MAP Trío: Con el susto en el alma (+ entrevista)

Marco Mezquida al piano, Ernesto Aurignac al saxo alto y Ramón Prats a la batería (foto: Carlos García Azpiazu).

CAL: **

Sábado 2 de febrero de 2019, Bilbao, Ciclo Mes A Mes, Sala BBK, 20 h, 15 €.

 

Tras ser acertados por dos rayos al aterrizar en Bilbao, Mezquida, Aurignac y Prats lograron recomponer el ánimo durante su vitalista y en parte improvisado concierto sabatino en una Sala BBK llena al 90 %

 

El sábado el ciclo Mes A Mes, gestionado por el Bilbaína Jazz Club en la Sala BBK, ocupó el 90 % de su aforo (había unas 300 personas entre las mesitas con velitas de abajo y las butacas del antiteatro de arriba) para ver al MAP Trío basado en Barcelona y completado por el portentoso pianista balear Marco Mezquida, el baterista gerundense Ramón Prats y el saxofonista alto malagueño Ernesto Aurignac, quien fue el único que habló durante un monólogo de seis minutos en los que, aún atenazado por la impresión, informó que habían sufrido el impacto de sendos rayos al aterrizar («dicen que los aviones están preparados y los soportan, pero la explosión y el fuego te hacen dudar», contó Ernesto, que llegó el primero, y luego arribaron Marco y Ramón en otro aeroplano… ¡y les pegó otro rayo!).

Aurignac disertó en plan humorista aplatanado aún por el sobresalto, afirmó que los tres improvisan sobre la marcha, que no ensayan y que cada vez su relación es peor, pero que les siguen contratando. E insistía: «Nos preocupamos mucho por la música y las cosas, pero un rayo…». (Una anécdota personal: volviendo de República Dominicana, sorteando la cola de un huracán, de noche, acertó un rayo al ala de mi izquierda y al instante el avión descendió de golpe entre el griterío del pasaje, pero aquí seguimos; yo no grité, claro.)

El malagueño Aurignac, soplando aún sobrecogido (foto: Mikel Martínez de Trespuentes / Sala BBK).

A pesar de llevar aún el miedo en el cuerpo y el susto en el alma, el MAP Trio (ya habrán adivinado que el nombre es un acrónimo con sus apellidos) dio un concierto estupendo, pleno de emociones diversas, improvisado pero menos (había partes claramente preparadas) de 100 minutos para solo tres piezas. La primera fue una suite ininterrumpida de 68 minutos, un viaje bastante bien hilado (verbo que apunté en mis folios doblados, ajados y reciclados y que luego usó Aurignac en su soliloquio), con partes variadas pero argumentadas en una suerte de evolución meditada, no al tuntún. Los tres abrieron emergentes, con percusiones y ecos supremos coltranianos, sabían gestionar los silencios de cada uno, se introdujeron en largos arreglos de película gótica con agudos agónicos, los ambientes se tornaban faulknerianos (¿el jazz no nació en el Sur de Estados Unidos?), el mágico Mezquida a veces afloraba como si tuviera cuatro manos al modo del maestro McCoy Tyner, el baterista Prats se marcó un solo con tres baquetas (es profesor en el Liceu, ¡igual que Mezquida!), el aire, el espacio se asemejaba a una suite de Gershwin, el trío se encarrilaba en tramos más rudos entre el rhythm and blues honky tonk y el boogie woogie («¡esto es rock and roll!», manifestó el fotógrafo Azpiazu), circulamos por el free en espiral, pisamos el afrobeat, hasta tres ovaciones se levantaron durante el largo número (la tercera muy tímida, sí), por la derecha tres personas se levantaron durante la larga interpretación (pero no para largarse, sino para repostar en la barra, pues el ciclo Mes A Mes funciona como un club de jazz, como el Ronnie Scott’s del Soho londinense), y pareció que la suite se recogía para diluirse a modo de face out… cuando medró de nuevo como si estuviéramos en Nueva Orleans.

El trío en el introito coltraniano percusionista (foto: Mikel Martínez de Trespuentes / Sala BBK).

La ovación postrera fue larga para esta suite que, a toro pasado, nos enteramos encadenó estos títulos originales: ‘Obituario’, ‘Armando Rampas’, ‘Salt 1’, ‘El sueño de Oniria’, ‘Discussion’, ‘Ball’, ‘Coral’ y ‘Conan Cannon’. Entonces Aurignac, el único que parecía tener ánimo para hablar, soltó el soliloquio de seis minutos y, para presentar la segunda pieza, dijo que se titulaba ‘U’ y que era su truco para convertirse en famosos y millonarios. Duró 12 minutos y cursó ambientalmente coltraniana y muy creciente en fuerza dramática.

Saludaron los tres MAP, hicieron mutis y regresaron ante el motín popular, que pedía bis y le fue concedido con un after hours clásico y precioso, una balada blues y swing de otros 12 minutos en los que Aurignac mostró lo mejor de sí (hasta entonces había sido superado por sus dos compañeros), antes de ceder el testigo a Mezquida, quien se lució una vez más con emoción teclista a lo Nina Simone. Quizá el bis fue lo mejor de la inspirada noche, y seguro que fue lo más clásico: se trató del standard ‘Body & Soul’, cuerpo y alma, ya saben.

ÓSCAR CUBILLO

 

Marco Mezquida, el más elegante con su chaleco de cuadros (foto: Carlos García Azpiazu).

 

+++ ENTREVISTA A MARCO MEZQUIDA +++

***

«Yo no robo ni eclipso nada»

***

El magnífico pianista balear, igual de mayúsculo en el jazz que en la clásica, colidera el MAP Trio:

«Yo me siento libre y feliz en los escenarios, y quiero que me potencien

y yo potenciar a mis compañeros para conseguir un resultado creativo y musical rico y vivo»

 

El pasado sábado, en el ciclo Mes a Mes de la Sala BBK (20 h, 15 €), reconvertida en un club con mesitas, velitas, birritas e incluso galletitas gracias al Bilbaína Jazz Club, ofició el MAP Trio, proyecto basado en Barcelona que afronta su cuarto año de intercambio de vibraciones entre el menorquín Marco Mezquida (piano), el malagueño Ernesto Aurignac (saxo) y el gerundense Ramón Prats (batería).

Bajo el epígrafe de ‘Libertad-Energía-Interacción’ se presentaba un concierto triangular y arriesgado, por improvisado, que según la promoción lo mismo se inspiraría en el jazz (Ornette, Coltrane, Monk…) y la clásica (Bach, Chopin, Debussy…) que en la vanguardia (Ligeti, John Cage…) y el pop (Beatles, Elvis, Nirvana, Radiohead…).

Días antes nos contestaba a unas preguntas el atareadísimo pianista del MAP Trio, Marco Mezquida (Mahón, 1987), quien en su web se define como pianista, compositor e improvisador. Es profesor del Conservatorio Superior del Liceo, participa en diversos grupos y le hemos podido ver en vivo en numerosas ocasiones. La última en diciembre con la vocalista gerundense Silvia Pérez Cruz en un Arriaga sin una butaca libre y donde destacó menos de lo usual en él (así lo contamos), y es que sus teclas casi siempre brotan cual géiser capaz de opacar a los músicos que le acompañan.

Copiamos un párrafo de la biografía de su web: «Brillante como compositor, pianista, improvisador, bandleader, ecléctico y camaleónico: Jarrett, Schubert, Ravel, Gesualdo o Bley, por nombrar unos pocos, se funden exquisitamente en el ADN musical de Marco, que, recién cumplidos los 31 años, ya tiene más de 50 discos grabados y su vertiginosa actividad concertística le ha llevado a actuar en importantes auditorios y salas de 32 países del mundo por 4 continentes».

Marco Mezquida nos atendía desde un polígono de Gerona: estaba en el estudio 44.1, grabando el segundo disco del dúo Chicuelo & Marco Mezquida, completado por un guitarrista flamenco.

¿Dónde vives, en Menorca, tu isla, o en Barcelona, la capital del jazz?

Nací en Menorca pero vivo en Barcelona, en un pequeño ático muy céntrico del barrio de Gracia. Más o menos estoy la mitad de los días del año tocando por el mundo y esto me hace feliz porque era mi sueño. La verdad es que disfruto mucho con los compañeros con los que comparto mucha música muy diversa y estimulante. Son muchos conciertos al año, muchos viajes, muchos compromisos, gente, momentos varios en los que hay que invertir mucha energía… ¡y lo más positiva posible!

Claro…

Es mucha la energía que hay que poner fuera de casa. Y por eso, cuando vuelvo a mi hogar, procuro ir aterrizando de tantas intensidades y cambios para estar en calma y alegría con mi chica y mi gato, con mis amigos, la familia…

¿Y de vacaciones sueles salir?

Sobre las vacaciones te diré que por ahora disfruto más estando de concierto por el mundo, con todo lo que conlleva, que organizando unas vacaciones como turista. Obviamente me gusta tener tiempo libre para estar en casa tranquilo, y espero disponer de más calma en el futuro, pero por ahora lo de la tranquilidad no me pasa mucho y esto es lo que yo quiero vivir.

¿Qué haces un día normal que no estás de gira, de los que estás en casa?

¿Pues qué voy a hacer? Desconectar. Ocuparme en cosas más mundanas pero necesarias como es salir de compra, cocinar, componer, leer, poner música, ir al cine, al teatro, pasear, quedar con los amigos, hacer el amor…

Ejem… ¿Y cuántas horas practicas al piano en casa?

Al llegar a casa me gusta tener silencio. O escuchar música variada que me siente bien, desde la renacentista a la contemporánea, el pop, etc. No me gusta tocar mucho en casa si debo tocar por la noche en un concierto. Prefiero estar fresco de oídos. Cuando tengo tiempo libre sigo estudiando piezas clásicas, o toco sobre discos de los Beatles o de jazz. Y aprovecho en casa para componer nuevas canciones, o para improvisar, o para quedarme en silencio mirando un punto en la pared y pensando. Muchas veces estudio más mentalmente que tocando.

Pude ver el final de vuestro concierto en el Festival de Jazz de Getxo, el pasado julio, una tarde al aire libre. ¡Cómo llovía! El chaparrón lo fastidió todo, vaya chasco…

Ah, vaya, ¡la lluvia de julio en Getxo! Pero bueno, yo no tuve la sensación de que lo fastidiase del todo. Sea como fuere, no dejamos de tocar y pese a la lluvia disfrutamos mucho. Y el público, que abarrotaba el perímetro cubierto de la plaza, diría que también, ja, ja, ja…

Sí, estábamos tapados bajo las cornisas adyacentes y bajo la cubierta del parque infantil. Y también pudimos verte hace poco con Silvia Pérez Cruz en el Arriaga. Un triunfo total, aunque la gente pareció muy introvertida antes de las ovaciones finales.

Fueron dos conciertos muy gozados por estas tierras, sí. Y muy diferentes. El de MAP fue al aire libre. Como somos un power trio con muchas influencias y mucha interacción, interactuamos mucho entre los tres. Y el dúo con Silvia fue un repertorio de joyas llevado a cabo en un teatro majestuoso como el Arriaga. Un teatro abarrotado, con un silencio y respeto brutales, lo cual nos permitió obtener la máxima concentración para ofrecer la más exquisita sensibilidad y expresividad, conexión y conversación. El dúo es un formato que adoro. Me permite conversar y sentir que entre los dos podemos ser una orquesta o ser un solo instrumento. Silvia es un portento y el tratamiento de ese concierto es el de crear una especie de hipnosis gracias al poder de la música y a la evolución de ésta con el trabajo de luces.

Bueno, las luces parecieron escasas en el Arriaga, sobre todo en la primera mitad del show. Marco, tú pareces experto en robar protagonismo o eclipsar con tu talento a los líderes de los grupos con los que tocas. Lo pensamos viéndote con la vocalista catalana Celeste Alías (así lo contamos) y nos pareció descarado con el contrabajista colombiano Juan Pablo Balcázar (así lo contamos), las dos veces en conciertos en la Sala BBK. ¿Algún jefe de grupo te ha dicho que te reprimas un poco?

Yo no robo ni eclipso nada. O al menos nunca ha sido mi intención tener más o menos protagonismo que nadie. Sobre el escenario, cada uno de los músicos con los que lo comparto, que son de muchos tipos, se muestra libremente con su personalidad y su personal entrega musical. Yo me siento libre y feliz en los escenarios, y quiero que me potencien y yo potenciar a mis compañeros para conseguir un resultado creativo y musical rico y vivo. No pienso en individualidades, sino en que la música sea expresiva en su conjunto: pasional, intensa, inteligente… Que enganche a quien la escucha y que le provoque emociones. Entonces pienso que cuando gente como Juan Pablo o quien sea me ha llamado para tocar en sus grupos, es porque se lo pasan bien conmigo y no porque tengan miedo de que les eclipse.

Por supuesto. Lo observábamos casi en broma. A modo de elogio. ¿Con cuántos proyectos andas ahora mismo?

Mis principales proyectos que lidero o colidero son mi trío junto al gran guitarrista flamenco Chicuelo (lo completa un percusionista), y mi trío Los Sueños de Ravel, con el que revisito la música del célebre compositor francés. También soy muy feliz con el dúo junto a la fascinante cantante Silvia Pérez Cruz con la que mantengo una gran complicidad y comparto el amor por la música. Después estaría mi power-trio MAP, junto a Ernesto Aurignac y Ramón Prats, mi trío de jazz danés Pieris, mis dúos con Celeste Alías y Manel Fortiá, y los conciertos a piano solo que son momentos también muy especiales para mí, pues me aporta un contrapunto respecto a los demás formatos. A todo esto habría que sumar los conciertos como sideman o colaborador de otros proyectos hermosos de grandes músicos del país.

Jo… ¿Hasta cuándo tienes la agenda ocupada?

Por ahora, como se puede comprobar en mi web, tengo agendados conciertos hasta el mes de noviembre

¿El concierto del MAP Trio en Bilbao va a ser difícil para el oyente?

Nada difícil. Será un concierto muy ameno y alegre. ¡Y siempre pensamos en el público! No tocamos nunca desconectados de la gente que viene a vernos. Queremos hacer vibrar y divertir. Que quienes lean esto no lo duden y se animen. Se enamorarán de la maestría de Ramón Prats (batería) y el portento de Ernesto Aurignac (saxo alto).

Conoces muy bien Bilbao, de tantas veces que has venido a actuar. Más de 20, dijiste en el Arriaga.

Sí. Me flipa pasear por el casco antiguo de día y de noche. Y estar con Gorka y Tato y los amigos del Bilbaína Jazz Club.

ÓSCAR CUBILLO

 

Marco Mezquida tocando en solitario para la Fundación March:

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: