La Pegatina: La lujosa verbena de la MTV

La segunda explosión de confeti, la del bis (imagen de móvil: O.C.E.).

Lunes 29 de octubre de 2018, Barakaldo, Herriko, 22.15 h, entrada libre.

CAL: **

 

Expeliendo un sonidazo inédito por estos lares y en un recinto exageradamente protegido por la policía, los nueve pegatineros montaron un fiestón otoñal ante 2.000 personas en la primera jornada de la MTV Music Week en Bizkaia: 7 millones pone la MTV y 3 las subvenciones

 

Tercera vez que veo a La Pegatina (Montcada i Reixac, Barcelona, 2003) en lo que va de 2018: les vi en el estreno de la gira mundial de su sexto disco oficial, ‘Ahora o nunca’ (Warner, 18), en el Kafe Antzokia (113 minutos para unas 32 canciones), luego en su visita a las Fiestas de Bilbao en agosto en la explanada del Guggenheim (34 canciones en 122 minutos.), y ahora en su intervención en la Semana de la MTV celebrada en Bilbao y provincia, como narraremos en este texto (61 minutos y 17 temas). «No volveremos a Euskal Herria hasta 2019», dijo por el final el líder, Adriá Salas.

Esperaban 8000 personas, pero sólo había unas 2000 personas viéndolos en antigua plaza de los Fueros de Barakaldo, que estaba muy protegidas: un helicóptero de la Ertzaintza sobrevolando en círculos el sarao, dos anillos policiales exteriores, la seguridad privada controlando los accesos a modo de tercer control (y dentro policías municipales y autonómicos dejándose ver, más fornidos seguratas prohibiendo que los espectadores se subieran a hombros de amigos), francotiradores en los tejados… Todo este derroche para defender una verbena (en sentido positivo) de lunes otoñal y lluvioso (el clima restó muchos asistentes, aunque esperar que fueran 8.000 personas era muy optimista), con acústica inédita por estos pagos (saliendo del metro, a 400 metros del escenario, oía cómo sonaba Muchachito, que tocaba antes que La Pegatina, y parecía que se hallaba a dos pasos: qué claridad y pegada, quizá un tanto aguda sí; el caso es que nunca he oído un sonido en directo tan perfecto) e influencia descarada de Mano Negra (jo, Manu Chao ha cambiado desde la visión del rock hasta la forma de montar las fiestas, las verbenas…).

El guitarrista ilerdense Miki Florensa (foto: David Mars).

El bolo fue el mejor de los tres que les he visto este año por la calidad del sonido (no había retumbes, la guitarra eléctrica de Miki Florensa se distinguía desde el principio…) y porque sólo se extendió durante 17 canciones y 61 minutos (contabilizando un minuto extra para la foto con el público al fondo que se hicieron al acabar). Se les pudo ver hacer los mismos trucos: impeler a bailar a la gente de lado a lado del asfalto, levantar la mano y ondearla como ante Enrique Iglesias, pedir palmas, pedir que encendiéramos mecheros y móviles, conseguir que toda la plaza en pleno se acuclillara, el breve baile dislocado del pipa en ‘El curandero’, el acordeonista Romain Renard vestido con falda escocesa haciéndonos un calvo (o sea enseñando el culo), la salida a escena escondidos tras biombos (no les dio tiempo a sacarlos de nuevo y reaparecer tocando como muñecos gigantes a mitad del bolo), el discurso breve, menos mal, contra el machismo y a favor de la libertad de expresión, el no dejar de moverse por el tablado como marionetas los nueve músicos, o las explosiones de confeti al empezar y al acabar.

El acordeonista Romain Renard, de Rennes, Francia, vistió falda escocesa (foto: David Mars).

Fue una verbena de luxe (insistamos en el sentido no peyorativo del vocablo) con sonido brillante, positivismo inherente que puso a la muchachada a cantar y a bailar (desde los corros con los más animados, ¡y animadas!, en el centro hasta el pogo más masculino y anárquico) y un arranque de una algarabía manonegrista inmediatamente contagiosa: el tsunami irresistible el pistoletazo de salida con ‘Heridas de guerra’ más ‘Y volar’, sin solución de continuidad los saltos al otro lado del charco con la cumbia de ‘Miranda’ (aquí hicieron al público danzar de lado a lado de la plaza en plan Txarango bajo la carpa del Getxo Folk y al final de la canción fusilaron el ‘Fiesta’ de los Pogues) y el vallenato de ‘El curandero’ (con el baile del pipa).

La muchachada, los cámaras, el noneto y el logotipo de la MTV (imagen de móvil: O.C.E.).

Claro, se refrenaron para dosificar fuerzas y emociones: cantaron en francés, en catalán (‘No som d’aquí’), se revitalizaron en un ska tipo Toasters («vamos a dar un poco de caña a esta plaza», avisó Adriá antes de la octava, que no sé cuál fue, pero que él sabía que las anteriores habían sido menos intensas), en inglés (un rock celta tipo Tempole Tudor), intercalaron varias dianas (‘Mama’ y su ritmo africano, ‘Gat rumbero’ y su ritmo de rumba catalana, los arabismos vía la Orquesta Nacional de Barbés en ‘Ahora o nunca’, que titula su sexto y último álbum), resonaron a Muchachito, cantaron en italiano (‘Mamma mía’), y volvieron a echar el resto antes del arreón final: el ska Toasters de ‘Una mirada’ a modo de adiós de mentira (la de «no os vayáis», otro logro infeccioso pegatinero), y el bis con ‘Mari Carmen’ y la gente filmando con los móviles y algunos katxis con babas y poco más volando por los aires («tú no lo sabes, tú no lo sabes, tu hijo está en el after hours… es el último en salir de todas las raves», es genial) y el adiós de verdad con ‘Lloverá y yo veré’, otra estupenda canción.

Aunque haya muchos que tienen paquete a La Pegatina, son muy buenos y se lo han currado desde el principio y hay que alegrarse de que les vaya bien. Por muchos años.

ÓSCAR CUBILLO

 

Clip de ‘El curandero’

 

Anuncios
Comments
3 Responses to “La Pegatina: La lujosa verbena de la MTV”
  1. Aitor dice:

    Leo estupefacto que la organización cifro en 9.000 las personas asistentes al concierto de la Herriko Plaza y para rematarlo leo también que el Diputado General puso un tuit en el que se congratulaba del éxito del concierto cifrándolo en 11.000 personas, menos mal ya borrado de twitter el mensaje. Y no se puede decir que el Diputado no estuviera en la Herriko Plaza porque yo le vi.

    • bilbaoenvivo dice:

      Aitor, igual cuentan: 2.250 por cuatro grupos, 9.000 personas. Aunque en el primero dicen que hubo cien cuando empezaron a tocar y se puso a diluviar. Igual me cuentan a mí, que entré y salí de Muchachito. Lo que es verdad es que tenían máquinas que contaban a la gente: o sea que los que mandan saben cuánta gente hubo.

  2. Aitor dice:

    Efectivamente tenían maquinas para contar gente pero lo de multiplicar la gente por cuatro grupos que tocaban me parece hacerse trampas al solitario. En Revolta Permanent había mas gente de seguridad que publico. De todas formas lo de la asistencia de publico es muy cuestionable también en otros eventos y las cifras oficales siempre me hacen ser muy escéptico. Hablando de música gran concierto de La Pegatina y efectivamente sonidazo tanto en Barakaldo como ayer en el Bilbao Arena asi da gusto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: