Seamus Blake: ¡Sale mañana!

Seamus Blake, músico cosmopolita, con estancias fundamentales en Londres, Vancouver, Boston, Nueva York, París… (foto: Mikel Martínez de Trespuentes / Sala BBK).

CAL: **

Jueves 14 de marzo de 2019, Bilbao, Ciclo ´Mes a Mes´, Sala BBK, 20 h, 15 €.

 

El saxofonista canadiense, al frente de su grupo The French Connection, presentó y vendió el jueves en la Sala BBK su nuevo CD, que se publicó el viernes

Mi concierto número 100 en lo que va de año

 

Buena entrada, con lleno abajo, en la zona de las mesitas con velitas, el jueves en la Sala BBK en una sesión del ciclo ‘Mes a mes’ programado por el Bilbaína Jazz Club y donde repitió el saxofonista canadiense Seamus Blake, quien congregó a unas 230 personas (el aforo del jazz es de 330), entre ellas numerosos músicos locales deseosos de verle: bateristas como Aritza Castro y Rafa Alesanco, guitarristas como Javier Conde y Larry Caster, saxofonistas como Joe González y Abraham de Román, y dos maestros de las  cuatro cuerdas: Aritz Luzuriaga, bajista y profesor de jazz en el Conservatorio de Bilbao, y Christoph Filler, primer contrabajo de la BOS (la Orquesta Sinfónica de Bilbao, ya saben). Ah, la víspera, el miércoles, Seamus impartió una masterclass en Musikene, el conservatorio de alto rendimiento de San Sebastián.

Todos acudimos atraídos por la importancia y el crédito del saxofonista tenor Seamus Blake, nominado a numerosos Grammy (uno con Gonzalo Rubalcaba, seis con la Mingus Big Band), escudero de Wayne Shorter, Herbie Hancock, Dave Douglas, John Scofield, etc., nacido en Londres, Inglaterra, en 1970, criado en Vancouver, Canadá, licenciado en elBerklee College of Music en Boston, Massachusetts, USA, hecho mundialmente famoso en Nueva York, USA, y vecino desde hace dos años de París, Francia, según informó en su presentación Gorka Reino, uno de los responsables del BJC.

Seamus vino con su grupo llamado The French Connection, completado por jóvenes galos pujantes (qué altura instrumental), elegantes en la indumentaria (ya podrían tomar nota tantos músicos de jazz españoles) y apuestos como novilleros actuales: Tony Tixier al piano, Florent Nisse al contrabajo y Gautier Garrigue a la batería.

Tony Tixier (piano), Seamus Blake (saxo), Florent Nisse (contrabajo) y Gautier Garrigue (batería) (foto: Mikel Martínez de Trespuentes / Sala BBK).

Los mismos cuatro músicos ya participaron en el Ciclo Mes a Mes el sábado 18 de febrero de 2017, hacer tres cursos del Bilbaína Jazz Club, cuando dieron un concierto de 7 piezas en 87 minutos (así lo contamos). Entonces Blake se atrevió a cantar una balada y se repitió solo un tema respecto al jueves, ‘The Jupiter Line’. Ayer sonaron otras 7 piezas en 84 minutos, desde que aparecieron hasta que hicieron mutis tras los saludos. Y si en 2017 el cuarteto ofició con dientes de sierra, esta vez ejecutó más conjuntado y seguro, siempre en las alturas. Todas las piezas estuvieron excelentes, colocando el listón por debajo la larga balada del argentino Eddie Del Barrio ‘I’m OK’, donde la banda gala, demasiado canónica y previsible, no anduvo al nivel del líder Blake, que interpretó sentido, bonito y hondo, y hollando la cima la mentada ‘The Jupiter Line’, una antigua composición de Blake que contuvo cool, jazz y brillo en una suerte de conjunción astral que comprimió el éter.

Seamus Blake & The French Connection regresaron a Bilbao presentando su nuevo disco, ‘Guardians of the heart machine’, el cual vendieron ese jueves aunque se publicaba oficialmente el viernes. Sale mañana, se podría decir y titular. Y además lo pueden oír gratis en Bandcamp. De sus nueve cortes, cinco sonaron en la BBK. Los únicos no incluidos en el CD fueron el citado cénit jupiteriano más el standard ‘Willow weep for me’, ondulante, con ambiente Blue Note y saxo blues.

El resto del repertorio también fluyó espléndido, con los cuatro oficiantes integrados con tensión. Abrieron con el título del CD, ‘Guardians of the heart machine’, muy europeo (lo apunté y luego leí esta reseña con declaraciones de Blake), con Blake soplando con personalidad, todos intercambiando inspiración, y el piano y el baterista percutiendo bullentes ambos (ovación intercalada al baterista). Siguieron con funk quebrado de pasajes coltranianos ‘Sneaky D’ (con ritmo Nueva Orleans, saxo melódico y el piano de Tony Tixier volviendo a destacar: los temas eran largos, más de diez minutos cada uno de media). A la quinta se recrecieron en ‘Vaporbabe’, tenso, cool, de aire californiano (el jefe es de la Costa Oeste, de Vancouver, un jefe que por cierto en esta se puso a mirar el móvil mientras el pianista Tony se salía de la tabla igual que Jon Urrutia influido por McCoy Tyner). Y en el bis, el tema compuesto por el pianista Tixier ‘Blues for the real human beings’, otra vez tocaron inspirados con el sentido clasicista y abarcador de Miles Davis (que era trompetista, sí). Todo el mundo acabó encantado, no hace falta repetirlo.

ÓSCAR CUBILLO

 

Vídeo de la canción ‘Sneaky D’:

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: