Eñaut Elorrieta & Kaabestri String Ensemble: Los nervios del estreno

Abriendo con casaca confederada y guitarra en ‘Non dago nire herria’
Dice Eñaut:; , exprofesor de Ciencias Físicas: «El ambiente que se crea con el quinteto de cuerda es más orgánico y me lleva a cantar más desde el estómago que desde la garganta. El centro de masa del ritmo es más cambiante y flexible, lo que me impulsa a buscarlo por diferentes instrumentos en cada parte de una canción, y al mismo tiempo le da más libertad para poder bailar con la voz encima de las cuerdas». (foto: Enrique Moreno Esquibel / Arriaga).

 

Domingo 28 de octubre de 2018, Bilbao, Teatro Arriaga, 19 h, entradas entre 7 y 16 €.

CAL: –

 

El cantante de KenZazpi estrenó en el Arriaga el cancionero ‘Harian’ en una velada breve, solemne, fría e inquieta por su parte

 

Eñaut Elorrieta Larruzea (Gernika, 1975), el líder de KenZazpi, el grupo pop euskaldun más popular del momento, logró meter el domingo a 800 personas en el Teatro Arriaga (o sea: más de tres cuartos de entrada) en el estreno de su proyecto con el quinteto de cuerda Kaabestri String Ensemble, formado por cinco profesionales de la OSE (Orquesta Sinfónica de Euskadi), y con el que divulga cuatro canciones nuevas sólo disponibles en formato digital y agrupadas bajo el título ‘Harian’. Se nos hizo cortísimo su concierto dominical de 16 piezas en 79 minutos, aunque esperábamos más y nos dejó un tanto fríos.

Eñaut, que estuvo excesivamente pendiente del atril y al que se le notó muy nervioso (al principio apenas nos habló, entonó la primera canción con el temblor del miedo en la garganta, casi entra antes de tiempo en la segunda…), en esta gira no debería cantar colocado al fondo del tablado (vamos a verle a él, no a sus cinco escuderos). Además, al acompañamiento de las cuerdas le falta personalidad, pegada y atractivo; parecen tañidos de fondo que sólo cobraron vida en pasajes fugaces a lo Michael Nyman.

Para más hándicaps, en el Arriaga se echó de menos algo de volumen (desde la fila 12 parecía que solo nos llegaba el sonido que por monitores oyen los propios músicos en el escenario) y muy a menudo la ecualización pareció descompensada, con la música y la voz (bastantes textos de Gabriel Aresti, Sarrionaindia, José Luis Otamendi, Lauaxeta, Oteiza…) sin conjugar, en ocasiones con el quinteto por encima del vocalista y alguna vez a la inversa. Durante un parlamento Eñaut informó Eñaut este proyecto es una unión entre la música popular y la clásica, pero la parte culta quedó escasa.

Kaabestri String Ensemble y al fondo el líder Elorrieta (foto: Enrique Moreno Esquibel / Arriaga).

La sensación desangelada y nerviosa se acentuó durante la primera parte del concierto, muy solemne, aunque el público predispuesto le apoyó con algunas ovaciones. Elorrieta, que salió vestido con una casaca gris tipo oficial confederado, abrió lento a lo Jabier Muguruza con ‘Non dago nire herria’ (en ella desde atrás tocó la guitarra, instrumento que usó muy poco), no le quedó del todo mal la minimal a lo Nyman ‘Olatuen balada’ (una nueva, donde entró mal), estuvo por debajo del quinteto en la versión de Itoiz ‘As noites da Radio Lisboa’ (la partitura de los arreglos la firma su líder Juan Carlos Pérez), a la cuarta, la muy vienesa y también novedosa ‘Desio bat dut’, Eñaut empezó a sentirse más tranquilo y le vimos sonreír a sus músicos como el actor Jake Gyllenhaal, y varias piezas más sonaron muy desnudas, tanto que en ‘Oihu loreak’ echamos de menos la electricidad de KenZazpi, pues para este grupo la compuso Elorrieta, ex profesor de Ciencias Físicas.

Paradójicamente, el mejor tema de la cita, el noveno, lo hizo a solas en escena Eñaut, con su guitarra nada más, sentado en una silla colocada más adelante, y fue el novedoso ‘Hariak’, un folk moderno a lo José González. Este fue el punto de inflexión de la velada y el guerniqués, que parecía que se había quitado un peso de encima, prosiguió alcanzando varios hitos más en comandita con el quinteto Kaabestri String Ensemble: dramáticamente recogida le quedó ‘Nire Aitaren Etxea’, explicó que la novedosa ‘Sakonki’ lleva letra de Oteiza (y sonó a minimalismo moderno americano con las cuerdas tocadas en pizzicato), a pop sonaron otra novedad como ‘Tren luzea’ y la revisión de KenZazpi ‘Hemen gaude’ que interpretó en pie en la parte de delante como Bing Crosby en un festival navideño televisivo (le quedó muy bonita y la ovacionaron mucho).

Se despidió con otra nueva en gradación pop, ‘Ez dago ezer’, rematada por Eñaut en plan director de orquesta apasionado. Y claro, el respetable pidió ‘beste bat’ y fue complacido en el bis mediante su ‘Deserriko kontradantza’, con Eñaut a la guitarra, de su primer disco en solitario, de hace un lustro, del que sonaron cinco canciones (más seis nuevas, la versión de Itoiz, la revisión del ‘Mendigoxaliarena’ de Lauaxeta y tres títulos de KenZazpi: las 16 que cantó el domingo en el Arriaga).

Seguro que Eñaut estará menos nervioso más adelante actuará en otros auditorios vizcaínos, como los de Santurtzi (2 de febrero, sábado, Serantes) y Mungia (16 de febrero, sábado, Olalde).

ÓSCAR CUBILLO

 

Videoclip de la versión de Itoiz ‘As noites da radio Lisboa’, arreglada por el propio Juan Carlos Pérez:

 

Anuncios
Comments
One Response to “Eñaut Elorrieta & Kaabestri String Ensemble: Los nervios del estreno”
Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] en el mismo teatro adaptando su cancionero con el quinteto de cuerda Kaabestri String Ensemble (así lo contamos); ‘Desaparecer’ brotó dramático, peliculero incluso (o sea de banda sonora), bajo el influjo […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: