Gospelbeach: Paz y amor

El quinteto en acción, con el líder Brent Rademaker poniendo la V de paz y amor (foto: Carlos García Azpiazu).

CAL: **

Miércoles 6 de junio de 2018, Bilbao, Kafe Antzokia, sala superior, 21 h, 12-15 €.

 

El respetable entró en trance durante el concierto de country y psicodelia a cargo del quinteto hippie californiano liderado por el ex Beachwood Sparks Brent Rademaker y salió del Antxiki con decenas de LPs debajo del brazo

 

Se barruntaba que la cita del miércoles en el Antxiki con los californianos Gospelbeach sería especial, pero superó incluso las expectativas de los más predispuestos. Al acabar el show la peña más que centenaria comentaba contenta el show (se le veía al promotor de la gira, Gorka Noise On Tour, sonriente y chocando palmas), numerosos espectadores lo situaron entre lo mejor de su año (por ejemplo Nora) y mogollón de gente portaba debajo del brazo LPs que se vendían en el puesto de merchandising a solo 10 euros (por ejemplo Marian, Ibon y Kepa). ¡Había quien se llevaba los LPs a tacos! El bolo, de 12 canciones en 68 minutos tenuemente decrecientes, también tuvo momentos de comunión apoteósica: brindis chocando los vidrios con el líder tocado con sombrero de ala ancha Brent Rademaker (¡ex The Beachwood Sparks!), ovaciones que brotaban desde el centro de la tierra, la salida del escenario del guitarrista solista Jason Soda (ex Everest) estrechando las manos del pelotón de fans de la primera fila (el vecino de La Reina y sus amigotes, que pillaron un montón de LPs), preguntas de Brent al personal sobre a quién le gustaba Lou Reed o quién estaba casado (y varios levantaban la mano; Brent aseguró que los que estábamos casados éramos afortunados y que la siguiente canción se titulaba ‘Kathleen’ por su propia esposa), guiños halagüeños («la mejor camiseta que he visto nunca», le alabó el gusto a uno de la primera fila; luego vi que era una cami blanca de Gospelbeach) y cierta insistencia en la pregunta de si estábamos disfrutando. Claro, ¿acaso no se notaba? Quizá los propios oficiantes se sentían desbordados ante tanta pasión (de hecho Brent la calificó de «increíble, de veras, lo creáis o no»).

El alma del grupo, el gurú del quinteto, Brent Rademaker (Beachwood Sparks, Further y The Tyde) (foto: Danelo).

Agradecidos por la respuesta del público que rozó el lleno en la sala superior del Kafe Antzokia (localizamos a músicos getxotarras que replican esta onda guitarrera, campera y vocal como Pit Idoyaga y a Jokin Salaverría; no vimos a Daniel Merino, que estaría trabajando o tocando por ahí, pero a quien le habría encantado ese show) y en formato quinteto serio en el sentido de profesional (dos voces armónicas que lo llenaban todo, dos guitarras, el batería de Mooney Suzuki, bajo y un teclado que para algunos fue lo mejor del quinteto; qué solo se marcó por ejemplo en ‘California Fantasy’), los muy espirituales y hippies Gospelbeach (El Evangelio de la Playa, se podría traducir su bautismo; lo escriben con H final mayúscula, pero yo de momento no) se lanzaron a la carretera como los primeros Eagles (‘Sunshine Skyway’), rezumaron optimismo como los getxotarras Smile antes de apostar éstos por el pop levemente sintético (‘Hangin’ On’), se marcaron suites vía Jefferson Airplane (‘Out Of My Mind (On Cope And Reed)’; el bis con  ‘Come Down’ a Tsustas también le evocó a los Jefferson), roquearon como la E.L.O. (‘Kathleen’), se pusieron melódicos como unos Teenage Fanclub country (‘In The Desert’, ‘California Fantasy’; al vecino de La Reina le evocan mucho a TFC, y no le falta razón) y abrazaron el country cósmico: a lo Byrds en el flotante ‘You’re Already Home’, en plan honky tonk hippie ‘California Steamer’ –con guiño a Johnny Cash-, arrastrado al góspel como harían Green On Red en ‘Mick Jones’

Jason Soda, ex Everest, se marcó unos punteos superguapos y aportó la segunda voz (foto: Carlos García Azpiazu).

Dieron un bis muy reclamado por la peña desatada (creo que su tema ‘Come Down’) y, al acabarlo, deseó el líder Brent Rademaker: «paz y amor», pues ya se ha escrito que estos Gospelbeach son bastante hippies.

Hum… convencieron a todos: el fotógrafo Azpiazu empezó condescendiente comentando que eran más blanditos que los Eagles… ¡y acabó comprándose un LP!

ÓSCAR CUBILLO

 

***

Gospelbeach: Otro verano del amor

*** 

Miembros de Beachwood Sparks, Everest y más conforman este ‘supergrupo modesto’, un quinteto de pop-rock vocal californiano y hippioso

que debería congregar al Getxo sound actual en pleno en su bolo del miércoles en el Antxiki

 

La promotora bilbaína Noise On Tour organiza la gira española Gospelbeach: cuatro días seguidos, de miércoles a sábado sin descanso y con este itinerario: miércoles 6 Bilbao (Kafe Antzokia, sala superior; 20.30 h, 12-15 €); jueves Barcelona (Rocksound), viernes Valencia (Loco Club) y sábado Madrid (El Intruso). Podéis comprar las entradas aquíwww.noiseontour.com

¿Y quiénes son Gospelbeach, banda de guapo bautismo -PlayaGospel, El Evangelio de la Playa…- a pesar de su grafía oficial pedante, con H mayúscula final que nos negaremos a respetar? Pues como hemos leído por el océano de Internet, son un ‘supergrupo modesto’, valga la graciosa paradoja. Y es que este proyecto está nutrido por músicos de los lisérgicamente inefables Beachwood Sparks, Further, The Tyde, The Chris Robinson Brotherhood (¡el guitarrista de carrera en solitario Neal Casal, que ya solo colabora esporádicamente con Gospelbeach!) o Everest. Estos tipos han unido fuerzas y espíritus para recrear con clase y paciencia la música afinadamente guitarrera y armónicamente vocal de la época hippie durada californiana, la de finales de los 60 y principios de los 70, o sea la del mítico ‘verano del amor’ hippie.

A Gospelbeach los comparan con los Byrds, los Flying Burrito Brothers, los Eagles, los Grateful Dead… Y en su Facebook ellos mismos citan entre sus influencias a The Band, Buffalo Springfield, Tom Petty and the Heartbreakers, Jackson Browne, The Flying Buritto Bros, The Cars, Joy Division… Y también en su Facebook se autoelogian con esta cita por ellos suscrita: «El linaje del folk rock caleidoscópico californiano difícilmente podría haber estado en mejores manos que en esas de Gospelbeach».

Fieles preservadores del linaje del folk rock caleidoscópico californiano (imagen de móvil: OCE).

El proyecto se gestó en Los Ángeles, California, en 2014, gracias al renacimiento de la motivación melómana en el alma del cantante y guitarrista Brent Rademaker, de Beachwood Sparks, Further y The Tyde. El tipo, descontento con la música, se había mudado a Florida, donde curró en una galería de arte (parece que enmarcando obras). Retomó el contacto con el batería de los Beachwood Sparks Tom Sanford, empezaron a tocar para pasar el rato y pronto tuvieron nuevas canciones para grabar. Y se lo propusieron a Neal Casal, que también estuvo en Beachwood Sparks (hum… de tal detalle no me acordaba), el mismo músico con potencial comercial y auténtico que. tras una carrera en solitario que no dio de sí lo que muchos esperaban. decidió alquilar su guitarra a tipos con más suerte: Ryan Adams & the Cardinals o esa Chris Robinson Brotherhood que vimos hace poco en el Kafe Antzokia y que actuará en el próximo Azkena Rock Festival.

Los tres Beachwood Sparks (Chispas de Leña de Playa se podría traducir) completaron la alineación con sus amigos el bajista Kip Boardman y el guitarrista Jason Soda (de Everest), dos tipos que habían coincidido como banda de acompañamiento de The Watson Twins’, o sea Las Gemelas Watson, dos morenas que hacen indie folk). La alineación estelar de este supergrupo subterráneo dio que hablar desde sus pinitos y no tardaron en registrar su primer disco, ‘Pacific Surf Line’ (Alive, 15), de portada hippie a lo Crumb e influjo sónico de Grateful Dead. Su segundo álbum, ‘Another Summer Of Love / Otro verano del amor’ (Alive, 17), no cuenta con Neal Casal en la alineación (aunque se encarga de la portada con chica a contraluz) pero sí con el nuevo teclista Jonny Niemann, y el cancionero suena más duro y popero a lo Tom Petty & The Heartbreakers (así les comparan en ambos álbumes en Allmusic.com).

Este miércoles en el Antxiki lo presentarán en concierto Brent Rademaker (voz y guitarra) y Jason Soda (voz y guitarra), más los nuevos componentes Ben Reddell (bajo), Derek Brown (batería) y Jon Niemann (teclado). Ya no está su amigo Neal Casal, recuerden. Oyéndolos nos evocan a The Posies (‘Hangin’ On’), al rock como lo facturarían los Jayhawks sin mojigatería (‘Strange Days’) o, claro, al country cósmico (‘Sunshine Skyway’ lo envidiaría el mismísimo Daniel Merino, quien no debería faltar como espectador en el show de Gospelbeach, ni tampoco Saúl Santolaria, ni los Smile, ni Rubia, ni Fakeband, ni los parroquianos del bar Billares de Romo…).

ÓSCAR CUBILLO

Vídeo de su canción ‘Hangin’ On’, de su reválida, ‘Another Summer Of Love’:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: