CINE: ‘La favorita’: Juegos de poder en la corte (+ Filmografía Yorgos Lanthimos)

 

*

Texto por GERARDO CREMER

*

Estreno: 18 de enero de 2019

*

Director: Yorgos Lanthimos

*

Calificación: 4 estrellas de 5

 

Tráiler subtitulado de ‘La favorita’:

 

 

***

‘La favorita’ (2018)

***

 

Sin abandonar las temáticas de su cine ni su estilo personal (el ambiente perturbador y claustrofóbico, el uso de lentes deformantes de ojo de pez, los continuos travellings de seguimiento a sus personajes) Yorgos Lanthimos (Atenas, 1973) nos ofrece en ‘La favorita’ su película más abierta al público, más fácil de ver, menos metafórica, gracias a un guión inteligente, equilibrado, especialmente preocupado por describir una época histórica y a tres personajes que se mueven bajo sus intereses, que son: el reconocimiento y el amor (la reina Anna –Olivia Colman-), el poder (Sarah Churchill –Rachel Weisz-), y la posición social (Abigail Masham –Emma Stone-).

El film, dividido en episodios que se presentan mediante títulos como una novela, narra la relación triangular que se produce entre estas tres mujeres en base a sus deseos, sus motivaciones. Cada una utiliza a la otra en base a esos intereses personales, a veces aliándose y otras enfrentándose. Todo ello lleva a concentrar la narración en espacios cerrados, con sus propias normas y códigos de comportamiento. Como en ‘Canino’ (2009), la micro-sociedad formada por Anna, Sarah y Abigail protege sus secretos entre sus cuatro paredes, estableciendo entre ellas una serie de conductas que tanto sirven para ocultar las desviaciones morales de sus actos como para asentar las jerarquías sociales. Anna es reina, aunque incapacitada, tanto en preparación, como en inteligencia y ánimo (depresiva y amargada por la pérdida de sus 17 hijos, así como torturada de dolor por su enfermedad de gota), para ejercer su cargo; Sarah, su consejera, posee la inteligencia y la ambición para manejar los hilos del poder, pero para mantener el control debe someterse al dominio sexual, psicológico y jerárquico de Anna; Abigail, la doncella de Sarah, busca a toda costa ganarse los favores de Anna para ascender en su clase social, posición que perdió en su infancia, y para ello usa la infamia, su belleza y el sexo lésbico para conseguir sus propósitos.

Abigail, la doncella, busca a toda costa ascender en su clase social, posición que perdió en su infancia.

De ‘Langosta’ (2015) Lanthimos retoma el obligado proceso de adaptación del hombre a estructuras sociales cerradas que le obligan a dejar de lado su libertad y su idiosincrasia. Para sobrevivir hay que adaptarse al entorno, mutar continuamente, pero sin prescindir del uso de las cartas de juego: buscar complicidades, aliados, usar el poder y la posición social como medio de supervivencia. De ‘Alp’ (2011) el director rescata la frialdad, la desesperación, el desencanto y el juego de la suplantación. La reina Anna utiliza a Abigail como medio de suplantación de aquello que ha perdido en la vida. Abigail busca reactivar los mecanismos afectivos de Anna más que el interés por el poder, ya que su debilidad como reina es más grande en su fracaso sentimental y familiar que en su incapacidad de tomar decisiones. De ‘El sacrificio de un ciervo dorado’ (2017) aprovecha el discurso sobre la venganza y el proceso destructivo de la convivencia. También ‘El sacrificio de un ciervo dorado’ es la película más próxima a ‘La favorita’ en estilo de realización: el uso de lentes ojo de pez como sistema “brechtiano” de distanciamiento; los espacios cerrados marcados por un estudiado trabajo de decoración y el uso del travelling de seguimiento, el cual permite dar a los tiempos muertos una sensación de tensión añadida al relato.

Espacios cerrados, muy decorados.

‘La favorita’ se mueve como un compendio de las anteriores producciones del director Lanthimos, pero, al mismo tiempo, facilitando la recepción popular. Algo que ya intentó en ‘Langosta’ utilizando el género fantástico, y esta vez lo intenta a través del género histórico.

***

A continuación haremos una breve reseña de los cuatro films del director anteriores a ‘La favorita’, los más reconocidos de Yorgos Lanthimos, lo cual nos permitirá confirmar la existencia de un autor europeo de calado.

 

***

‘Canino’ (2009)

***

 

`Canino’.

‘Canino’ fue la película griega de la temporada (en una época en la que Grecia estaba pasando la crisis económica más severa de su historia). Un film abstracto en su concepción, fuertemente influenciado por la violencia del cine de Haneke (violencia instaurada en la mirada del espectador, que desea que ésta suceda ante sus ojos aunque le desagrade mirarla) y con cierta influencia orwelliana a la hora de describir el absurdo de las dictaduras.

Film metafórico sobre el acto del poder y del dominio del ser humano (sectas, dictaduras, etc.), ‘Canino’ muestra las acciones enfermizas de un matrimonio que ha llevado a encerrar de por vida a sus tres hijos, forzándoles a entender el mundo mediante una serie de códigos que distorsionan la realidad: trastocando el significado de ciertas palabras o el significado de imágenes y objetos que entendemos como normales (por ejemplo un gato es visto como un ser maligno); también les obligan a vivir con una serie de rituales sin sentido pero que terminan siendo la base de su existencia.

`Canino’.

El film resulta de una parte simpático por el absurdo de sus situaciones, pero este humor está constantemente puesto en entredicho al introducir secuencias de alta violencia (la manera de romperse el diente ante el espejo del baño, la manera en la que el padre golpea a su hija con el videocasete) o de sequedad visual en las escenas de sexo (la frialdad expositiva convierte al sexo en un intruso en la vida de estas personas). Visualmente la película respira libertad (la luz griega, blanca, dominante en casi todas las escenas) pero las acciones absurdas de los protagonistas chocan continuamente con esta naturaleza vital. El film se centra en el enfrentamiento de la hija mayor contra su padre, una lucha por una libertad imaginada  que progresa a través de los códigos y sistemas de comunicación establecidos en su vida. Por otra parte llama la atención el mundo incestuoso, corrompido de los padres, como miembros pervertidos de un nuevo Saló.

 

***

‘Alps’ (2011)

***

 

`Alps’.

La frialdad de ‘Alps’ llega demasiado lejos, deja demasiado indiferente a un espectador que no reacciona ante la provocación de sus imágenes. Al igual que en ‘Canino’,  los personajes reaccionan como autómatas ante los hechos que justifican sus actuaciones. Es como si finalmente se presentasen solo los comportamientos sin que exista una motivación clara (o al menos una motivación entendible dentro de los parámetros normales de nuestra socialización). Lanthimos juega con la ruptura en el comportamiento social, una ruptura que trata de buscar la provocación, quizá debido al desencanto existente en Grecia tras la fuerte crisis económica. Lo que asola y une a los personajes es la tristeza humana, el desencanto, hecho que se traduce en el tono oscuro de su fotografía, en el uso de colores fríos, en cierta violencia de los gestos y la mirada. Por ello, esa falta de lógica desde nuestra interpretación de las motivaciones provoca perturbación.

`Alps’.

‘Alps’ narra la historia de un grupo de personas que dedican su vida a suplantar a recientes fallecidos ante sus familiares. Esto lleva a subrayar una vida sumida en la extrañeza y la tristeza (el contraste que se produce en los familiares al ver suplantado a su ser querido por otra persona) que finalmente sólo conduce al fracaso. La protagonista de la historia es una enfermera que se enfrenta a cuatro situaciones diferentes, todas ellas alejadas de su vida propia, vida de la que parece haber desistido: la relación con su padre tras la muerte de su madre buscando el contacto sexual en un intento de suplantar a su madre; la relación que mantiene con otra componente del grupo, la más joven, una gimnasta artística; la suplantación de la mujer fallecida de un vendedor de lámparas, quien la obliga a mantener conversaciones y relaciones sexuales exactamente iguales a las que él tenía con su esposa; más la suplantación de una adolescente tenista creando perplejidad al mantener una relación sexual con un joven en el cuarto de la fallecida.

 

***

‘Langosta’ (2015)

***

 

`Langosta’.

La secuencia final de ‘Langosta’ expone con enorme crudeza el camino sin escapatoria del protagonista, David (Colin Farrell). Tras pasar la angustiosa estancia en el “hotel de los solteros” de la primera parte del relato (un hotel en el que pasados 45 días sin haber iniciado una relación sentimental con otra persona uno se convierte en animal), y tras vivir en la clandestinidad con la guerrilla del bosque (grupo guerrillero que ataca a los matrimonios y a los hoteles), en la segunda parte del film David constata la angustia y la insatisfacción de la existencia.

En esta secuencia final, David y una de las chicas de la guerrilla (que ha perdido la vista) –Rachel Weisz– han desertado de la guerrilla tras haberse enamorado. Pero el amor está prohibido en cualquiera de los dos mundos de este universo distópico pesimista que el film describe, y la chica y David están obligados a huir y esconderse. David comprende que la única manera de permanecer con vida en el mundo en el que vive es tener la misma identidad (igualdad de rasgos o características fisiológicas del individuo) que su pareja. Por ello está obligado a sacarse los ojos con un cuchillo, para quedarse ciego, y así poder mantener su relación con la chica. En esta secuencia, la chica se queda sola en la mesa de la cafetería, esperando a David, que se ha ido al baño. En el interior del baño, frente al espejo, David se mira por última vez, previo a arrancarse los ojos.

`Langosta’.

Yorgos Lanthimos vuelve a realizar una descripción desoladora del mundo poniendo especial énfasis en la pérdida de sentimientos. Si en ‘Canino’ era la incorporaciones de leyes extrañas, particulares, en el interior de una familia a modo de protección frente al desvarío exterior de la sociedad, y en ‘Alps’ la suplantación de seres fallecidos a costa de hacer desaparecer la propia personalidad, en ‘Langosta’ Lanthimos da un salto mortal al narrar una sociedad futura que ha apostado por la eliminación de los sentimientos. Para ello y al igual que sucede en ‘Canino’, se establecen nuevas reglas de comportamiento social completamente ajenas a las que conocemos. El incumplimiento conlleva un castigo aun peor que la propia existencia sin alegría, sin motivaciones, sumida en el desencanto. Al igual que ‘Alps’, ‘Langosta’ subraya la angustia de la existencia, la extirpación del amor, del contacto físico. Lanthimos se siente a gusto narrando esos mundos oscuros, terribles socialmente, quizá no tan distantes en aquellas personas obligadas a viajar sin destino pero que chocan frontalmente con nuestra forma de pensar de clase media.

 

***

‘El sacrificio de un ciervo dorado’ (2017)

***

 

‘El sacrificio de un ciervo dorado’

Los aspectos narrativos, mediante relatos distópicos, y la mezcla de ciencia-ficción y realidad que surgen directamente del relato, terminan por ser lo más sorprendente de la filmografía de Yorgos Lanthimos. Sus historias tienen una fuerza especial, una naturaleza magnética que se refuerza con la misteriosa puesta en escena de sus películas. El mundo desolador, ausente de comunicación, violento, desarrollado en el interior de las casas, con unas leyes propias de socialización, es fruto de un proceso destructivo, desalmado, que corroe el alma de los seres humanos. Tanto el cirujano Murphy, interpretado por Colin Farrell,como su esposa (Nicole Kidman), tratan de aparentar una vida tranquila, normal, con sus dos hijos; pero realmente su forma de comportarse su extraña frialdad, les aleja de la cotidianeidad, de lo que se entiende por “seres sociables”. Especialmente el problema se potencia cuando el joven Martin (Barry Keoghan) empieza a acosar a la familia en un acto de venganza (la muerte de su padre durante una operación dirigida por Murphy). El acoso adquiere naturaleza ficcional. Martin parece poseer ciertos poderes de magia negra, de vudú. Simplemente el que Murphy se niegue a mantener relaciones sexuales con la madre de Martin lleva a que Martin condene irremediable a un miembro de la familia del doctor. Primero hace caer enfermo (mediante su magia) al menor de la familia paralizando sus piernas e impidiendo que pueda digerir alimento. Martin le comenta a Murphy que el proceso terminará cuando comiencen a sangrarle los ojos. Martin sabe que Murphy asesinó a su padre por una imprudencia médica: operándole beodo. Ahora, frente a la venganza, Murphy tiene que decidir a qué persona de su familia tiene que matar: la muerte será su elección, porque si no muere uno morirán todos ellos. La fuerza del relato supedita cualquier otro aspecto de la película.

‘El sacrificio de un ciervo dorado’

Pero son también sus imágenes subyugantes, los continuos travellings que siguen al protagonista, la deformación de la imagen mediante el uso de lentes de ángulo extremo, el silencio como mecanismo de comunicación, manteniendo largos planos sin mucha movilidad en los mismos, o bien el inteligente uso de elipsis narrativas, lo que convierte a Lanthimos en uno de los grandes creadores del siglo XXI. Durante la enfermedad de los hijos, el comportamiento familiar, encerrados en la casa, se convierte en aberrante (recuerda a la familia de su primer film famoso, ‘Canino’). También, al igual que ‘Langosta’, el final pasa a ser impactante: imagen bloqueante hacia el espectador que define perfectamente la degradación de nuestra sociedad.

GERARDO CREMER

‘El sacrificio de un ciervo dorado’

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: