La Secta: Y la psicodelia sesentera

Gorka Pastor, líder de siempre de La Secta y responsable en Munster Records (foto: Mr. Duck).

CAL: *

Jueves 20 de diciembre de 2018, Bilbao, Kafe Antzokia, sala superior, 20.00 h, 5-7 €.

 

El histórico grupo garajero de Santurtzi ha resucitado con su primera formación, la de hace 30 años, y está en mejor forma que antes, como demostró en el ciclo versionero Izar & Star

 

El jueves hubo muy buen ambiente en los tres conciertos principales montados en el centro de Bilbao. Nos dio tiempo a pasar un rato por la Sala BBK, donde la tradicional zambomba navideña jerezana agotó las entradas a 15 € y, entre mayoría de damas elegantes, pudimos catar el vino y los dulces antes de oír un puñado de villancicos gitanos, ora a una voz coral, ora con voces solistas estelares: ‘Campanilleros’, ‘Los caminos se hicieron’… También llenaron, con entrada libre, el Kafe Antzokia los cinco vizcaínos de Eskean Kristö (a los que entrevistamos así de bien) estrenando su tercer disco ante un público veinteañero, con los chicos detrás y las chicas delante para oír su rock and roll euskaldun guitarrero, sudoroso, gamberro y con chulas camisas, como pudimos comprobar antes de marcharnos para coger el último metro.

Pero donde había que estar era en el 9º Izar & Star, donde grupos vascos adaptan a sus influencias en conciertos especiales y a menudo únicos, irrepetibles. El Antxiki, o sea la sala superior del Kafe Antzokia, rozó el lleno con más de 150 personas (coetáneas nuestras) para chequear la propuesta de Silver Surfing Machine versionando a Spacemen 3 (no vimos nada de ellos, sorry) y de La Secta reactivada y rindiéndose a un popurrí de psicodelia sesentera.

‘Blue Tales’ (Munster Records, 1990).

Los de Santurtzi, pioneros del rock de garaje angloparlante, treinta años después de su primera gestación allá por 1988 han emergido con su formación fundadora, la que grabó su LP de debut ‘Blue Tales’ (Munster Records, 1990), y que se mantiene muy bien conservada físicamente (ahora el bajista por su estética luciferina y vaquera podría fichar por Los Supersuckers). En el Antxiki dieron un bolo reverberante con luces cavernosas durante 70 minutos para 16 canciones, de ellas ochos versiones intercaladas entre sus originales, de los que destacaron el inaugural ‘Blue Tale’, el R&R en plan los Nomads suecos en forma ‘Life Pain’ y más aún el furioso ‘The Beast’, o la caña de ‘Don’t Follow That Way’, coreada puños en alto por los nostálgicos de las primeras filas.

Txetxu (bajo, también en Positiva), Alberto (batería, ex Atom Rhumba), Gorka Munster (voz) y Patxi (guitarra) (foto: Mr. Duck).

Con su líder y vocalista Gorka Munster descalzo, abstraído y a veces colgándose una segunda guitarra eléctrica, con la electricidad reverberando generando una bola constante, La Secta adaptaron así estas ocho versiones etiquetadas en el cartel del show como ‘60’s Psych’, o sea sicodelia sesentera, a saber: ‘Levitation’ de 13th Floor Elevators (un R&R entre luces azuladas donde el guitarrista apretó en el fuzz), ‘Little Doll’ de los Stooges (respetando su tempo de blues garajero), ‘Eight Miles High’ de los Byrds (llevándolo al blues antípoda de los Scientists y tal), ‘Tomorrow Never Knows’ de los Beatles (incidiendo en la lisergia tóxica como si fueran los Beasts Of Bourbon), ‘Venus In Furs’ de la Velvet Underground (respetando su cadencia hinduísta), ‘I’m Coming Home’ de los menos conocidos del lote, The Deviants (la recrearon según una fórmula blusera creciente y reminiscente de los Doors), ‘Revolution’ de los mismos Spacemen 3 elegidos por los teloneros Silver Surfing Machine (a La Secta este tema les quedó roquero y casi motero tipo The Lords Of Altamont en espiral reverberante; de lo mejor del lote con sus originales ‘The Beast’ y ‘Don’t Follow That Way’) y el cierre con el ‘Intellestelar Overdrive’ de Pink Floyd (podado de pajas mentales y acorralado en una jam blues-rock guitarrera).

Queremos más fotos de baterías; aquí Alberto, ex Yogur, ex Atom Rhumba, exeditor del fanzine Rock-M-Ola (foto: Rafabilly).

Es muy posible que estos reactivados miembros fundadores de La Secta repitan el repertorio o espiguen numerosas de estas versiones en conciertos próximos. Y sí, han vuelto tan en forma como nos habían comentado. De hecho muchos fans aseguran que ahora suenan mejor que antes. Hum… seguramente sí: más sólidos, más diáfanos y con menos altibajos. Al acabar me dijo Carlos Benito: «La he gozado de principio a fin».

ÓSCAR CUBILLO

Benito y Pato gozándola a mitad del bolo (foto: Mr. Duck).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: