Fiestas de Bilbao 2018 / The Neatbeats: Katana rock and roll

Dai Ura (bajo), Kazuya Tosa (guitarra), Takumi Nakamura (batería) y Takashi Manabe (guitarra y líder) (imagen de móvil: O.C.E.).

CAL: ***

Domingo 26 de agosto de 2018, Bilbao, Explanada Museo Marítimo 13 h, entrada libre.

 

 

El Museo Marítimo cerró su programa paralelo festivo con un bolazo efervescente, dinámico, danzado y chillado del cuarteto nipón, que ofició todo el rato en modo frenesí beatleniano hamburgués

 

¡De lo mejor del año!

 

Vaya Semana Grande más buena hemos vivido en lo que a conciertos se refiere. Entre los 29 conciertos que hemos catado esta Aste Nagusia, tres entrarán en nuestra lista de lo mejor del año: el de la teutona Ute Lemper con una suntuosa Sinfónica de Bilbao en Abandoibarra (miércoles), y ya fuera del programa oficial el del cantautor dylanita getxotarra Coppel inspiradísimo en el Shake! (viernes) y el de los japoneses The Neatbeats clausurando el cartel de la Nave 9, o sea del bar del Museo Marítimo el domingo por la mañana, que es lo que intentaremos narrar a continuación.

El bolo fue a la sombra, menos mal, y la foto está tratada para contrastarla (imagen de móvil: O.C.E.).

The Neatbeats (Osaka, 1997; esta es su web), devotamente adscritos al Mersey Beat, salieron a escena como pinceles beatlenianos: entallados trajes con chaleco y corbata, botines, pelo engominado… A pesar de que debían de alcanzarse los 30 grados esa mañana, actuaron a la sombra, debajo del puente Euskalduna, menos mal, y en 67 minutos dispararon 23 temas y todos ellos, como dirían The Reverendos, lograron que volaran los peluquines. Los cuatro orientales cantaron (¡al menos tres veces el baterista, Takumi Nakamura, apodado Mister Mondo!; por cierto, a la batería le colocaron delante dos bidones de cerveza para que no se moviera con tanto golpe de bombo), pusieron poses al puntear y al corear enfáticos, hicieron el paseo del pato de Chuck Berry (sobre todo el líder, Takashi Manabe, alias Mister Pan), apuntaron los mástiles al cielo y de seguido nos ametrallaron con ellos como hace Wilko Johnson, nos hablaron lo justo (¿lo estáis pasando bien?, ¿os gusta el rock and roll?, me gusta Bilbao, ¿queréis bailar?, y su palabra fetiche: bacalao), subieron al escenario a una espectadora a la que hicieron tocar la guitarra como una marioneta…

Cuando subió la chica a escena (foto: Danello Littlebro).

y contagiaron a la gente presente, la enloquecieron, la llevaron al trance: el público respondía con fervor inusitado a los ‘yeahhs’ de los Neatbeats, bailó la masa al unísono en un momento feliz yendo de delante atrás y de lado a lado, cuando se despidieron diciendo ‘bye bye’ mientras tocaban no pocos les respondieron saludando con la mano, y hasta un tipo se puso de rodillas a modo de reverencia delante de ellos cuando acabó el show matinal. Y después los cuatro de Osaka vendieron un montón de discos y de camisetas que almacenaban en grandes maletas. Raúl El Guapo se compró una camiseta y repetirá viéndoles el viernes en el Festival de Tobalina: «si han montado esto a la 1 de la mañana, imagínatelos a la 1 de la noche», se sugestionó.

Perfil beatleniano de los tres orientales de delante (foto: Danello Littlebro).

El bolo de Bilbao estaba anunciado a la 1, pero arrancó con 51 minutos de retraso. Los japos se acordaban de que esta era su segundo concierto en Bilbao: el primero se celebró el jueves 20 de abril de 2017 en el Antxiki y encadenaron 27 canciones en 77 minutos (así lo contamos). En matinal dominical al aire libre oficiaron a machate, vaya, más bien a katana, como yakuzas del rock and roll. La gomina evitó que se despeinaran en los rocanroles beatlenianos ejecutados con el fervor de sus pinitos en Hamburgo, explosionaron el twist, surcaron en ocasiones el rhythm and blues vía boogie woogie, hicieron el gamberro igual que un grupo de frat rock and roll (el rocanrol de fraternidad universitaria), algún corito pareció surfero…

El público y el grupo alcanzaron la simbiosis (foto: Danello Littlebro).

y señalemos al tuntún algunos títulos, pues todos fueron la bomba… atómica: abrieron fuego con el ‘Living Loving Wreck’ de Jerry Lee Lewis con el frenesí de los Beatles, ‘明日が来なけりゃいい’ fue una de las que entonaron en japonés, ‘You Can’t Judge A Book’ de Bo Diddley llegó atronadora y megadinámica, el baterista entonó el ‘Hippy Hippy Shake’ de The Swinging Blue Jeans, se atrevieron con el ‘Black Is Black’ de Los Bravos (aquí Dani, el baterista de Los Daltonics, vestido con una camiseta de autopropaganda de su banda, se coló delante para hacer alguna foto de móvil), ‘I Can Tell’ de Bo Diddley de otra vez fue la del baile adelante atrás y luego de izquierda a derecha, ‘Baby That’s Rock And Roll’ de los Coasters resultó otra cima inalcanzable en la que pidieron palmas al compás, y ya en el bis hicieron un ‘Twist & Shout’ que resonó a ‘La bamba’ y pusieron el colofón con un popurrí en el que reconocimos trozos de ‘Sweet Little Sixteen’, ‘Chantilly Lace’, ‘Good Golly Miss Molly’… Fue un fiestón a modo de fin de fiestas de Bilbao, ya se harán a la idea.

ÓSCAR CUBILLO

Al acabar la sesión dominical los nipones vendieron mucha mercancía de importación (imagen de móvil: O.C.E.).

 

The Neatbeats en su país tocando  “黒いジャンパー” en el Shimokitazawa Indie Fanclub:

 

Anuncios
Comments
One Response to “Fiestas de Bilbao 2018 / The Neatbeats: Katana rock and roll”
Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] 10.- The Neatbeats. Fiestas de Bilbao, Explanada Museo Marítimo, agosto. […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: