Sex Museum: Una fiesta privada (+ entrevista)

Flacos, altos y melenudos los cuatro miembros de delante del tablado (Loza lleva pelo corto pero lo compensa con patillas):
Marta Ruiz (órgano), Javi Vacas (bajo), Loza (batería), Miguel Pardo (voz) y Fernando Pardo (guitarra) (imagen: Óscar Esteban).

 

CAL: *

Viernes 7 de septiembre de 2018, Bilbao, Kafe Antzokia, 22 h, 12-15 €.

 

El quinteto madrileño, con tres miembros de Los Coronas y Corizonas, adelantó cuatro buenas canciones de su próximo disco en un Antzoki semipoblado pero al que supieron abducir

 

Más de media entrada lograron Sex Museum (Madrid, 1985) en el mismo Kafe Antzokia en Semana Santa del año pasado (así lo contamos). Eran malas fechas, igual que este viernes de buen tiempo en el que la gente desearía apurar el veranillo. O sea que esta vez solo hubo un tercio de entrada para ver al quinteto de Malasaña, familiar en tantos sentidos, en el Antzoki. Pero se trataba de un público muy fan, muy mixto y muy predispuesto a su gran rock. A pesar de cierta incomodidad en la postura y de la decepción en el rostro de varios oficiantes (y eso que venían a caché, no a taquilla) ante la escasa parroquia («una fiesta privada para todos los amantes del rock, como vosotros y como nosotros», la describió el guitarrista Fernando Pardo en uno de sus parlamentos), Sex Museum, que nunca decepcionan, hicieron lo de siempre: poner en marcha una turbina de hard rock lisérgico atemporal que cursó en gradación hasta hacer volar a todo el recinto (por el ecuador, de la 9ª a la 13ª, encadenamos lo óptimo).

Con 25 minutos de retraso, sin visuales de fondo (¡y sin puesto de merchandising!), con sonido un poco sucio, Sex Museum en 100 minutos ejecutaron 20 piezas, cuatro de su disco a punto de salir, titulado ‘Musseexum’, que fueron: ‘Horizons’, con riff sumergido acedecesco; ‘Riots’, un cénit de la cita, una locura vía The Lords Of Altamont con guiño explícito a Black Sabbath (vaya, eso que el amigo Topo me dijo que quería leer una crónica de este bolo sin que se citara a los Sabbath ni a Deep Purple); ‘First Time’, otra cima, una pieza cabalgadora en la que el cantante y hermanísimo Miguel Pardo leyó disimuladamente la letra de un papel en el suelo; y ‘Break The Robot’, un rock espacial algo Hawkwind que también leyó en parte de un papel 8en ambas me di cuenta porque le vi coger la chuleta).

Además, hubo cuatro versiones: un sorpresivo, efectivo y verosímil ‘Have Love Will Travel’ de los Sonics que puso contento a todo el mundo, el ‘Unidos’ de Parálisis Permanente, su coreado hit híbrido de los Deep Purple (ejem…) y Beastie Boys ‘Smoke On The Party’ (éste le pareció muy curioso al melómano Oscar Esteban, que veía por primera vez a Sex Museum y ya se ha convertido en fan), y el adiós definitivo con el ‘Walking On My Grave’ de Dead Moon y sus riffs vía Lords Of Altamont.

Miguel Pardo, cantante en éxtasis, hermano del guitarrista y cuñado de la organista (imagen de móvil: Óscar Esteban).

Flacos, altos y melenudos los cuatro miembros de delante del tablado (el baterista Loza lleva pelo corto pero lo compensa con patillas lobunas), Sex Museum abrieron con la psicodelia excalibur de ‘Street Fight’, apelaron a los fans con el gran riff de ‘Two Sisters’ (dos hermanas: las hijas de Fernando y la organista Marta Ruiz, a las que pueden pagar la universidad gracias al rock and roll, como dijo después el guitarrista, antes de apostillar que es en la pública), crearon turbiones algo Uriah Heep en ‘Can You Stand My Move’ (que es cuando se le rompió una cuerda a Fernando y, mientras Marta creaba ambientes a lo Iron Butterfly, explicó socarrón según traía otro estuche: «iba tan ‘confiao’ que no saqué la otra; esta suena mejor pero pesa más y uno tiene una edad»), americanizaron a su bola ‘Enjoy The Forbidden’, muy serios se tornaron fantasmagóricos a lo Ozzy en ‘Circles In The Salt’, cruzaron a Monster Magnet con AC/DC en ‘I’ve Lost My Faith’, rocanrolearon en plan unos Nashville Pussy ordenados en ‘Troubles, Always Troubles’, reverberaron de nuevo como los Lords Of Altamont en ‘You’, se despidieron con boogie descaradamente acedecesco en ‘Flying High’ (antes del cual explicó Fernando: «El mejor rock and roll lo hacen los negros o los blancos bajitos, de menos de 1,65, como Malcolm Young»), y el bis doble lo abrieron con un ‘Red Ones’ con la efusividad de un Glenn Hughes espeso (y lo cerraron con la de Dead Moon, hagan memoria, lectores).

Lo dicho: Sex Museum nunca fallan, ni aunque tengan el corazón un poco partido. En otro de sus parlamentos, dijo Fernando: «Cuando en un concierto hay 200 personas siempre entran 80 porque pasaban por ahí. Y hoy faltan esos 80». En efecto, no creo que llegáramos a las 150.

ÓSCAR CUBILLO

Javi Vacas, bajista, manager y sex symbol destacado del atractivo quinteto mixto (imagen de móvil: Sugar Velasco).

 

+++ ENTREVISTA +++

***

«Estamos metidos en el bucle sin fin»

***

Declaraciones previas de Javi Vacas antes de este concierto y del disco ‘Musseexum’

 

Leyenda viva del rock español a pesar de cantar en inglés, Sex Museum (Madrid, 1985) regresaron a Euskadi, una de las plazas donde más se les aprecia. Vuelven cuando está a punto de editarse su próximo álbum, el prometedor y apetecible ‘Musseexum’, varias de cuyas piezas sonaron en adelanto en el Kafe Antzokia. El jueves, víspera del concierto, localizamos en el local de ensayo a su bajista y manager, Javi Vacas.

Tres de los cinco miembros de Sex Museum tocáis también en Corizonas y Los Coronas. ¿No os sentís como hámsters en la rueda, andando y andando sin parar y sin poder salir del círculo?

¡¡Cierto!! ¡Y sin queso al final de la rueda! ¡Lo que nos gusta es rodar! Estamos metidos en el bucle sin fin del rock and roll: disco, gira, disco, gira… Y así con los tres proyectos principales. ¡Y que duren! Pero también últimamente tenemos proyectos propios o ajenos que nos oxigenan: giras con Deke Dickerson, The Mastersons o Josele Santiago, el proyecto de Marta Hammond… ¡No nos aburrimos!

¿Por qué dais este bolo en Bilbao cuando está a punto de editarse un disco Sex Museum?

Siempre nos apetece tocar y cuando nos lo proponen somos fáciles de convencer. Aprovechamos que el sábado estaremos en el Festival de La Luz en Galicia y así nos damos una vuelta por el norte como parte del verano. Los últimos casi dos meses hemos estado encerrados en el estudio entre grabación, mezclas, diseños y planificación. Es la hora de salir.

¿No sería más normal esperar a que vea la luz el disco para dar el bolo?

Una vez editemos el disco este otoño, dejaremos pasar unos meses y volveremos a presentarlo. Vamos a dar tiempo a que todo el mundo lo escuche.

¿Cómo será ese ‘Musseexum’? Por lo adelantado en redes, pinta guapo: hard rock garajero con mucha rabia y solvencia, parece.

¡Sí! ¡Totalmente de acuerdo! Después de tantas grabaciones anteriores esta vez nos apetecía hacer un disco que tenga el espíritu de Sex Museum con toda su personalidad y creo que lo hemos conseguido. Hay rock, guitarras cañeras, psicodelia, órganos ácidos y sintes locos, baterías desbocadas, bajos pesados y bailongos… Y la inconfundible voz de Miguel… Sumamos elementos actuales al estilo Museum, que ya de por sí absorbe muchos palos dentro del rock… Las nuevas canciones tienen los ingredientes necesarios para explotar en la cara de los oyentes. Hay mucha rabia por todo lo que está sucediendo, hay muchos hits y te aseguro que va a sorprender. Y debemos destacar el arte a cargo del gran Oskar Benas (guipuzcoano, colaborador de Fermín Muguriza, Maika Makovski..), que es perfecto para el título del nuevo disco: ‘Musseexum’. Podéis ver y oír un adelanto del nuevo disco en las redes del grupo: Facebook, Instagram o Twitter.

Miguel Pardo en el bis, en atmósfera humeante entre Excálibur y Lucifer (imagen de móvil: Óscar Esteban).

¿Cómo será el bolo del Antzoki? Un local de aforo suficiente, pues en los últimos tiempos os habéis prodigado por salas más pequeñas por aquí, como el Satélite T.

Será un bolo en plan festival de verano, pero en una gran sala como el Antzoki. Ese es el planteamiento que nos hicieron y así estamos preparando el repertorio ahora mismo en el local de ensayo, desde donde te contesto. Vamos a juntar 33 años de canciones: tocaremos temas desde la primera época hasta hoy, repasando prácticamente todos los discos y estrenando varios temas del nuevo disco nunca han sido interpretados en directo fuera del local de ensayo o del estudio. Será ‘The First Time’, como el título de una de las nuevas canciones que vamos a tocar. ¡Va a ser un concierto intenso y excitante de vuelta a la carretera!

ÓSCAR CUBILLO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: