Ilustres Patilludos: Solidarios y enfermos

Willy (guitarra solista), Gonzalo (rítmica), Viña (batería) y Wesley (voz y contrabajo) (imagen de móvil: Carlos Martín).

CAL: **

Domingo 21 de octubre de 2018, Bilbao, Nave 9, 19 h, 5 €.

 

Autocoronados ‘Los Reyes del Chigrebilly’, los cuatro gijoneses reivindicaron la fiesta y el rock and roll más clásico en una sesión dominical y vespertina en el bar del Museo Marítimo a beneficio de la Fundación Integrando

 

El cuarteto asturiano de rocanrol apegado a la barra de la taberna y bautizado Ilustres Patilludos hizo doblete el domingo en Bizkaia: por la mañana estuvo en Balmaseda, en una fiesta vitivinícola, y por la tarde en Bilbao, en la Nave 9, el bar del Museo Marítimo, donde, ante unas 55 personas, dieron un concierto benéfico a favor de la Fundación Integrando. Benéfico y enfermo, pues su cantante principal Gonzalo arrastraba una gripe que le impidió cantar (ni siquiera podía abrir boca y le sustituyó en la tarea el contrabajista Wesley) y solo le permitió tocar la guitarra rítmica (un dobro precioso) durante las doce primeras canciones de las 24 que tocaron en 95 minutos con dos bises. Pero, oigan: ¡Funcionaron igual de bien en trío que en cuarteto!

Fue un bolo estupendo que llegó más allá de la gracia rural (salen a tocar vestidos con fajas rojas y pantalones regionales asturianos), que mejoró la onda campera countrybilly de su disco (en vivo sonaron más duros y muy eléctricos, bendecidos por la guitarra solista Gibson SG de Willy, quien sajaba el aire con sus punteos) y que preconizó el rock and roll ochentero español facturado en los 80, no en vano versionaron a Desperados (‘La tormenta’, en modo rockabilly gótico y repetida en el bis), Más Birras (‘Apuesta por el rock and roll’ con su épica verídica; «si Bunbury se atrevió a destrozarlo, nosotros también, y lo hacemos mejor», se jactó el contrabajista y vocalista Wesley), sus paisanos gijoneses Lucas y Los Patosos (‘Borracho’), Los Rebeldes (una genial ‘Esa manera de andar’) o Dinamita Pa Los Pollos (‘Pandilleros’, que dedicaron a Little Elvis, presente en el bar y bailando en primera fila, agradecidos porque él les trajo por primera vez a Bilbao; por cierto, entre el público estaban dos exmiembros de Dinamita, el contrabajista Oscar y el cantante Javi).

Con sentido del humor (casi siempre voluntario, como cuando soltaron eso de que «queremos ser modernos y tocar en festivales, como Sexy Zebras», y en ocasiones involuntario, como cuando el bajito y mudo Gonzalo miraba con impostado desdén e incluso odio al alto contrabajista y se asemejaban a Popotxo y Gurrutxaga en la Orquesta Mondragón), muy tatuados tres de los cuatro oficiantes (brazos, pecho, piernas…; al bueno de Willy no le vimos ninguno pero sí se le colegían al batería Viña ascendiéndole por el pecho) y con chalecos vaqueros adornados con parches (de los Misfits, Hank III, del Motorbeach Fest astur; a propósito: Ilustres Patilludos vendían el CD a 10 euros y los parches a 5), los Ilustres Tatuados (ha sido un lapsus, en serio) fueron fieles a su tierra chica en numerosos aspectos: no se olvidaron de la mina (la adaptación de los Rolling Stones ‘Pintao de negro’, el himno ‘Santa Bárbara bendita’), ni de la sidra (su afamada adaptación del ‘Whiskey In The Jar’ de Thin Lizzy que ellos retitulan ‘Sidra en el llagar’, que tiene este vídeo)…

… ni del folk popular asturiano (‘Chalarneu’, rematado con un ‘riau, riau’ por un espectador del fondo del bar; por temas así podrían tocar en el Getxo Folk 2019 y en esta definieron lo que es el chigrebilly, «música de bar, popular, que mezclamos con rock and roll, punk, lo que haga falta», según Wesley), ni de sus novias (‘La mi mozuca pilló un pedo’, que es su gruñida versión del ‘My Little Sister Got A Motorbike’ de nuestros adorados Crazy Cavan & The Rhyhm Rockers, y que empalmaron por sorpresa con un glorioso ‘Bestia, bestia’ de los ovetenses Ilegales, la de «mis dos puños cuidan de mí»), ni de Los Berrones (el segundo bis lo abrieron con ‘Sindu el cabreru’, su único tema de rock sin roll de su bolazo desternillante pero con actitud; no lo tenían ensayado, advirtieron).

Imagen que parece un lienzo de Turner (imagen de móvil: Lourdes Maestro).

Wesley, el contrabajista y sobrevenido único vocalista, presentó casi todas las piezas con gracejo («somos unos pesaos», bromeó), y entre canciones originales con ecos de Johnny Cash, los Pogues, unos La M.O.D.A. rocabilescos o unos Celtas Cortos en el mismo plan (‘Perro viejo’), citemos también un par de piezas pintorescas, costumbristas y engominadas vía Bulldog (el rockabilly ‘Arronchapitillos’ -«fumando de gorra desde 1992», se jactó el contrabajista al acabarla-, más ‘Pegado al teléfono’) y un par de covers más: ‘Chica yeyé’ de La Polla Records («aquí hay mucho rocker de corazón y punk de sentimiento», observó el portavoz), y por su título perfectamente traducido, ‘O me quedo o me voy’, o sea el ‘Should I Stay Or Should I Go’ de los Clash, que para Ilustres Patilludos son los más grandes, otra sorpresa.

ÓSCAR CUBILLO

 

Ilustres Patilludos tocando su definitorio ‘Chigrebilly’, tema que titula su único disco y arranca con la imprecación «arrastro y canto las 40»:

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: