Pablo López: El ídolo que se niega a serlo

La primera fila, con vasos vacíos, pues ahora permiten meterlos al patio de butacas, créanselo (foto: Euskalduna).

CAL: *

Domingo 29 de abril de 2018, Bilbao, Palacio Euskalduna, 19.30 h, entradas de 23 a 65 €.

 

El pianista pop malagueño, pluriempleado de asesor en el programa televisivo ‘La Voz Kids’, agotó con tres meses de antelación el Palacio Euskalduna, donde dio un show de pop indie grandilocuente y oscuro con sonido mejorable

 

El popular pianista pop Pablo Lopéz (Pablo José López Jiménez, Fuengirola, Málaga, 34 años), ex OT 2008, agotó el taquillaje de su concierto del sábado en el Palacio Euskalduna con tres meses de antelación y las entradas entre 23 y 65 euros. Vino presentando su tercer disco, ‘Camino, Fuego y Libertad’, en la gira bautizada ‘Tour Santa Libertad’, en la que también agotó el teatro Principal de Vitoria el viernes 13 de abril. Es lo que tiene estar de moda y salir en la tele, en este caso en ‘La Voz Kids’ (por eso quizá había tantos niños en el patio de butacas), junto con Orozco, otro que ha ampliado exponencialmente su interés y sus aforos gracias a aparecer en la caja tonta. Hace menos de dos años, el domingo 2 de octubre de 2016, Pablo actuó en el mismo lugar, logrando ocupar solo la mitad del aforo total (2.200), pero dando un concierto con una quincena de piezas en 92 minutos, un conciertazo que no entró en nuestra lista de lo mejor del año por culpa del sonido infame (así lo contamos).

«Madre del amor hermoso, pero esto qué es», suspiró Pablo con el teatro iluminado (foto: Euskalduna).

Esta vez el bolo fue más largo y moroso que el de 2016, con una veintena de temas en 116 minutos. Y, desde la fila 19 (en la 6 estuve en 2016), la acústica del Euskalduna mejoró bastante, no hizo bola, aunque no se acabaron de distinguir ni los instrumentos, ni las letras ni los discursos del ídolo pop que asegura no serlo. Pablo soltó muchos discursos, sí, pero entre el acento (‘cohones’, llegó a decir), la vocalización del malagueño y el eco el Euskalduna, apenas se entendieron, con lo cual nos perdimos su insistencia en casi pedir perdón por que le vaya bien en el negocio, sus lecciones de autoayuda (que no se aguante a la persona que no le apetezca a cada cual, que se disfrute del momento, que por amor nadie debe ser dueño de nadie…), su peloteo («madre del amor hermoso, pero esto qué es», dijo al pedir que encendieran las luces del recinto para verlo lleno y subrayar la dificultad de conseguirlo), las discusiones (desmintió a una chica que le llamó ídolo, a otra le reprochó que hiciese sonar con su móvil el maullido de una gato), el misterio (dedicó ‘El patio’ a alguien que le hizo libre con unos 11 años y que estaba ahí ese día), la familia (habló de su madre, sacó a saludar a su hermano Luis que estaba entre bambalinas), la historia (recordó cuando tocaba en ‘cafeterías’ de Bilbao ante 200 personas «y 180 de ellas hablando»), los anuncios (avanzó que el día de la lotería regresará a Bilbao, a Miribilla: «cada uno tenéis que traer a dos amigos para llenarlo, sería un buen regalo de Navidad, así la celebramos»), el ternurismo y el emotivismo (bueno, eso en la voz enlatada previa al bis), y la conclusión final: «esto no es pasteleo, lo mejor es ser millonario en buenos colegas… amantes… padres y madres… hermanos».

El ídolo del piano (foto: Euskalduna).

Musicalmente fue un ambicioso show de indie-pop sentimental bien ejecutado al piano y la voz, en cuarteto, con una banda dura y modernista que empujó con poca claridad desde un escenario bastante sobrio, sin pantalla gigante para que le pudieran colegir los espectadores del tercer anfiteatro («has sacado una bandera, pero no la veo», avisó Pablo a un fan). El andaluz encantó a su legión de fans (mayoría femenina, muchos niños, algunos jóvenes down…), que tres o cuatro veces generaron los momentos más emocionantes en codas en las que cantaron en bucle los estribillos de sus mayores éxitos: «yoooooo te quiero matar, y no lo sabe nadie, te quiero matar de amor…», o esa de «fuera, vete de mi casa, suéltame las manos…».

El show fue en cuarteto, aunque apenas se distinguió a sus tres escuderos (foto: Euskalduna).

Fue un repertorio de pop urbano oscuro muy brit (entre el Windmill aparatoso y los Keane del piano sereno, e incluso un momento postrero muy Supertramp) y también muy a menudo emparentable con el más dolido y vulnerable Ivan Ferreiro (‘El camino’, con el fondo acústico crepitante sobre todo en la voz que lastró el inicio de la cita), el Leiva más sincero y desnudo (‘El niño’) o su colega Orozco. Se diseminaban explosiones acertadas (la tercera, ‘Vi’, con la gente puesta en pie por orden del doctor López, la ampulosa ‘El patio’ con el teatro en pleno subiendo unas hojas de papel para crear un tifo como en el fútbol, la cima con ‘El teléfono’ pues fue un blues a lo Jamie Cullum, ‘El mundo’ y su grandiosidad a lo Vetusta Morla, ‘La doble uve’ espoleando a la gente, o el adiós definitivo con ‘Tu enemigo’), y también hubo momentos cercanos (el introspectivo y en plan Coti ‘El gato’, la comunión astral progresiva de ‘La libertad’, el bis con el piano solo de ‘Lo saben mis zapatos’…) entre otros que ni fu ni fa y que, sumados a los parlamentos morales (en los que suspiró y peroró), ralentizaron demasiado el ritmo y nos hicieron salir con no tan buen sabor de boca como en su primera visita al Euskalduna, la de hora y media para una quincena de temas en vez de dos horas para una veintena con el sonido solo un poco mejor.

ÓSCAR CUBILLO

 

Videoclip de ‘El patio’, single de su tercer disco ‘Camino, Fuego y Libertad’:

 

Anuncios
Comments
One Response to “Pablo López: El ídolo que se niega a serlo”
  1. inigoparalle dice:

    👍

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: