Gonzalo Tejada: Homenajeando a Marilyn

La improvisación del bis, titulada ‘Norma Jeane Baker’, como el CD de Gonzalo Tejada (imagen de móvil: O.C.E.).

CAL: *

Sábado 23 de febrero de 2019, Las Arenas / Getxo, Escuela de Música Andrés Isasi, 19 h, 5 €.

‘Norma Jeane Baker’ (Errabal, 14).

 

El contrabajista y profesor donostiarra, al frente de un combo de fuste, improvisó sobre canciones de la actriz Marilyn Monroe y coló varias escenas de sus películas

 

El sábado, para actuar en el sexto y último concierto de los seis que han compuesto el 11º Ciclo Neguko Bidaia, subvencionado por el Ayuntamiento de Getxo y celebrado en el auditorio de la Escuela de Música Andrés Isasi de Las Arenas, los cuatro músicos vinieron cada uno de un lugar: el líder del proyecto, el contrabajista Gonzalo Tejada, desde San Sebastián (ahí es profesor de de Contrabajo de jazz y Repertorio clásico en Musikene); el pianista Roger Mas desde Cataluña (vaya, es profesor del Musikene y una vez a la semana viaja hasta Euskadi para dar clase); el saxofonista Mikel Andueza desde Navarra; y el baterista getxotarra Borja Barrueta… ¡desde Melilla! (había estado actuando en un festival, pero sigue viviendo entre Granada y Madrid).

Los cuatro confluyeron para rendir homenaje audiovisual a la actriz e icono sexual Marilyn Monroe en su faceta de vocalista. Y es que Gonzalo Tejada (San Sebastián, 1960) editó hace un lustro en el sello guipuzcoano Errabal el disco ‘Norma Jeane Baker’ (el nombre real de la actriz), grabado por el mismo plantel que en Las Arenas, sólo que sustituyendo al baterista Iago Fernández por Barrueta. Y el sábado los cuatro improvisaron sobre temas conocidos de Marilyn que, antes de ser ejecutados en vivo, a menudo eran precedidos por la versión más conocida de la estrella de cine, reproducida  en una pantalla de fondo en películas como ‘Los caballeros las prefieren rubias’ o ‘Niágara’.

La hoja de promoción del CD ‘Norma Jeane Baker’ recoge esta reflexión de Tejada: «Me hechiza siempre. Siempre que pienso en ella la veo en el filme ‘Niágara’. Con su vestido rosa, su inconfundible melena rubia, sus pendientes dorados… susurrando ‘Kiss’» (foto: remitida).

La cita duró 102 minutos para 7 piezas, además de cuatro fragmentos peliculeros intercalados y un minicoloquio de 14 minutos previo al bis, donde el respetable preguntó y donde Tejada explicó que las improvisaciones se hacían sobre estructuras fijas, por caminos ya estacados en los que, en teoría, cada músico sabe por dónde van la pieza y sus compañeros. Tejada fue el que más disfrutó del encuentro, el pianista Mas elevó el nivel en cada una de sus intervenciones, Andueza leyó todas sus notas del atril pero revelando un nivel superior y creciente, y a Barrueta, con el rostro tapado por un plato, solo le vi en el bis, desde un palco, y entonces estuvo muy atento a todo. Ah, en la primera presentación sentenció Tejada: «son buenos amigos, algo que no es fácil de decir en la vida, y en esta profesión menos». Ja, ja, ja…

El concierto cursó ascendente y se reservaron las revisiones con más gancho, las mejor trabadas, para el final, que aquí nadie es tonto. De hecho, las dos primeras de las siete piezas se interpretaron demasiado atadas en corto: pecó de canónica y tímida la primera, la relajada balada ‘Diamond’s are a girl’s best friend / Los diamantes son el mejor amigo de las chicas’ (a la cual Tejada calificó de machista y propia de otra época), y cada músico fue a su bola en la segunda improvisación, la del standard ‘A fine romance’ (menos mal que Mas la elevó al final con su aire tropical).

Roger Mas (piano), Mikel Andueza (aquí al clarinete), Gonzalo Tejada (contrabajo) y Borja Barrueta (batería)
en la primera pieza de la velada, la balada ‘Diamond’s are a girl’s best friend’ (foto: remitida).

A partir de esta dupla inicial todo creció subliminalmente y generalmente apostando por las revisiones libérrimas, como la de ‘I’m through with love’ y su desamor hablado en la barra del bar («yo estoy felizmente casado hace 35 años», aclaró el donostiarra, que antes de empezar el concierto se quitó de la muñeca un reloj lujoso para tocar con comodidad y que apareció vestido con la misma bonita camisa que eligió en octubre en el Club de Jazz para presentar el repertorio pop de su disco ‘Songs’ –así lo contamos-), aunque alguna resultó reconocible, caso de la saxofonista ‘My heart belongs to daddy’ (selección conducida por un Andueza que no quitó ojo al atril y que estuvo dotada de un minisolo de contrabajo muy ovacionado durante el que pensé en Charlie Haden).

El cuarteto voló muy alto en la balada ‘Kiss’ de la película ‘Niágara’, y se despidió con el broche de oro, la pieza más fiel en la recreación, la única que no presentó Tejada, ‘After you get what you want’, vivaz, brillante y sentida, y además precedida por la escena de Marilyn cantando con vestido transparente en la película de 1954 ‘There’s No Business Like Show Business (‘Un mundo de fantasía’ en España). Esa fue la cima, y para el bis se reservó una improvisación original titulada ‘Norma Jeane Baker’, como el CD de Gonzalo Tejada.

ÓSCAR CUBILLO

Saludos finales de Mas, Tejada, Andueza y Barrueta (foto: remitida).

 

El último fragmento de Marilyn que se proyectó en el concierto, ‘After you get what you want’:

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: