Laurence Jones: De birras en Villaro

La banda al completo en la cuarta canción, ‘Never Good Enough’ (imagen de móvil: O.C.E.).

CAL: **

Sábado 2 de junio de 2018, Areatza-Villaro, 22 h, entrada libre.

 

El guitarrista veinteañero inglés se ganó al público de la plaza de Areatza con una guitarra que disparó blues modernista en la segunda y última jornada del segundo Blues & Beer Fest

 

El sábado condujimos hasta Areatza-Villaro para hincar el diente a la segunda jornada de la segunda edición de su Beer & Blues Festival. Se celebró en la plaza del pueblo, bajo una carpa que se llenó. Había muchos niños correteando, al ser al aire libre se podía fumar (como hizo en escena el estupendo organista de Confluence, los primeros de la tanda cuádruple sabatina) y la gente habló bastante durante los dos primeros grupos de los cuatro de ese día. El segundo oficiante, Anaut, dijo: «Un festival con dos de nuestras grandes pasiones, la música y la cerveza». Ya saben que ‘beer’ significa cerveza en inglés, y las había artesanas, ricas y bien tiradas del barril, a 2’5 euros cada una. «A ese precio podría ser más grande el vaso» calculó el fotógrafo Azpiazu. Pero lo peor es que al principio debías abonar 2 euros por el vaso de cristal con el logotipo del evento y no te devolvían el dinero y cargabas con el vidrio igual que en una verbena cutre. Si no resuelven este detalle, el año que viene consumiremos en los muchos bares de alrededor de la plaza. Ah, subrayemos aquí de nuevo que la entrada es libre, ¿vale?

Pues el sábado el Blues & Beer, oficialmente llamado International Musik And Beer Festival (es que iban a contratar dos grupos de rock pero al final no se logró), se desarrolló arrastrando retraso, lo cerraron los bilbaínos Priscilla Band en cuarto lugar (no les vimos ni un segundo porque el conductor debía madrugar), y en el puesto previo ofició el gran cabeza de cartel de la jornada y del festival, el guitarrista de Liverpool Laurence Jones de 26 años, que vino desde Inglaterra para dar únicamente este show y presentando su ya quinto disco de estudio, ‘The Truth’, editado por la multinacional Sony y grabado durante febrero de 2017 en el Caribe.

El guitar hero Laurence, líder de un cuarteto de la escudería Sony reforzado con teclados (foto: Carlos García Azpiazu).

Laurence ofició en cuarteto con teclados y, agraciado con buenas luces y sonidazo, en 73 minutos tocó 11 temas, entre ellos dos versiones reconocibles: una brutal y modernista ‘All Along the Watchtower’ de Bob Dylan vía Jimi Hendrix que fue el cénit de la cita (con guiños al ‘Miss You’ de los Rolling Stones y al final con Laurence pisando el pedal wah wah con todo su cuerpo), y el momento más purista de la sesión, ‘Before You Accuse Me’ de Bo Diddley pero vía su admirado Eric Clapton, en plan el blues practicado en los pubs de los que trata de escapar esta figura emergente (con un parón en seco a mitad de la intervención que seguro se lo ha visto hacer en vivo a Buddy Guy).

Colgando una Telecaster customizada, componiendo más allá del blues (amalgamando funk, soul, rock y, ejem, pop; en general con reminiscencias de Lenny Kravitz y en particular con destellos funk en plan Keziah Jones –‘Gone Away’- y al blusoul a lo Terence Trent D’Arby –‘Never Good Enough’, con él tocando en el epílogo cual guitar hero al filo del abismo-), cantando estupendamente (una vez lo hizo a pelo, sin micrófono), punteando extensamente en la vanguardia del escenario, roqueando por el final (en la onda Rory Gallagher en ‘Foolin’ Me’, en la de Lenny Kravitz en la última pre-bis ‘What’s It Gonna Be’), tocando sentado y colgando los pies al borde del tablado (la gente a un palmo le miraba arrobada), bajando a tocar entre el público (la gente se hartó a hacerle fotos con el móvil y también se agachó a la orden del inglesito) y consiguiendo que la gente se diera abrazos (en el bis con ‘I Will’, un tema sofisticado en la estela de Robben Ford o Little Jimmy King).

Laurence, feliz como una perdiz en Areatza (foto: Carlos García Azpiazu).

A Laurence Jones se le veía feliz como un futbolista meritorio en el día de su debut y miraba a sus músicos con cara de indisimulable satisfacción ante lo que estaba aconteciendo. ¡Estaban flipados! Y dominó el panorama nada más salir, cuando pidió a la peña que se acercara al tablado y éste le obedeció (en Confluence y Anaut se produjo la temida U vasca, con el público alejado del escenario), peña que luego dio palmas a su orden y en general siguió la actuación con la boca abierta.

Fue uno de los mejores conciertos del año a juicio de Azpiazu, que suele ver más de 500 y que este se le pasó como una exhalación. El estilo de Laurence Jones es modernista y abarcador y defiende la validez de las guitarras: «No hay nada en este mundo que se pueda comparar con la sensación de coger una guitarra, colgársela y empezar a rasgar las cuerdas hasta que te salga una canción. No creo que tocar un ordenador mole tanto, y la gente debería darse cuenta de que la guitarra es un instrumento mucho más auténtico», ha declarado a Vocento (al ABC; las usamos en el retrato biográfico que sigue a esta crónica de concierto). Mister Jones tiene una soltura adquirida en incontables conciertos dados desde adolescente en diversos grupos y al acabar el bolo Raúl El Guapo la clavó: «Me ha encantado, aunque no tanto en las dos canciones pop que ha tocado seguidas y que se han notado demasiado. Estará buscando ampliar su público. Tiene mucho talento a la guitarra y además canta muy bien».

ÓSCAR CUBILLO

 

Laurence Jones en directo en la tele tocando ‘All Along the Watchtower’:

 

+++ BIOGRAFIA +++

«Creo en la inmortalidad de la guitarra»

 

Laurence Jones nació hace 26 años en Liverpool, una de las ciudades más bonitas del mundo. Desde adolescente se mueve en la escena mundial; no en vano, su primer disco, ‘Thunder In The Sky’ (Promise, 2012), lo editó con solo veinte primaveras y en su portada posaba con cara de barbilampiño formal y flequilludo. Tras tres álbumes oficiales en el sello alemán Ruf, su quinto y último disco de estudio se titula ‘The Truth’ y lo edita la multinacional Sony. ¡Se tiró todo febrero 2017 en el Caribe para grabarlo! Lo presentó en la península España durante la primera quincena de abril, dando diez conciertos (¡uno en Portugal!) pero sin parar en Euskadi. Ahora viaja únicamente para este bolo en Areatza.

Laurence empezó a tocar guitarra clásica a los 7 años. Con el tiempo pilló una Gibson Les Paul eléctrica con la que ensayaba dos horas diarias. De chaval lideró su propia banda de versiones, bautizada Free Beer (Cerveza Gratis), que tenía una cantante femenina. A los 17 montó un trío de blues y después dejó la Universidad de Birmingham para salir de gira con Johnny Winter y Walter Trout.

Laurence sentado en el escenario, ante el público arrobado (imagen de móvil: O.C.E.).

En su Facebook Laurence indica que sus influencias son los guitarristas Eric Clapton («él siempre ha sido la mayor influencia para mí, y su música es una de las razones por las que toco la guitarra», reconoce), Jimi Hendrix, B.B King, Albert Collins y Tony Mcphee, el inglés líder de The Groundhogs, con cuyo LP ‘Split’ (1971), que estaba entre la discoteca de su padre, aprendió mucho.

Guitarrista pulcro y versátil que se cuelga tanto la Gibson Les Paul como la Fender Stratocaster, a Laurence no le preocupa ni la bancarrota de Gibson ni los problemas económicos de Fender. Declaró hace poco a Vocento: «No, porque creo en la inmortalidad de la guitarra. Sí, es cierto que el mundo está cambiando mucho y muy rápidamente con la tecnología, pero nada puede sustituir el talento y el arte. No hay nada en este mundo que se pueda comparar con la sensación de coger una guitarra, colgársela y empezar a rasgar las cuerdas hasta que te salga una canción. No creo que tocar un ordenador mole tanto, y la gente debería darse cuenta de que la guitarra es un instrumento mucho más auténtico. Puedes extraer muchísimos sonidos de ella y, en realidad, el 90% de las canciones que se oyen en la radio tienen guitarras. Así que, creo que siempre serán guays».

El líder entre el público agachado en el noveno tema, el rock ‘Foolin’ Me’ (imagen de móvil: O.C.E.).

Ha ganado bastantes premios en la escena blusera (British Blues Awards, European Music Awards) y el año pasado giró con Vintage Trouble, por ejemplo. Laurence se codea con muchos de sus mitos: Robert Plant, Keith Richards… Reconoce: «He tenido el honor de tocar con algunos de los héroes con los que crecí musicalmente. Creo que lo más increíble fue tocar con Sir Van Morrison en el Royal Albert Hall de Londres, y con Buddy Guy delante de diez mil personas en Holanda. Los dos fueron muy cercanos y me dieron muchos ánimos y buenos consejos para continuar con mi carrera. Walter Trout también me ha brindado siempre su apoyo y me ha enseñado muchísimo. De hecho, él fue quien me llevó de gira por primera vez. Me permitía subirme al escenario con él a hacer jams todas las noches, y sabe lo importante que es el relevo generacional. Es mi héroe».

ÓSCAR CUBILLO

 

Video de su canción ‘Give Me Your Time’, de su quinto CD, ‘The Truth’ (Sony):

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: