Ina Forsman & Travellin’ Brothers: Los desamores de Ina (+ entrevista)

Pose de cantante de night club maltratada por el amor (foto: Álex Rodríguez Cruz).

CAL: **

Miércoles 13 de marzo de 2019, Basauri, Social Antzokia, 20.30 h, 6 € (entradas agotadas).

 

Dotada de una voz sentimental y teatral, la cantante finlandesa aleó soul y blues en el Social escoltada por los Travellin’ Brothers. Han logrado ‘sold out’ en sus tres bolos: Basauri, Amorebieta y Leioa

 

Éxito absoluto de la cantante veinteañera finlandesa Ina Forsman escoltada por la blues band vizcaína Travellin’ Brothers (¡elegida la mejor anda de blues europea en 2015!) el miércoles en el Teatro Social de Basauri: en cada verso demostró técnica y emoción, poderío y transmisión, profundidad blusoul y teatralidad que rompía barreras idiomáticas… Simplificando quizá demasiado podríamos escribir que la cantante escandinava ofició como una especie de Janis Joplin sobria y cerebral.

Y congratulémonos de sus tres llenazos con sold out logrados en su minigira vizcaína de entresemana: el miércoles en el Social de Basauri (100 sillas, se agotaron una semana antes), el jueves en Amorebieta (Zelaieta, 250 butacas; Aitor nos contó que se agotó el papel el mismo día) y el viernes en Leioa (Kultur Leioa, 250 butacas, entradas agotadas al menos un mes antes). En Basauri se vendieron solo un centenar de tickets porque el show se montó en formato reducido, con los siete músicos y los espectadores a ras de suelo, cara a cara, todos sobre el escenario principal del Social.

En 89 minutos sonaron (de maravilla, igual que un LP pinchado en un estupendo equipo analógico bien ecualizado: felicidades al técnico de los TB, Juanjo Mediavilla) 15 canciones. Las cuatro primeras en 24 minutos, con los Travellin’ Brothers de Leioa calentando al público, como dicen ellos, con su frontman Jon Careaga, nacido en Francia, nadie es perfecto, cantando cada día mejor, con más sensibilidad y contención, y metiéndose al respetable en el bolsillo de su chaqueta, como siempre: ponía caras a las fotógrafas aficionadas, amenazaba a quien chequeara el móvil, charlaba sobre la vida familiar, participaba en las coreografías subliminales e incordiaba a sus compañeros (al bajista del fondo y al saxofonista de su izquierda esta vez) mientras elaboraba country soul (‘It’s all over’, en la que cantó a pelo, sin micro), cocinaba gumbo de Nueva Orleans (‘Sweet Corrine’), destilaba dulce soul a lo Sam Cooke (‘A better day’) y marcaba el góspel positivista como la Ele orgánica hasta poner a la parroquia a dar palmas (‘The power of love’, con el donostiarra Mikel Azpiroz, el único miembro no vizcaíno del sexteto, cambiando el fastuoso piano de cola de ese miércoles por un órgano de soplido eclesial).

El donostiarra Mikel Azpiroz, el único travellin’ man que no es vizcaíno (foto: Álex Rodríguez Cruz).

Todo iba bien, pero cuando salió la cantante de Helsinki Ina Forsman, con melena teñida de pelirroja y con traje pantalón escotado, subimos un peldaño de manera sorpresiva. No pensábamos que iba a ser tan buena, y eso que acudimos con las expectativas altas. Jon la presentó, dijo que tiene 25 años (nació en el 95), la llamó ‘chavalita’, calculó que podría ser la hija de ellos, y ella estuvo al frente del show y de los Travellin’ durante 55 minutos y 11 canciones espigadas de sus dos discos en solitario, a las que se añadieron un par de versiones. El conjunto estuvo levemente mejor durante las piezas seleccionadas de su primer álbum, ‘Ina Forsman’ (Ruf, 16), con ecos del Professor Longhair (‘Hanging Loose’, con qué facilidad entonaba la chica), revelaciones personales (avanzó que su canción favorita de ese disco debut es ‘Pretty Messed Up’ -bastante desastre-, cuya letra trata sobre ella misma, y la interpretó de lujo como una pura americana), y resonó sureña a lo Johnny Adams en femenino en la cima de la cita (el blues ‘Now You Want Me Back’, o sea quieres que vuelva, pero yo no, como avisó en la introducción).

El primer cover de la velada fue el ‘As the years go passing by’ de Albert King, un blues lento con ella apretando y del que informó que la versión que más le gusta es la de Jeff Healey (contenida en el primer CD que se compró el jefe de los Travellin’, el guitarrista Aitor Cañibano, qué casualidad), y la Forsman se volvió a lucir en el soul brillante ‘No Room For Love’.

Los siete oficiantes en el bis (foto: Álex Rodríguez Cruz).

Y entonces entramos en las piezas de su nuevo disco, ‘Been Meaning To Tell You’ (Ruf, 2019), recién salido de fábrica. Ahí se notó un poco (sólo quienes nos fijamos mucho, ¿eh?) que la banda no las tenía muy ensayadas, tan rodadas, pues la ejecutó menos tensa. Pero la chica logró mantener el nivel alto gracias a su voz y su estilazo: ‘Genius’ fue una oda funkie al amor positivo, ‘Miss Mistreated’ una vuelta a la tristeza en plan el blues de Robert Cray (la letra la escribió para ayudar «a luchar» a una amiga que sufrió un mal de amores del cual aún se está sanando), y retomamos el soul de Nueva Orleans para un solvente ‘All Good’, dedicado a todas las mujeres presentes.

Y quedaba el bis triple. Lo abrió ella en dúo con Azpiroz al piano de cola en otra balada triste magníficamente resuelta, ‘Figure’, también incluida en su reválida, que evocó a Lady Gaga en la película ‘Ha nacido una estrella’ (hum… parece que Ina escribe muchas letras a modo de autoterapia amorosa: sobre esta explicó que a veces sufre de mal de amores y se dice que nunca más se caerá en él, pero que al de dos semanas se le pasa), y luego, con la banda al completo, o sea en septeto pues se sumó el cantante Careaga, cayó la segunda versión, «un viejo clásico que seguramente hayáis oído por Big Mama Thornton o Elvis Presley», introdujo Ina, y ya adivinamos que sería el ‘Hound dog’, en este caso retocado con rumba de Nueva Orleans, y llegamos al cierre festivo con el ‘Midnight Train’ de los Travellin’ y más palmas del centenar de público presente, feliz y satisfecho, tanto, que Ina vendió muchos discos de su nuevo álbum al acabar.

OSCAR CUBILLO

 

Ambiente jazzer para una vocalista que borda las baladas blues (foto: Álex Rodríguez Cruz).

 

+++ ENTREVISTA +++

***

Aitor Cañibano, guitarra y jefe de los Travellin’ Brothers:

«Estas colaboraciones las hacemos para acercar aquí a artistas que de otra manera no vendrían»

 

Según su web, sólo tiene 24 años la cantante de Helsinki Ina Forsman , rubia de estética roquera, tatuada y ahora teñida de pelirroja que se ha aliado con los Travellin’ Brothers de Leioa, los que en diciembre celebraron los mil conciertos en 15 años de andadura  grabando un disco en vivo en el Arriaga, para dar tres conciertos mano a mano en Bizkaia y los tres con ‘sold out’: miércoles en Basauri (Sozial, 100 pax)), jueves en Amorebieta (Zelaieta, 200 pax)) y viernes en Leioa (Kultur, 250 pax).

La víspera del primer show interrogamos a Aitor Cañibano, el guitarrista y líder de los Travellin’.

Ina ha llegado al aeropuerto hoy martes a primera hora de la tarde. ¿Cuándo ensayaréis? ¿Hoy en vuestro local?

No, hoy no. Ensayaremos mañana miércoles durante la prueba de sonido en Basauri.

¿De qué conocéis a Ina, Aitor?

Yo conocía a Ina un poco de ver algún vídeo de cuando participó en el ‘European blues challenge’ del 2012 o 2013 (el mismo que ganaron los TB en 2015, por el cual fueron elegidos mejor banda de blues europea). Más tarde, cuando sacó su primer disco, lo escuché mucho en Spotify porque me gustaba mucho. Y en 2016, en el festival de Baden, en Suiza, compartimos escenario. Ella abrió y cerramos nosotros con la Big Band. Fue una noche apoteósica y hablamos bastante y valoramos la posibilidad de colaborar. A partir de ahí, ya hemos hecho muchos conciertos juntos.

¿Por dónde?

Todos en España. En el Escenario Santander, en Aste Nagusia en la Plaza Nueva, en el Festival de Jazz de San Javier, en el Festival de Blues de Cáceres, en la sala Porta Caeli de Valladolid, en Madrid…

Ajá.

En Europa ella gira con su propia banda. Aunque sobre todo por el norte. Por el sur lo que ha hecho con nosotros. Nosotros estas colaboraciones las hacemos para acercar aquí artistas que de otra manera no vendrían, que de otra manera no hubieran pisado el país. Por ejemplo Ian Siegal, Sugaray Rayford, Earl Thomas, Alex Schultz, Raphael Wressnig… En Europa nosotros giramos con nuestro proyecto. Lo de las colaboraciones solo lo hacemos aquí.

Jon Careada, el frontman total, detrás de Alain Sancho, el saxofonista (foto: Álex Rodríguez Cruz).

¿Cuál es el estilo de Ina?

Aunque su estilo es diferente al nuestro, hay muchas similitudes. A ambos nos pasa que somos muy poco bluseros para los puristas y, por el contrario, muy bluseros para el resto del público. Vivimos a contracorriente y en tierra de nadie. A nosotros y a ella nos gusta la música de raíz americana, toda la que viene del blues, ponerle sin límites. Partiendo del blues, como nosotros, Ina quizá es un poco más soul, jazz y pop, pero tiene con un gran anclaje en la raíz

¿Cómo serán los tres conciertos vizcaínos?

Los bolos los arrancaremos nosotros para calentar un poco al público, como hacemos con todas las colaboraciones. Y a partir de ahí, saldrá ella y haremos temas de su primer disco y también algunos de su nuevo álbum, recién estrenado. Además habrá alguna versión. Congeniamos muy bien y hay mucho feeling, por lo que disfrutaremos tanto nosotros como ella, y sobre todo el público. Ya son bastantes bolos juntos y sabemos qué armas usar para cautivar y convencer al público, que seguro lo disfrutará.

En diciembre de 20017 los Travellin’ e Ina estabais anunciados para actuar en el Pabellón Bizkaia de la UPV en Bilbao. Pero al final ella no pudo venir, ¿verdad?

Su colaboración se suspendió porque dos o tres días antes de volar se puso muy mala y le ingresaron en el hospital. Intentó coger el alta, pero le prohibieron volar y cantar. Así que no pudo ser. Pero se intentó hasta el último instante.

Y al final tocasteis vosotros solos.

Sí. Como compensación al público tocamos por primera vez y en exclusiva canciones de nuestro nuevo disco, que no había salido todavía, ‘13th Avenue South’. Estábamos recién llegados de Nashville, donde lo grabamos.

ÓSCAR CUBILLO

Los siete oficiantes saludando abrazados tras el bis (foto: Álex Rodríguez Cruz).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: