Lyres: Sobrevalorada leyenda garajera

En la segunda canción, sombras y luces saturadas creando efectos psicodélicos (imagen de móvil: O.C.E.).
Conocidos desde los años 80 gracias a su actualización del rock de garaje sesentero, The Lyres (Boston, 1979) actuaron en Bilbao bajo la férula de su líder Jeff Connolly, alias Monoman, teclista y vocalista, el único que ha tocado todos los conciertos y grabado todos los discos del grupo. Desde 1994 no lanza un LP completo, pero asegura que cuando la SGAE española le abone el dinero que le adeuda editará un nuevo disco.
Por las filas de los Lyres han figurado músicos como Peter Greenberg (el guitarrista de Barrence Whitfield), la baterista Miriam Linna (de los A-Bones y los Cramps) o Stiv Bators (de los Dead Boys y los Lords of the New Church). Ahora el cuarteto está completado por Steve Aquino (guitarra desde finales de los 90), Paul Murphy (batería, ex DMZ, el anterior grupo de Connolly, el primer proyecto punk de Boston según reza la leyenda) y Dave Szczpaniak (bajo).
El Monoman es un tipo complicado que no tocará su canción más famosa en España, ‘She Pays The Rent’. Acaba de asegurar a la revista Ruta 66: «El interés por el garaje existe, siempre existirá. Llevo grabando y editando canciones de garaje desde 1976, las he publicado en vinilo, casete, compact disc y ahora en descarga digital, en películas y en series de televisión».

CAL: *

Jueves 16 de agosto de 2018, Bilbao, Auditorio Museo Marítimo, 21.30 h, 12-15 €.

 

Con una corbata surrealista y un cuarteto sin engrasar, Jeff Connolly abrió en el Museo Marítimo su gira española de cuatro fechas seguidas

 

Cumplieron el expediente los Lyres (Boston, 1979) el jueves en el Auditorio del Museo Marítimo, donde tocaron unas 24 canciones en 85 minutos. La cifra es imprecisa porque cuando sonó la primera pieza casi todo el mundo estaba esperando fuera del Museo y porque, como se acabó la cerveza en la barrita interior, debimos salir al bar Nave 9 a hidratarnos, pues dentro del Auditorio hacía un calor sofocante. Había ido mucha gente (y más para ser verano: casi 200 personas a 15-18 €) y se la notaba bastante predispuesta, pues pareció disfrutar de un concierto reiterativo con la banda engrasada sólo lo justo (a veces el líder Jeff ‘Monoman’ Connolly explicó a sus músicos cómo iba alguna canción antes de tocarla, y además el bajista estuvo todo el rato pendiente de su jefe y de su mástil).

Sobre el escenario con sombras fantasmagóricas y luces polícromas que creaban un buen fondo psicodélico, con los tres secuaces vestidos con simples camisetas negras y con el en el fondo distante y más bien actuante que del todo entregado Connolly mejor ataviado (americana y camisa negras, ancha corbata surrealista, órgano Vox que tocaba con la mano derecha y pandereta que percutía con la izquierda; dos espectadores distintos comentaron que con su melena cana y sus gafas se parecía a Johnny Burning), las Liras arrancaron con vetas souleras algo Eddie Hinton, ecos de Fleshtones y garaje ochentero revivalista.

Muy avanzado el bolo, la cosa no parecía haber cambiado (imagen de móvil: O.C.E.).

Durante el largo ecuador se pusieron más retros, melódicos y britanos, en plan primeros Beatles y Rolling Stones, atrapándonos en espirales lisérgicas sin salida. Y ya por el epílogo (y el bis, en el que el Monoman reapareció sudado, sin corbata ni chaqueta) volvieron a endurecerse con riffs garajeros canónicos tipo Cynics, deudas saldadas con los Sonics y el cierre con un ‘Don’t give it up now’ que remitió a los B-52’s, lo cual tuvo su mérito.

Terminó el bolo y un espectador juzgó: «sin más». Y saliendo del Auditorio espetó una espectadora: «¡qué maravilla!». Pero se refería al «aire fresquito» que se respiraba fuera. Pues nada, otra leyenda sobrevalorada que hemos catado en vivo y que en disco siempre me ha parecido carente del encanto de coetáneos ochenteros garajeros suyos como The Cynics, The Fuzztones, los suecos The Stomachmouths, los mentados The Fleshtones…

ÓSCAR CUBILLO

Anuncios
Comments
One Response to “Lyres: Sobrevalorada leyenda garajera”
  1. Óscar cine dice:

    Buena reseña,justa,asi fue.
    Lo de no dar el aire para q la gente consuma mas cerveza,es más viejo que el fuego.lo malo es tener roto el cañero y los botellines a temperatura ambiente.algo falla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: