13º BBK Live / Noel Gallagher + Benjamin Clementine + … : Un Noel de altos vuelos

Triángulo de Amor Bizarro a las 7.45 pm en el escenario Heineken, desde la zona VIP (imagen de móvil: O.C.E.).

Sábado 14 de julio de 2018, Bilbao, Kobetamendi, desde las 17 h, entrada de día 60 € (+ gastos), bono tres días 155 € (+ gastos).

 

DATOS OFICIALES DE ASISTENCIA:

Jueves: 40.000 personas (sold out)

Viernes: 40.000 personas (sold out)

Sábado: 40.000 personas (sold out)

(Según la organización, la media de edad de los espectadores ha sido de 27 años y las féminas han sido mayoría, alcanzando el 52 %. Además, el 31,8 % han sido extranjeros, «principalmente provenientes de Reino Unido, Francia, Italia, Irlanda, Portugal, Alemania, Holanda y Estados Unidos. Incluso ha llegado público desde Rusia, Japón, Israel, Brunei o Sri Lanka». Así hasta llegar a 120 países diferentes.

Citamos: «El 8,5 % procedía del Reino Unido, el 4 % de Francia, el 2 % de Italia, el 2 % de Irlanda, el 1,8% de Portugal, el 0,8 % de Holanda y el 0, 8% también de Estados Unidos». «En cuanto al público vasco (24,5%, uno de cada cuatro, añadimos), el 21,4 % del total procedía de Bizkaia, el 2,1 % de Gipuzkoa y el 1 % de Araba». «A nivel estatal, el mayor porcentaje de asistentes lo aporta Madrid, con un 18 %, seguido de Catalunya con un 10,2 %, de Valencia con un 5,5%, y de Castilla-León con un 2,2%».

«Por ciudades, el ranking de procedencias lo encabeza Madrid, seguido de Barcelona, en tercer lugar, Bilbao, y en cuarta posición, Londres».)

 

Mi top personal del sábado: Estuve seis horas y cuarto en la cima del monte (en subir y bajar desde casa calculo que empleé dos horas y media más: hora y media en subir y otra hora hasta casa porque había más metros) y pude ver a 9 grupos. Lo mejor de mi día, Noel Gallagher con su superbanda y varios hits de Oasis. Lo peor, per se, Las Odio, y por decepcionante, Benjamin Clementine

 

El sábado, la tercera jornada del 13º BBK Live, vi en casa la final de consolación del Mundial de Fútbol (Bélgica 2-Inglaterra 9; vaya, yo iba con los ingleses). Cuando acabó, cogí el metro y subí en bus VIP (pero como no estaba en lista, y encima luego me llegó la acreditación con el código duplicado y para más inri cuando todo parecía OK se perdió la señal en la máquina validadora -«estás maldito», me dijo el simpático chaval-, tardé en acceder a la cima más que nunca: hora y media), y empecé mi jornada melómana en el escenario Heineken, donde los gallegos Triángulo de Amor Bizarro (CAL: *), que habían dado un bolo gratuito matutino en los actos del BBK Live denominados Bereziak (Especiales), no sonaron demasiado bien (quizá esas ráfagas de viento diluyeran la pegada), generaron pogo en la parte delantera (‘payasismo’ lo llamó uno, pero a mí me pareció que se lo pasaban bien), sonaron entre Joy Division y My Bloody Valentine, y además a ellos mismos en hitos tipo ‘De la Monarquía a la Criptocracia. Fue la tercera vez que veía a los Triángulo en el BBK Live.

Luego no quise perderme a Benjamin Clementine (CAL: -), que salió al escenario Bilbao, el principal, con estética chocarrera: botas vaqueras con la caña alta por encima de la pernera de un cutre y chandalesco pantalón negro, camiseta blanca ordinaria (estuvo casi todo el rato con ella) y tupé pompadour exageradísimo hasta la ingravidez. Él protagonizó mi única decepción del BBK Live, porque en general no espero gran cosa de este festival ya demasiado moderno y foráneo para mis gustos personales. El caso es que Benjamin Clementine ha relegado su estilo solemne y metafísico de pianista en solitario culto y clásico en favor de un free rock en trío postmoderno y urbanita con menos gancho. Además, Benjamin divagó, se dispersó y se embarró intentando animar al público con un castellano mejorable que incluso usó en una canción deseando que España sea libre y feliz. Eso por no hablar de sus maneras altivas, de divo engreído («vamos, Spanish people, moved el puto culo», llegó a pedir en inglés) y de una serie de maniquís desnudos puestos en escena no sé por qué. Lo mejor fueron los temas donde se notó el sustrato del piano clásico: ‘London’, el minimalismo de ‘Adiós’ y ‘I Won’t Complain’.

Benjamin Clementine ante los maniquíes, aún con la chaquetilla (foto: Oscar L. Tejada / BBK Live).

Pasé un rato por el tablado Thunder Bitch a ver al leonés Cooper (CAL: *), y en quinteto con chica a los teclados (y en septeto cuando salieron los dos metales) su voz aguda condujo un set contento  de pop modernista variopinto, alcanzando la lisergia. Luego los mancunianos James (CAL: -) me parecieron horribles y sin gancho ni canciones en el Heineken. Su rock post after punk a medio gas y adulto (con algún peaje en el pop tontorrón) no pasó del bosquejo y me asombra que un par de aficionados me dijeran que les gustaron mucho. Y vi a las cuatro madrileñas de Las Odio (CAL: -) en el garaje Firestone, ante bastante público, con mayoría de muchachas que las animaban gritando ‘guapas’ y con una que reivindicó ‘más mujeres en el escenario’. Ya, lo malo es que Las Odio, lideradas por su simpática cantante, parece que aún están en el tercer ensayo y su garaje pop arcaico entre Las Chinas, el resto de la protomovida y Man Or Astroman? aún no pasa el listón de calidad como para mostrarse en concierto.

Lo que más me interesaba del sábado era el bolo de Noel Gallagher’s High Flying Birds (Los Pájaros de Altos Vuelos de Noel Gallagher) (CAL: **), que dieron el mejor concierto de la jornada sobre un escenario cuyo interior lo presidía una bandera con el escudo del Manchester City Football Club. Y quién le iba a decir a Noel Gallagher, un ilustre y millonario mancuniano de 51 años, el hermano listo de Oasis (1991-2009…), con los que en 2002 no llenó La Casilla (¡y eso que se trajeron de telonero a Paul Weller!), que regresaría a Bilbao y tocaría en un festival ante 30.000 personas, muchas de ellas compatriotas suyas. Actuó el sábado en el 13º Bilbao BBK Live, como segundo cabeza de cartel de la jornada, por debajo de unos Gorillaz que son amigos suyos, a los que el propio Noel recomendó no perdérselos («Disfrutad de Gorillaz, son francamente asombrosos», dijo antes del adiós con la versión del ‘All You Need Is Love’ beatleniano, uno de los dos temas con los once oficiantes tocando a la vez) y con los que todos dábamos por supuesto que colaboraría dos horas después sobre el mismo escenario (¡pero al final parece que no colaboró y sí lo hizo Benjamin Clementine!).

Noel Gallagher’s High Flying Birds dieron un bolo de 15 canciones (5 de Oasis y 1 de los Beatles) en 71 minutos con ambiente de estadio: sonido apelmazado, aparato instrumental (el poso soul-rock de ‘Keep On Reaching’), gran banda (ya se ha dicho que oficiaron hasta once músicos: Noel, tres vientos, dos coristas…), abundantes coros con vocación de himno (tarareos incluso), numerosos espectadores a hombros descollando entre la masa…

Noel Gallagher, ex Oasis, tocando la última, ‘All You Need Is Love’ de los Beatles (imagen de móvil: O.C.E.).

El lacónico Noel, que a veces agradecía en castellano, abrió pegando fuerte, persiguiendo el groove con sus eh-eh-eh (la inaugural ‘Fort Knox, a lo Black Keys de estadio) y rocanroleando como los Status Quo (‘Holy Mountain’; recordemos que a Oasis algunos les llamaban Quoasis), pero también desviaba la atención con psicodelia (‘It’s A beautiful World’), y así las pandillas de ingleses hablaban más que escuchaban, a pesar de buenas canciones como ‘In the Heat of the Moment’ (el estribillo empujando) o ‘Dream on’ (más soul de estadio en ésta).

Pero no fue hasta que llegaron las viejas composiciones de Oasis cuando la concurrencia guiri entró en contacto con lo que sucedía y se puso a corear feliz, mirando al cielo, con los brazos en alto y la mano sin soltar los vasos de bebida. Así empezaron a la séptima y octava, ‘Little By Little’ (leve lisergia y coros a huevo) y ‘The Importance of Being Idle’ (en plan los Kinks) y culminaron en el epílogo con la popera ‘Half the World Away’ (que este Noel de altos vuelos dedicó a una persona venida de Argentina), el himno ‘Wonderwall’ (manos alzadas, móviles filmando, coros que sostuvieron el momento…) y con una superior ‘Don’t Look Back in Anger’ (la mejor de la noche: esta los ingleses la entonaban abrazados y con menos móviles enfocando).

La única de Noel en solitario que cantó la masa fue la discotequera ‘What A Life’ (con el escenario plagado de luces rojas; por cierto, una de las guitarras eléctricas de Noel tenía una pegatina con el símbolo del ‘smiley’, logotipo tácito del rock danzón de Madchester), una de las piezas más brillantes de un macroconcierto tan espeso como memorable y efectivo. De lo mejor del BBK Live. Ah, hubo otra pieza discotequera, ‘She Taught Me How To Fly’, con el efecto de sonido de las tijeras de una de las mujeres de su banda del que tanto se burla su hermano Liam.

Como debí contar el show de este Noel de altos vuelos nada más acabar, no pude ver ni un rato a los electros Fisherspooner en la carpa Gora!. Así que me reincorporé a los bolos más tarde. Vi el final de una sexy, coriácea y empoderada madrileña Ana Curra (CAL: -) arbitrando a sus 59 años punk siniestro desde el tablado Thunder Bitch, con sonido regulero, en sexteto (dos guitarras, una corista, sus teclados), y donde oí no pocos temas nostálgicos de Parálisis Permanente: ‘Tengo un pasajero’, ‘Adictos a la lujuria’, ‘Autosuficiencia’, ‘Un día en Texas’ o un buen ‘Unidos’.

Y cerré mi jornada ante Gorillaz (CAL: *), que dieron un show gordo, grandioso (ese nutrido coro negro alineado en segunda fila), de pop postmoderno tocho, bien traído, con Damon Albarn llegando al alma del respetable (cuando se bajó para cantar junto a la peña), con buen sonido y, vaya, no tanto efecto rompedor como cuentan.

OSCAR CUBILLO

Gorillaz con su nutrido coro de voces negras (foto: Tom Hagen / BBK Live).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: