casi dos horas, 113 minutos abiertos y cerrados con sendas explosiones de confeti, estuvieron en escena para tocar unas 32 canciones los nueve pegatineros: dos vientos, dos percusiones, dos guitarras, bajo, acordeón, teclas, y al menos tres de ellos a la voz principal cambiante. Dibujaron coreografías diversas, dinámicas y populares (todos delante, los metales subidos en varios pedestales variables, los metales creando un puente bajo el que pasaban en fila sus camaradas…), derrocharon energía (aunque empezaron superenergéticos y contagioso, luego durante el largo ecuador dosificaron fuerzas en lentos desde los movimientos hasta la música, y por el epílogo dieron otro arreón para dejar buen recuerdo), y en general cursaron descendentes porque el sonido empeoró una miajita (arriba al principio distinguíamos las letras y luego no), la calidad de las composiciones se diluyó (en favor de más lentos de pop global latino, como los de su novedad) y por la mera pérdida de fuerza física en la desentrenada primera cita de su gira mundial (de hecho en la foto de despedida sólo saludaron ocho miembros, faltando el noveno, el alto líder Adriá Salas, que toda la velada le notamos flojo de forma y torpe en la danza, quizá enfermo; PD: arrastraba una intoxicación alimentaria de la víspera).

El simpático grandullón Adriá Salas, líder pegatinero (foto: Carlos García Azpiazu).

El concierto estuvo muy bien y, lo dicho, fue un derroche de energía juvenil y veraniega y pelín tribal, un crisol de ritmos globales y manonegristas, una olla mestiza con constantes éxtasis e ingredientes de todo el mundo: morunos, tropicales (no solo ska y reggae), balcánicos y hasta flamenco-rumberos. La Pegatina abrieron rompiendo la pana, extrayendo coros inmediatos y felices de la jovezna e ilusionada audiencia: ‘Heridas de guerra’ cantada a machamartillo, ‘Y volar’ desbordando alegría, ‘Miranda’ superando a El Kanka y a tantos otros competidores, ‘El curandero’ en plan Joxe Ripiau e invitando al centro de la escena a un pipa (técnico de sonido) a bailar de modo espectacular…

La fiesta seguía arriba y abajo, en escena se sucedían las coreografías  de los nueve componentes, el ska-rock superaba a los recios Vendetta (‘La voisine’), había saltos y lololós futboleros del público vasco (‘La ciudad de los gatos negros’), los músicos catalanes se ponían balcánicos a lo Kusturica (‘No som d’aqui’) o rumberos tipo Ojos de Brujo (‘Olivia’), y remitían a Mano Negra (‘Ni chicha ni limoná’), a Toy Dolls (‘Stand & Fight’)… Y se llegó a la destensión mediante lentos recogidos (‘Amantes de lo ajeno’), rollo Manu Chao (‘Y se fue’), ska suave tipo Toasters (‘Mama’), más momentos para respirar (‘Oh Madame’), el latino ‘Quizá, quizá, quizá’ coreado por la juventud en pleno, rollo bailongo (‘Gat rumberu’)…

Ocho del noneto, pues fuera de campo, a la derecha, estaba el percusionista (foto: Carlos García Azpiazu).

Y ya hasta el final los catalanes alternaron ramalazos movedores (el manonegrista ‘Qué bonito es el amor’ -donde vi bailar a un espectador con muletas-, el fiestón con ‘Muérdeme’, la declaración de ‘Cómo explicarte’ que me gustas tú…), con recursos más atemperados (‘Solo yo’ y su guiño coral en plan Mumford & Sons o los colombianos Morat, ambiente playero con ‘La tempestad’ -ambas del nuevo disco, y las dos coreadas, por lo cual agradeció tras esta tempestuosa Adriá: «Os sabéis todas, se nota que habéis hecho los deberes»-, buenismo vía Melendi en ‘Alosque’, rollo moruno en ‘Ahora o nunca’…).

Pero, por supuesto, se guardaron fuerzas para la traca final con la italianada vacilona ‘Mamma mia’ y el adiós con ‘Una mirada’, antes del bis doble abierto con la graciosa y generacional ‘Maricarmen’ (esa que preconiza: «Maricarmen, Maricarmen, tu hijo está en el after hours / tú no lo sabes, tú no lo sabes, tu hijo es el último en salir de todas las raves») y ‘Lloverá y yo veré’ (cuando el acordeonista hizo un calvo, o sea enseñó el culo, antes de la segunda explosión de confeti y de que saludaran ochos de ellos, sin el líder Adriá; «qué raroooo», sospechó el experto Azpiazu, pero seguramente se debiese a una indisposición o una distracción; PD: ya hemos dicho que arrastraba una intoxicación alimentaria de la víspera).

ÓSCAR CUBILLO

Pose de despedida de 8 de los 9 pegatineros, pues falta Adriá (foto: Carlos García Azpiazu).

 

Comparemos la evolución de La Pegatina en dos clips:

Nueva canción, ‘La tempestad’, con Eva Amaral:

 

Y ‘Miranda’, de 2009:

 

 

 

Anuncios
Comments
One Response to “La Pegatina: Estreno mundial en Bilbao”
Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] el miércoles 11 de abril en un Kafe Antzokia con el aforo agotado con dos meses de antelación (así lo contamos). Casi podríamos escribir el mismo artículo sobre estos nueve catalanes simpáticos, positivistas […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: