34º Getxo Folk / Manuel Luna: Crónica de una decepción

El público de la carpa fue condescendiente con el quinteto (foto: Peru Urresti / Aula de Cultura de Getxo).

CAL: –

Viernes 14 de septiembre de 2018, Las Arenas / Getxo, Plaza de la Estación, 18.30 h, entrada libre.

 

No hizo honor a su leyenda el folklorista e hispanista sonoro cántabro, a pesar de que el público de la carpa getxotarra diera palmas al son de su fiesta plurirregional

 

De los 10 conciertos del 34º festival Internacional de Folk de Getxo, el que más me llamaba la atención era el del veterano arqueólogo, folklorista y radiofonista cántabro Manuel Luna, pero a la postre qué honda decepción. Luna circula por el mundillo desde los 1970s (como cuenta en esta entrevista sobre su último disco, ‘Viajes sonoros’, concedida a La Opinión de Murcia, donde reside), pero en el Getxo Folk no estuvo a la altura de su fama por culpa del sonido malo y desvaído bajo la calurosa carpa (el calor llegó a desafinar las seis cuerdas de su guitarra) y también por la aparente escasa implicación de su banda, cuatro joveznos con expresiones ausentes y actitud dudosa (excepto quizá el laudista y guitarrista Germán Medina).

Luna, un cántabro residente en Murcia (foto: Peru Urresti / Aula de Cultura de Getxo).

Además, el bueno de Luna dijo Estado en vez de España, lo cual es para tornarte suspicaz si el tipo es experto en folclores de distintas regiones nacionales. Así, en su algo divulgativo y bastante multirregional concierto en quinteto de 62 minutos para 11 piezas (un par de ellas dobles), Luna hizo canciones de Cantabria (la inaugural, esa de ‘anoche estuve en tu puerta’, donde se intuyó el cariz festivo que insuflaría al repertorio), marchas de Pascua (‘Flor de almendra’, la segunda, cuando pidió palmas y el respetable se prestó; esta fue de lo mejor del lote, con su toque cajun, saltarín), híbridos de jotas y alegrías (‘En el pincho de la feria’, canción que aprendió en la ciudad de Albacete, según informó en la introducción, un tema al que coló un rap primario), «seguidillas del sudeste del país» (‘Palmeritas pequeñas’), rumbas navideñas (‘Niña de la sal’), «una habanera por estar cerca del mar» (‘Bahía Norte’, o sea la de su Santander, con un feelin americano que podrían recrear los Hacienda Brothers y que fue la segunda pieza buena de la velada), un rap infantil muy risible y doble como un abejorro doble que destacó como la sima de la cita (‘Don Federico-Que lo baile’), un híbrido de pasodoble y ranchera que retituló ‘Desde Laredo hasta Portugalete’ (en vez de hasta Torrelavega, el tercer hito de su repertorio) que no me resonó a Los Lobos (como me evoca en su versión grabada) y que pecó de celtacortismo (aquí la gente dio palmas y cantó el estribillo, pues le embargaba un ansia participativa), otra sima como fue ‘No me mandes más jamones’ (dedicada a la clase política, dijo), y, tras despedirse deseando «nos vemos en los bares», sonó también algo ranchero en la de ‘yo me equivoco, como el sol en tu cara, la luna es poca’. Y antes de encarar el mutis definitivo avisó: «hemos traído unos discos para los coleccionistas. Un abrazo y un beso».

Pues sí, una gran decepción. También desilusionó a dos fieles fans luneros sitos que le han visto varias veces, y siempre mucho mejor que ésta de Getxo, y que echaron de menos su éxitos ‘Los gallos de Londres’.

OSCAR CUBILLO

 

Manuel Luna en una toma lobuna de su canción ‘Desde Laredo hasta Torrelavega’:

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: