Elliott Murphy: El mejor Elliott del siglo XXI (+ entrevista)

«El presidente Emmanuel Macron habló de Realidad, Dignidad y Esperanza. Suena bien como título para un nuevo disco».
(foto: Carlos García Azpiazu).

CAL: **

Domingo 13 de enero de 2019, Bilbao, 26º Musiketan, Sala BBK, 20 h, 12 €.

 

El trovador rock neoyorquino llenó la Sala BBK, relegó la fiesta y derritió al respetable con lentos épicos, románticos y recogidos en formato de folk guitarrero

***

Durante tres ediciones consecutivas, de 2006 a 2008, me aburrí viendo a Elliott Murphy en el Musiketan, y no sólo porque se alargara demasiado. En 2013 me aburrí tanto que decidí no verle en 2014 (aunque en este blog publicamos un texto que le pedimos a un seguidor habitual del rock y de Murphy). En el 15, el 16 y el 17 el dúo Murphy-Durand estuvo normal, profesional y sentimental, bien sin más, y pecó un poco de exceso de fiesta, de verbena casi. En 2018 la cita voló alto y este 2019 nos superó y no sólo porque eliminara gran parte de la verbenita

***

En enero de 2018 vimos a Elliott Murphy en la Sala BBK, en la que fue su vigésima actuación en el Musiketan, el ciclo de conciertos en pequeño formato patrocinado por EL CORREO. Esa reseña la titulamos ‘El vate en forma’ y afirmábamos que el neoyorquino dio el mejor concierto que le recordábamos en 15 años (así lo contamos). ¿Y saben qué? Pues que Elliott Murphy (Long Island, Nueva York, 1949) dio este domingo en el mismo recinto, en el 26º Musiketan (¡21 años lleva participando y llenando!) un show superior incluso. ¿El mejor que le hemos visto en 20 años? Buf, el mejor Murphy del siglo XXI estuvo inmenso a las guitarras muy bien engarzadas y arregladas con su escudero galo Olivier Durand («llevo 46 años en la carretera, y 23 con Olivier», informó el yanqui en una presentación), cantó estupendamente desde el principio (se le notó rodado tras una gira de tres semanas a final del año pasado por USA y le benefició que el de Bilbao fuese el tercer concierto de su gira española de siete fechas), y entre las 17 canciones que sonaron en 107 minutos imperaron la seriedad formal, el marasmo folk y el romanticismo lírico, cediendo solo escasos huecos a la fiesta con palmas, luces encendidas y cantos del respetable, que se dejó (pero qué bonito y eclesial quedaron los coros susurrados de la última pieza, ‘Green River’, ejecutada sin micros, a pelo, al borde del tablado).

Con sombrero y pañuelo bajo los que asomaba su melena rubicunda, aparentemente más flaco (como también notó Raúl El Guapo), el vecino parisino Elliott Murphy en marzo cumplirá los 70 (nació el mismo año que su amigo Bruce Springsteen) y llegó a ironizar cuando se colocó el soporte de la armónica: «Lo compré en 1971. Es el único que he tenido. Es la única parte original que queda de mí». Hum…, Elliott contuvo la energía física (que la tiene) y esa noche apretó más en los lentos estupendamente interpretados e inmediatamente conmovedores. Arrancó con un ‘Drive All Night’ cristalino, de seguido zíngaro, balcánico y manouche el dúo ejecutó ‘Razzmatazz’, e inmediatamente derritió al respetable con dos lentos: el romántico, sentimental, recogido y rebosante de clase ‘Change Will Come’ y el neofolk ‘Take That Devil Ot Of me’, una gran cima de la velada.

En la fiesta del ‘Shout’ de los Isley Brothers (foto: Carlos García Azpiazu).

El rock and roll ‘I Want to Talk to You’ no pecó de festivo, ecos del ‘Boogie Chillum’ de Hooker y del ‘Gerdundula’ de Status Quo se percibieron en ‘Take Your Love Away’, y el dream pop ‘Ophelia’, que editó en 1995, se supone que ha reentrado recientemente en el repertorio porque en él usó «dos efectos especiales que no son pirotecnia»: un atril con la letra y unas gafas de ver. Antes de la afortunadamente breve verbenita repasando el ‘These Boots Are Made for Walkin’ de Nancy Sinatra, Murphy dijo que llevaba compuestas 500 canciones, casi todas de amor, y continuó un rato tanteando con oficio y acierto (‘Chelsea Boots’) hasta adentrarse en la tercera parte.

El largo epílogo ahondó también en las canciones recogidas, con un Elliott Murphy mayúsculo y asaeteado por las musas: ‘You Never Know What You’re In For’ resonó setentera, y la nostalgia fluyó entre las guitarras de la otra gran cima de la cita, ‘On Elvis Presley’s Birthday’ (aquí va un directo subtitulado), un lento dinámico, nostálgico, emotivo, literario, recitado y mitómano. ‘A Touch of Kindness’ fue efectiva y gozó de un final progresivo, ‘Last Of The Rock Stars’ coló la fiesta del ‘Shout’ de los Isley Brothers con las luces encendidas y el público en pie, y aún quedaban dos bises: el primero doble, con ‘Come On Louann’ y sus coros susurrados más el serio y atinado ‘Rock Ballad’, y el segundo bis con un tema compuesto mirando el Nervión, el mentado ‘Green River’, que logró ambiente eclesial, ya se ha dicho.

ÓSCAR CUBILLO

 

El de Long Island siempre ha sido un dandy (foto: promocional).

 

+++ ENTREVISTA +++

 

«No creo que la revolución esté a punto de comenzar»

 

El roquero, novelista y actor neoyorquino establecido hace décadas en París

desea sufrir menos zumbido en los oídos en 2019 y se pregunta si la gente desea la paz o la da por imposible

El rocker culto y romántico de épica contenida por el paso y el peso de la edad Elliott Murphy (Long Island, Nueva York, 1949), agotó las entradas para su actuación dominical en el 26º Musiketan, el ciclo de conciertos en pequeño formato patrocinado por el diario El Correo, pero los aficionados podrán verle, también en dúo con su fiel escudero francés Olivier Durand, este jueves 17 en Mungia (Olalde Aretoa, 20 h, 12 €).

Y como en cada cambio de año, Murphy concedió a El Correo el honor de concedernos una entrevista rebosante de ironía, humanismo, devoción por el rock and roll, capacidad de observación y hasta lecciones morales subliminales. Como siempre, la hicimos vía correo electrónico, pues míster Murphy es escritor con varias novelas publicadas, además de actor con una película a punto de estrenarse.

¿Dónde estás ahora mismo, respondiendo esta entrevista?

Hoy es martes 8 de enero y ahora mismo estoy sentado en mi escritorio, en mi despacho en París, que se encuentra en mi apartamento en el quinto piso de un edificio muy antiguo. Hace un poco de frío aquí, así que podría encender el radiador. Mi oficina se ve más desordenada de lo normal porque ando preparando las maletas para mi gira anual de enero por España, impecablemente organizada por Serrano Productions. Hay guitarras, CDs y ropa de escenario por todas partes. Es tarde y el cielo se ha oscurecido de repente pero, irónicamente, mi estado de ánimo ha mejorado respecto a hace unas horas. Tal vez porque estoy escribiendo esta entrevista.

¿Y qué has hecho hoy?

He pasado el día intercambiando correos electrónicos con Emilio Barrachina, el director de ‘Broken Poet’, una película que protagonizo junto con Joana Preiss, Michael O’Keefe y Marisa Berenson, y que cuenta con una aparición de Bruce Springsteen y Patti Scialfa. ‘Broken Poet’ es el primer largometraje en el que interpreto un papel principal. Ya tuve un papel muy pequeño en la película de Fellini ‘Roma’ hace muchos años. Espero que ‘Broken Poet’ llegue a los cines esta primavera. También estoy tomando zumo de arándanos y comiendo nueces.

Oye: París parece estar en llamas estos meses debido a la amenaza islámica, a las manifestaciones de los chalecos amarillos, quizá a las rebajas…

Siempre espero hasta llegar a España en enero para ir de ‘rebajas’ (lo escribe en castellano), especialmente en Bilbao, donde creo que he comprado más vaqueros que en cualquier otro lugar. Pero he llegado a una edad en la que estoy casi cansado de comprar ropa. Casi nunca llevo traje y corbata, como hacen muchos hombres. Creo que tengo dos corbatas, y ambas son negras. Cuando me visto por la mañana, me pongo unos jeans negros y una camiseta negra, y tal vez un suéter si hace frío, y botas de ante de estilo Chelsea.

Y sí, los ‘Gilet Jaunes’ (chalecos amarillos) corren como locos por las calles, pero aun así París continúa como ha permanecido durante siglos y no creo que la revolución esté a punto de comenzar. En este momento, lo más fuerte que escucho son las hermosas campanas de la iglesia de la esquina: siempre suenan a las 18:20, y no sé por qué. Grabé esas mismas campanas para el arranque de mi álbum ‘Beauregard’ en 1996. ¡Audio veritas!

¿Dónde has pasado Navidad y año nuevo?

Pasamos la Navidad en París, con una gran cena familiar en mi apartamento, donde intercambiamos regalos. Mi hijo me regaló un libro sobre los Beatles en gira y las fotos son increíbles. Esos cuatro chicos parecían divertirse mucho el uno con el otro. Para acabar el año fuimos a la casa de un amigo que vive cerca para otra cena y para escuchar el discurso anual de Nochevieja por televisión, el del presidente francés que ahora es Emmanuel Macron. Habló de Realidad, Dignidad y Esperanza. Suena bien como título para un nuevo disco. Me gustan las festividades y las decoraciones navideñas, pero no soy un gran fanático de la Nochevieja. Si no estoy tocando esa noche, prefiero quedarme en casa y dejar que el nuevo año entre en mi conciencia con calma, en la onda zen.

Elliott inspirado, tocando en plan zen (foto: Mikel Martínez de Trespuentes / Sala BBK).

¿Fue 2018 un buen año para ti?

Este año pasado estuvo lleno de eventos trascendentales de todo tipo. Olivier Durand y yo dimos numerosos conciertos por toda Europa y después, en noviembre, viajé a Nueva York para ingresar en el Salón de la Fama de la Música de Long Island. Estuve sobre el escenario con Billy Joel, en el Madison Square Garden, frente a 20.000 personas, cantando ‘Walk On The Wild Side’ de Lou Reed. Por cierto, todos nosotros, Billy, Lou y yo, somos nativos de Long Island, por lo cual resultó realmente especial. Espero que Lou, donde sea que esté, lo haya disfrutado. Y lo más importante: estando en Nueva York pasé un tiempo con mi madre mientras ella fallecía este diciembre a los 92 años. Ella me dio mi primera lección de guitarra a los doce años. Nunca olvidaré la emoción de aquel día.

¿Crees en Dios?

No soy religioso pero a veces me gusta ir a la iglesia. Me criaron en el culto episcopal, que es un protestantismo muy cercano a los católicos, exceptuando que los sacerdotes pueden casarse. Hay una hermosa catedral episcopaliana en París, en la avenida George V. Durante la Segunda Guerra Mundial, los alemanes la ocuparon y he oído que durante la liberación de París guardaban los cadáveres de los soldados alemanes muertos en su catacumba porque hacía frío. Desearía poder separar la religión de la espiritualidad, pero los seres humanos nacimos para organizarnos y supongo que la religión fue un intento de organizar el misterio de la vida y la muerte. Aunque sí creo en Dios, o al menos en algún tipo de poder superior que no pretendo entender. Albert Einstein dijo que ‘Dios no juega a los dados con el universo’, y yo tiendo a estar de acuerdo con él y e intento tener fe. He mencionado a Dios en muchas de mis canciones, y en mi canción ‘Lost Generation’ canto sobre un forajido que está herido en el suelo y cuyas últimas palabras son: ‘Yo creo en Dios’.

¿Y qué le pides a 2019?

¡Quiero que mis oídos zumben menos por el tinitus que en 2018! Y quiero escribir algunas buenas canciones y sacar otro álbum. Mi ritmo se ha ralentizado y ahora saco un disco nuevo cada dos años. Supongo que mi mayor deseo es que mi película ‘Broken Poet’ sea apreciada por el público. Trata sobre el éxito y el rock and roll, y de lo que significa todo eso. También me gustaría aprender algo nuevo: ¿cocinar?, ¿algún idioma? Leer más libros, por ejemplo de Thomas Pynchon o de Tolstoi, y ver menos televisión, ¡menos Netflix!

Y, por supuesto, quiero paz en la tierra. El gran filósofo John Lennon dijo una vez que creía que gran parte del mundo estaba dirigido por gente demente con objetivos demenciales, y cuanto más viejo soy más de acuerdo estoy con él. Lennon siempre hablaba de paz y hoy día nadie habla de eso. ¿Es porque hay más paz? ¿O porque nadie cree que sea posible?

¿Es cierto que los años pasan más rápido a medida que envejeces?

Siempre digo que el tiempo pasa muy rápido, excepto cuando estás atrapado en un atasco de tráfico. ¡Mi hijo Gaspard, quien produjo mi último álbum, ‘Elliott Murphy Is Alive’, tiene ahora 28 años y parece que fue ayer cuando le compré su primera guitarra eléctrica! Pienso que el tiempo debe ser de naturaleza circular, o al menos como una montaña rusa: unas veces se ralentiza y otras se acelera. ¿Quién dice que el tiempo pasa a una velocidad determinada? Siempre llevo reloj, como muchos de mi generación, pero mi hijo nunca usa reloj, solo mira su teléfono. Creo que Internet ha provocado que el tiempo se mueva mucho más rápido en la actualidad y por eso no tenemos paciencia para nada. Cuentan que un hombre rezó a Dios pidiéndole paciencia y Dios le respondió: ‘Espera…’. Eso lo dice todo.

«Llevo 46 años en la carretera, y 23 con Olivier», informó el yanqui (foto: Mikel Martínez de Trespuentes / Sala BBK).

En la última entrevista que hicimos, la del cambio de año 2017-2018, dijiste que desearías que Woody Allen rodara una película sobre tu libro ‘Marty May’. Te pregunto ahora: ¿Qué piensa del problema de Woody Allen? No puede estrenar ni distribuir su nueva película, ‘Un día lluvioso en Nueva York’, porque ha sido acusado de algo que un juez sentenció hace años que era inocente. Lo de que abusó de una de sus hijas.

Todavía espero que Woody Allen haga una película basada en mi libro ‘Marty May’ porque gran parte de la novela tiene lugar en la ciudad de Nueva York en la década de 1980, y Woody es el maestro al capturar la vibración de Nueva York. Pero he oído que no es un fanático del rock and roll, que prefiere el jazz al estilo Dixieland, por lo cual no estoy seguro de que le interese el proyecto. No conozco los detalles del caso al que te refieres, pero parece que principalmente depende de a quién quieres creer. En estos días, debido a la cultura de la fama, el artista y el hombre, o la mujer, son lo mismo. ¡Quizás Leonardo Da Vinci tampoco era un ser humano perfecto! Aunque Woody parece haber establecido una larga y exitosa relación con su esposa Soon-Yi Previn, lo cual respeto.

Ya: Soon-Yi era hija adoptada de Mia Farrow, que luego se casó con Woody, con lo cual al principio fue su hijastra. Elliott, ¿serán diferentes tus conciertos en Bilbao y Mungia, Elliott? ¡Queremos ver los dos!

Vaya, ahora que sé que estarás en los dos shows será mejor que cambie el repertorio para que no te aburras. ¿Qué quieres escuchar? Probablemente has visto más conciertos míos en Bilbao que nadie. ¡Debería estar entrevistándote yo!

A ver si cae ‘Drive All Night’. Calculo que voy más de 30 veces.

Hablando en serio, creo que todos mis shows son diferentes en cuanto a humor, ritmo y a la forma en que canto las canciones cualquier noche en particular. Y el sonido siempre varía de un lugar a otro, además del ambiente. Lo más importante es el público que crea el ambiente del espectáculo, porque la gente es como un miembro más de la banda y en realidad es el que suministra la magia. ¡No estoy bromeando! ¡Un público sentado es muy diferente a uno que te vea en pie! Algunas audiencias se levantan en la primera canción y a otras casi tienes que ordenarles que se pongan de pie.

Y la última pregunta: ¿Qué cosas hace tu guitarrista Olivier cuando no está a tu lado?

Olivier enseña guitarra en la escuela de música CEM en Le Havre, donde vive. Dice que le encanta hacer eso y que ha estado allí durante 20 años o más. Aunque le digo constantemente que debería descansar cuando no está de gira, continúa enseñando. Creo que él siente la responsabilidad de dirigir a los jóvenes músicos de una manera correcta.

Aparte de eso, siempre escribe sus propias canciones nuevas en inglés y en francés y me las envía para que las escuche, lo cual hago cuando tengo tiempo. Es un genio de las progresiones de acordes. Y también toca en un dúo instrumental local llamado Deadman. ¡Y tiene cuatro hijos! O sea que se mantiene ocupado como puedes ver. Probablemente duerme más cuando está de gira que cuando está en casa.

ÓSCAR CUBILLO

Despidiéndose de su fenomenal concierto de 2018 en el Musiketan (foto: Carlos García Azpiazu).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: