Sweet Jazz Delicacy: Sentido homenaje a Chet Baker

Edelman (piano), Santolaria (voz), Heredia (contrabajo) y Machado (trompeta) (foto: Borja Cuervo).

CAL: *

Viernes 30 de noviembre de 2018, Bilbao, 9º Izar & Star, Euskalduna, Sala Barria, 20 h, 18-20 €.

 

Joshua Edelman y su cuñado Saúl Santolaria volaron alto durante el tributo al legendario trompetista celebrado en cuarteto completado por los afrocubanos Manuel Machado y Yelsi Heredia

 

Paradójicamente, en el satisfactorio y sincero homenaje que el viernes se le tributó en la ancha sala Barria del Palacio Euskalduna (435 butacas de aforo, oficialmente 250 ocupadas) al atribulado y maldito trompetista Chet Baker (Chesney Henry Baker Jr, Yale, Oklahoma, 1929 – Ámsterdam, Holanda, 1988), el músico que menos brilló, menos partició, fue el trompetista cubano Manuel Machado (Irakere, Celia Cruz, Ketama, Serrat, Sabina…), aunque se le notó estupendo en un solo agudo a lo Arturo Sandoval y en alguna balada sentida. Quizá el que más destacó fue el contrabajista también cubano Yelsy Heredia (El Cigala, Ana Belén, Tomatito…), por su dominio del swing y su facilidad para pellizcar las cuerdas. Estos dos afrocubanos llevan unos 20 años tocando con Joshua Edelman, que dijo en su primer parlamento: «Un placer estar rodeado de tantos amigos, familiares y alumnos de la escuela, de gente muy cercana».

Lideraban el proyecto dos cuñados vecinos de Bizkaia: el pianista y profesor neoyorquino Joshua Edelman, que se lució con el temple todo el tiempo («parece que flota sobre las teclas», observó Bego, mi acompañante, también pianista que ha llegado a ver a Edelman en Madrid), más el hermano de su esposa Cristina, el productor getxotarra Saúl Santolaria, que era quien más prevención me (nos) provocaba antes de llegar, pero Saúl libró el reto con soltura: «no tiene una gran voz, pero afina a la perfección y con mucho gusto en los temas cantados», juzgó con razón Bego.

Saúl dice: «El repertorio de Chet era el de los grandes musicales de Broadway y el espíritu era ese, el de New York. Luego se le colgó el sambenito de estandarte del West Coast Jazz, pero eso ya sabes de dónde sale: la Prensa y sus caprichos. El jazz no entiende de costas» (foto: Borja Cuervo).

En lo que fue una sesión más del noveno Izar & Star, el ciclo en el que músicos vascos adaptan a sus ídolos e influencias, Edelman & Santolaria más Machado y Heredia (hum… los dos afrocubanos parecen gitanos por sus apellidos) en formatos cambiantes (dúos, tríos y cuartetos) durante 88 minutos interpretaron 16 temas (dos piezas fueron dobles), mayormente standards que no se identificarían inmediatamente con el maestro del cool jazz Chet Baker. El resultado fue notable, propio de club de jazz que se procuró recrear sobre el tablado adornado con lámparas viejas. Paladeable aunque bastante canónico y apacible. Y es que no se llegó más allá debido al carácter versionero del repertorio, aunque cayeron dos composiciones nuevas de los cuñados: ‘Nora’s Theme’, escrita por Saúl Santolaria a su esposa e interpretada en cuarteto (sonó a Broadway pero pensé que en vez de inglés habría estado mejor probar en castellano), y la nana cool ‘Las alas de Chetán’, compuesta por Joshua Edelman a su nieto, un bebé mestizo entre indio lakota y su hija Sandra.

Joshua dice: «El jazz interpretado con swing, con rigor, con sentimiento y delicadeza es como la música clásica que nunca pasa de moda. Desde mi punto de vista, los asuntos personales de cada uno están al margen del valor histórico y artístico de la música» (foto: Borja Cuervo).

Durante la agradable velada hubo momentos muy buenos y se barruntó la onda desde la primera pieza, ‘My Romance’ (Rodgers and Hart), un swing a piano y contrabajo. Seguidamente Saúl entonó muy bien ‘But Not For Me’ (George & Ira Gershwin), en cuarteto, y a partir de entonces el ambiente fue ensoñador en el dueto entre piano y voz para la dupla ‘I Get Along Without You Very Well / Time After Time (Hoagy Carmichael & Jane Brown Thompson la primera, Jule Styne & Sammy Cahn la segunda), la cima de la cita fue el instrumental ‘You’d Be So Nice To Come Home To’ (Cole Porter) con swing incisivo del contrabajo de Heredia y piano vivaz del maestro Edelman, voló muy alto Saúl en ‘I Fall In Love Too Easily’ (Jule Styne & Sammy Cahn), que les quedó muy bonita, y también les salió estupendamente la difícil ‘Over The Rainbow’ (Harold Arlen & Yip Harburg; aquí Edelman reveló que la letra es de un familiar suyo, su tío abuelo Yip Harburg, primo de su abuelo materno Abraham Hochberg), a Brasil se acercaron en ‘Mañana de carnaval’ (Luiz Bonfá & Antonio Maria), que Edelman dedicó a su esposa Cristina, presente en la sala nutrida de gente atenta y contenta, resonó a bossa ‘Old Devil Moon’ (Burton Lane & Yip Harburg, otra vez su tío abuelo en los créditos) con Saúl animándose al scat, y en el bis volvieron a librar con soltura en el también difícil ‘Moon River’ (Johhny Mercer & Henry Mancini), broche de un concierto que, como los del Izar & Star, se supone que se celebra una vez. Ahora hay muchos melómanos apenados, e inclusos arrepentidos, por no haber ido.

ÓSCAR CUBILLO

 

Entrevista previa al concierto publicada en El Correo Digital.

 

Chet Baker interpretando ‘My Funny Valentine’ en vivo en 1959:

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: