CINE: ‘Entre dos aguas’: Dualidad entre ficción y realidad

 

 

Concha de Oro a la mejor película en el Festival de San Sebastián 2018

 

*

Texto por GERARDO CREMER

*

Estreno: 30 de noviembre de 2018

*

Director: Isaki Lacuesta

*

Calificación: 4 estrellas de 5

 

Tráiler de ‘Entre dos aguas’:

 

 

Con motivo del estreno de ‘La próxima piel’ (2016), en la reseña publicada en este mismo blog daba mi opinión sobre uno de los films más impresionantes de la historia del cine español: ‘La leyenda del tiempo’ (2006) de Isaki Lacuesta (Gerona, 1975). Escribía entonces: «‘La leyenda del tiempo’, el primer film enmarcado en el terreno de la ficción de Isaki Lacuesta (una ficción bastante discutible), se vertebra sobre varios aspectos que ya están presentes en el texto de García Lorca: el sueño truncado, pero nunca evaporado, al confrontarse con la realidad (…); la búsqueda de la verdad, oculta a nuestra mirada, pero siempre presente y existente (…): las marcas que produce el tiempo; el dolor que surge por la muerte de un ser querido y que nos hace conscientes de nuestra temporalidad en el mundo (…); también la volatilidad de las cosas, lo etéreo de lo intangible (…), e incluso la fragilidad de la memoria».

El joven Isra de ‘La leyenda del tiempo’, gitano ajeno a su próximo futuro delincuente.

‘Entre dos aguas’ es un retorno de Isaki Lacuesta a ese mítico film, donde se retoman las temáticas de los sueños truncados (las esperanzas y los deseos perdidos), el enfrentamiento con la realidad dura, el rencuentro con uno mismo, los estragos que produce el tiempo (al compararse uno con su pasado), el dolor por la separación de los seres queridos, la lucha que mantenemos con nuestro entorno en busca de significarnos tratando de destacar nuestra persona en un mundo que nos ningunea, el tiempo como ejecutor de ese vacío que se va formando a nuestro alrededor, que nos remplaza y nos abandona, y la memoria que selecciona y elimina aquello que no queremos que permanezca.

El contexto es importante. El film comienza en la cárcel, donde Isra (el protagonista del documental ‘La leyenda del tiempo’) pasa sus últimos días tras una condena por narcotráfico. Tumbado en el camastro de la celda parece conectar, en un juego de montaje, sonido y color, con su hermano Cheíto, que trabaja de militar en la Marina. Los planos pasan de Isra a Cheíto, ambos en la distancia, ambos solitarios, ambos soñadores (lejanos los tiempos de su infancia, pues doce años han transcurrido desde la filmación de ‘La leyenda del tiempo’).

Después se producen múltiples encuentros en la bahía de Cádiz, en San Fernando. Isra con su mujer y sus tres hijas. Un duro rencuentro, donde Isra entiende no ser bien recibido. Allí, en San Fernando, una población pobre, cuna del narcotráfico, del contrabando y de la delincuencia dónde es muy difícil sobrevivir con un trabajo honrado (la venta de chatarra o la recogida de moluscos del barro que deja las mareas) donde es muy dificil ser libre, volar, hacer lo que uno desea. La mujer de Isra se lo deja bien claro: o trabaja de forma honrada o se olvida de ella y de sus hijas. Pero también se produce el reencuentro de Isra con su hermano, Cheíto. Cheíto representa el hermano bueno (Abel), el que ha reconducido su vida, eludido la delincuencia, adaptado a una carrera militar, a una forma de vida que, aunque prisionero (sus largos viajes con la Marina), le permite mantenerse en la dignidad. En cambio Isra, la oveja descarriada (Caín), ya ha caído en el pecado y debe enfrentarse nuevamente a un futuro de esclavitud (como el de su hermano Cheíto) que le permita conservar a su familia o bien a una vida en libertad, con el consiguiente castigo de vagar solitario toda su existencia.

El rencuentro de Cheíto e Isra en la Isla de San Fernando.

El rencuentro de Cheíto e Isra en ‘Entre dos aguas’ es fuertemente emotivo. Ambos se lanzan al agua en el puerto, se abrazan, juegan peleándose, recuperan, mediante el contacto físico, los recuerdos que les unen, aunque saben perfectamente qué es lo que les distancia (esclavitud y honradez versus libertad y pecado). Por ello, el recuerdo, el pasado, está presente en todo momento del film. Estas imágenes del pasado, imágenes reales, documentales (partes no incluidas en el montaje final de ‘La leyenda del tiempo’), ya hacen acto de presencia al comienzo de ‘Entre dos aguas’. Puede entenderse este film como una segunda parte particular, que sigue los modelos de la trilogía de Richard Linklater ‘Antes de…’.

Pero no será el comienzo el único momento donde las imágenes reales (documentales) de Isra y Cheíto surjan en la pantalla. Estas volverán en muchos otras ocasiones, como flashes de memoria que recuerdan la inocencia de una época de la vida y los estragos que estos momentos producen en nosotros. Son instantes latentes, cómo los de Isra y su amiga (cuando son adolescentes) haciendo marcas en un árbol para inmortalizar su altura o bien la imagen de Isra hablando con su hermano, oculto su rostro tras la tela que cubre la entrada de su casa, protegiéndola del sol. Estas secuencias del pasado tienen su traslación al presente ficcional en la diégesis de ‘Entre dos aguas’: Isra lleva a sus hijas a visitar el árbol de las marcas y les habla sobre esa época donde las preocupaciones apenas existían; también, de esa sombra tras la tela de la puerta, en vez del Isra niño surge el Isra adulto, entrando en la casa de su madre, allí, donde nunca más será bien recibido.

‘Entre dos aguas’ es pura dualidad: dualidad entre hermanos, dos personas unidas en la infancia que ahora se distancian (Caín y Abel): los planos van de Isra a Cheíto como si ellos fueran la misma persona, especialmente al comienzo, utilizando el sonido y el montaje como mecanismo de traslación; dualidad en el comportamiento: Isra se mueve entre el deseo de ser niño (el baño con su hermano, la forma de jugar y atender a sus hijas) y el peso de la responsabilidad de ser adulto; dualidad entre realidad y ficción: entre la libertad y la prisión (representado mediante la metáfora de animales atrapados); dualidad entre el vivir y el morir.

Isra y Cheíto, representaciones ficcionales de Caín y Abel.

El artificio (guión de Isaki Lacuesta e Isa Campo) se basa en ficcionar la realidad, usando a personajes reales, capturando sus vivencias y transformándolas en una historia inventada, pero manteniendo intacto el poso de la experiencia, de los golpes de la vida. Esta sinceridad no siempre es positiva. El interpretar una ficción que se aproxima a la propia vida con actores no profesionales no permite obtener lo mejor en el ámbito de la interpretación. Esto es especialmente detectable en la interpretación de Cheíto, poco espontáneo, sobrepasado por el hecho de enfrentarse a la cámara. También el ritmo de la película adolece de un exceso de montaje, de un timing demasiado centrado en la descripción de una situación social insostenible, al mismo tiempo que ahonda en el drama de los personajes. Quizá demasiadas pretensiones terminan por convertir en más falso al film, menos puro que su mítico predecesor ‘La leyenda del tiempo’, aunque sí es un film más innovador, más valiente que muchos otros que se estrenan en las pantallas hoy en día.

GERARDO CREMER

El personaje de Isra: atrapado entre su sueño de libertad y el deseo de ser parte de la sociedad.

Anuncios
Comments
One Response to “CINE: ‘Entre dos aguas’: Dualidad entre ficción y realidad”
  1. oscar cine dice:

    Con lacuesta siempre tengo la sensación de q es un director de festivales cuya incidencia posterior en taquilla es nula.y no digo escasa.digo nula.y conste q su cine y sus documentales me interesan.y dicho esto adjunto mis 10 del año.como siempre una lista parcial y sesgada.un saludo.
    TRES ANUNCIOS EN…
    LOVING VINCENT
    LA FORMA DEL AGUA
    ISLA DE PERROS
    MATAR A DIOS
    MCQUEEN(DOCU)
    INFILTRADO EN KKK
    UN DIA MAS CON VIDA
    MANDY
    SUSPIRIA(2018)

Responder a oscar cine Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: