Cuca Roseta: Sonriente ante los aplausos

Maria Isabel Rebelo Couto da Cruz Roseta inaugurando el ciclo con su primer vestido (foto: Carlos Garzía Azpiazu).

CAL: **

Miércoles 24 de abril de 2019, Bilbao, 8º Ciclo Noites de Fado, Sala BBK, 20 h, 20 € (bono cinco conciertos: 80 €).

 

La vocalista lisboeta cantó teatral y divinamente, y vistió dos modelos en la inauguración del 8º Ciclo Noites de Fado en una Sala BBK con tres cuartos de entrada

 

Quedan cuatro conciertos del 8º ciclo ‘Noites de fado’: los de la transversal Mísia cantando a Amália el 5 de junio, la emergente Carolina el 8 de mayo (la siguiente velada, la segunda), el guitarrista y catalizador del melancólico género luso Mário Pacheco (19 de junio), y el único nombre que no ha participado antes en el ciclo, João Farinha & Fado Ao Centro (24 de mayo).

 

Tres cuartos de entrada expectante y a la postre satisfecha («qué bueno», oí decir a dos personas al acabar) el miércoles en la Sala BBK en la primera de las cinco veladas del octavo ciclo Noites de Fado, que se sucederán cada quincena. El honor de inaugurarlo recayó en la lisboeta Cuca Roseta (Maria Isabel Rebelo Couto da Cruz Roseta), que tiene 37 años, un cinturón negro de taekwondo, cinco discos y, como indicó el radiofónico Joseba Martín en su presentación, un marido que le pidió la mano en escena en pleno concierto y bastante crédito como modelo publicitaria.

Cuca Roseta ya actuó hace cinco años en la Sala BBK, en el tercer ciclo fadista. Entonces dio un concierto de 18 temas en 75 minutos que entró en nuestra lista de los 10 mejores de 2014 (cuando catamos a 383 grupos y artistas). Titulamos esa crítica ‘Tímida y sublime’. Este miércoles ofició mucho más segura y mejor maquillada, y la modelo, deportista y vocalista usó dos vestidos largos: el primero con trasparencias y pedrería polícroma y, tras el instrumental central de su estupendo trío (Luis Guerreiro a la guitarra portuguesa, un bajista soberbio como Marino de Freitas y a la guitarra española Diego Clemente; el mismo trío que acompañó a Carminho en 2013 en la Sala BBK), Cuca reapareció con el segundo, de lentejuelas, con la espalda desnuda y profundo escote.

Cuca en las entrañas de la Sala BBK, con su segundo vestido, de Elisabetta Franchi (foto: Facebook).

El concierto del miércoles duró también 75 minutos pero para 16 piezas, al menos dos repetidas respecto a hace un lustro, dos revisiones de Amália Rodrigues: ‘Barco negro’, vanguardista y rompedora gracias al trabajo del bajo, y ‘Foi Deus’, una de las cimas, tradicional, sentida y bonita, cuando la figura del fado actual informó en castellano tras agradecer nuestra presencia y recordar lo mal que lo habían pasado al aterrizar por culpa del viento (el jueves, el día después, voló a Miami): «Un tema conocido en todo el mundo en la voz de Amália Rodrigues, que habla de que Dios nos dio el don de cantar».

Sí, Cuca atesora un don que se reveló brillante en lo tradicional, ámbito en el que ofició por encima del trío de temas más aperturistas y ambiciosos de los 16: el inaugural y popero ‘Luzinha’, el segundo y más brasileiro ‘Quero’, y el duodécimo, baladista y comercial que fue la sima de la cita, ‘Saudade e eu’, según destacó Cuca «un tema de mi autoría, letra y música, que habla de un amor que dura por siempre». Estos tres títulos se incluyen en su cuarto disco, ‘Luz’ (Sony, 2017; el quinto es uno navideño, ‘Luz de natal’, lanzado el pasado diciembre).

Diego Clemente (guitarra española), Cuca Roseta (voz), Luis Guerreiro (guitarra portuguesa y Marino de Freitas (guitarra bajo) (foto: Carlos Garzía Azpiazu).

Lo dicho, lo más elevado y mejor recibido fueron los temas más tradicionales, con el acompañamiento naturalísimo y experto del trío guitarrero y la voz de ella teatral, afectada, interpretante en el dinámico ‘Fado corrido’ (premiado hasta con silbidos por parte del respetable; aquí va un YouTube), la festiva ‘Marcha de la esperanza’ (la primera cima de la cita), la alegre, folklórica y orgullosa de Portugal ‘Rosinha da Serra D’Arga (también incluida en ‘Luz’; en total sonaron 5 de sus 14 cortes, nos faltaría citar el solemne ‘Triste sina’), la exangüe y dramática ‘Lágrima’, la acompañada por palmas ‘Havemos de ir a Viana’ (segunda cima de al menos cinco que cito en este párrafo), la literalmente festiva por las calles de los barrios de Lisboa ‘Noche de San Antonio’ (tercera cima, donde bailó un poco), la mentada ‘Foi Deus’ (cuarta cima), el adiós tras una larguísima ovación con la expresiva ‘Vira do Minho’ en dos partes (en la segunda presentó a la banda y coló en la letra a ‘las meninas de Bilbao’), y el bis con la animada ‘Boa nova’ (quinta cima para despedirse por todo lo alto, un tema que desea la paz y que alegró a la parroquia). Por cierto, después de casi todas las canciones el público la ovacionó largamente y Cuca Roseta sostuvo los aplausos mirándonos serena y sonriente.

ÓSCAR CUBILLO

Saludos de la cantante teatral y el trío musical magnífico (foto: Carlos Garzía Azpiazu).

Saludos por detrás; a la izquierda, en quinta fila, Oscar, en la sexta, Azpiazu (foto: Facebook).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: