CINE: ‘Los hermanos Sisters’: Buscadores de oro

 

*

Texto por GERARDO CREMER

*

Estreno: 10 de mayo de 2019

*

Director: Jacques Audiard

*

Calificación: 4 estrellas de 5

 

Tráiler de ‘Los hermanos Sisters’:

 

 

***

Jacques Audiard

***

El panorama del cine francés en la década de los 10 (de 2010 a 2019) con directores en activo que tienen algo que decir empieza a ser impresionante. El cine francés nunca ha bajado la guardia, gracias a una política que promociona el cine y una cultura nacional que, principalmente, permite a las nuevas generaciones heredar los conocimientos de las antiguas, evitando rupturas generacionales (como la que sucedió en 1959). Paso a continuación a listar aquellos directores de los que trato de ver sus películas y marco en negrita aquellos a los que considero más influyentes:

Mathieu Amalric, Oliver Assayas, Jacques Audiard, Xavier Beauvois, Bertrand Bonello, Rachid Bouchareb, Stéphane Brizé, Robin Campillo Guillaume Canet, Laurent Cantet, Leos Carax, Emmanuel Carrère, Alain Cavalier, Patric Chereau, Élie Chouraqui, Claire Denis, Arnaud des Pallières, Arnaud Desplechin, Jacques Doillon, Bruno Dumont, Deniz Gamze Ergüyen, Nicole Garcia, Phillippe Garrel, Louis Garrel, Xavier Giannoli, Jean-Luc Godard, Alain Gomis, Michel Gondry, Robert Guédiguian, Alain Guiraudie, Mia Hansen-Løve, Michel Hazanavicius, Christophe Honoré, Eva Husson, Benoît Jacquot, Agnés Jaoui, Cédric Kahn, Mathieu Kassovitz, Abdellatif Kechiche, Cédric Klapisch, Xavier Legrand, Maïwenn, Guillaume Nicloux, David Oelhoffen, François Ozon, Céline Sciamma, André Techiné, Justine Triet y los nuevos Mati Diop, Ladj Ly, Yan González.

Se puede establecer que ‘De latir, mi corazón se ha parado’ (2005) es el primer film influyente de Jacques Audiard (París, 1952). Aquí, el actor Roman Duris, posiblemente en su mejor interpretación en una carrera brillante, da vida a un mafioso y aspirante a pianista. Audiard retoma el argumento del mítico film ‘Melodía para un asesinato’ (James Toback, 1978), pero insufla furia, tensión, color y movimiento a las imágenes, creando un film perfecto para la época de su filmación.

Posteriormente Audiard rueda la que puede considerarse su mejor film hasta la fecha, ‘Un profeta’ (2009), todo un ejemplo de lo que podemos entender hoy por cine moderno, una mezcla perfecta de post-modernismo e hiperrealismo. La idea fundamental que planea sobre ‘Un profeta’ es la de convertir los tres años de vida carcelaria de Malik Djebena (interpretado de manera sorprendente por el actor Tahar Rahim) en el significado de su existencia. De Malik no conocemos nada al comienzo, ni conoceremos nada de su pasado al final de la película. Toda su estancia es un proceso de aprendizaje: no sabe leer, no busca relacionarse con la gente, pero poco a poco va integrándose, educándose.

Lo que se nos muestra son todos aquellos motivos que van a configurar su comportamiento: como hombre que se hace en función de su entorno y de sus costumbres. La estética cinematográfica empleada por Audiard se basa principalmente en seguirle con la cámara, de manera insistente: hacernos vivir sus sensaciones, sus vivencias interiores y exteriores en la cárcel, hacernos entender cómo su personalidad se va moldeando, cómo adquiere lentamente esa moral tan particular. Sus actos, muy alejados de la moral occidental, se comprenden y se respetan, ya que han sido adquiridos como proceso de aprendizaje. No hay más en la vida del protagonista que sus tres años carcelarios y ese tiempo se convierte en fundamento de su vida. Su iniciación a la vida adulta maneja una moral contraria a las leyes cristianas, el mandamiento de “no matarás” se transforma en un “deberás matar”.

La escena de iniciación, el asesinato que debe cometer en la cárcel, implica un conflicto mucho más profundo unido a su subconsciente: tras ese crimen, que le hará formar parte de “la sociedad carcelaria”, el muerto convivirá con él en la celda. Él lo ve y habla con él. Por ello, esa presencia es todo un recordatorio de que para poder salvarse y evolucionar ha necesitado un mártir, un inocente. Y he aquí el postmodernismo lacaniano: la integración del subconsciente en el relato (véase el sueño de los ciervos, de difícil entendimiento). El film alcanza su momento álgido en la escena del asesinato múltiple cometido por Malik, momento de superación de una vida.

Las películas dirigidas por Audiard ‘De óxido y hueso’ (2012) y ‘Dheepan’ (2015) han sido ya comentadas en este blog, en reseñas a las que dirigen los enlaces.

 

***

‘Los hermanos Sisters’

***

Con ‘Los hermanos Sisters’ Jacques Audiard vuelve a sorprender al realizar un film apegado a las tradiciones genéricas, pero al mismo tiempo sin dejar de lado la influencia post-modernista, hiperrealista y lacaniana. Podríamos decir que ‘Los hermanos Sisters’ es un film mucho menos atípico que la mayor parte de los westerns desmitificadores y desoladores que se prodigan en el siglo XXI. No hay nada en ‘Los hermanos Sisters’ de estos westerns fronterizos, anticlimáticos, secos, que abordan la remanencia de la violencia en Estados Unidos (véase ‘Los tres entierros de Melquiades Estrada’, Tommy Lee Jones, 2005), pero tampoco hay rastro de esos westerns que únicamente tratan de hacer una lectura post-moderna de clásicos existentes (‘Los siete magníficos’, 2016; ‘Valor de ley’, 2010), sino que la lectura de Audiard está más próxima a las lecturas que hacían los directores franceses Jean Pierre Meville respecto al cine negro americano (el autoral “polar” francés) o Jacques Demy respecto al musical (pasado por las influencias de la nouvelle vague). Es decir, entre la innovación y el respeto a los géneros. Nunca la copia.

Los hermanos Sisters son dos despiadados asesinos a sueldo persiguiendo a su presa.

‘Los hermanos Sisters’ tiene personalidad propia y al mismo tiempo retoma valores clásicos (postmodernismo), así como aspectos de los westerns actuales ásperos y fronterizos (hiperrealismo). El tema que predomina en ‘Los hermanos Sisters’ es el del desplazamiento. Recuerda, en este aspecto, al clásico ‘Dos hombres y un destino’ (1969), incluyendo ese tono de comedia ligera, donde se revaloriza la amistad entre hombres y la incorporación del delincuente, el fuera de la ley, como héroe del relato.

Los dos hermanos, Eli (John C. Reilly) y Charlie (Joaquin Phoenix) llevan el pasado en su conciencia: la locura de su padre y el posterior asesinato de éste por Charlie, el menos de los hermanos. Una locura que se presenta permanentemente en el subconsciente (Lacan), cuando Jacques Audiard muestra los sueños como recuerdos visualizados: unas imágenes alejadas de los códigos visuales del western y más propias del género de terror (la figura de un hombre desmembrando miembros humanos con un hacha). Pero el pasado también persigue a Eli a través del “motivo de atrezo” de la prenda de mujer que él siempre guarda consigo.

El movimiento continuo, el desplazamiento, va configurando y consolidando la relación entre los dos hermanos, tema que sobrevuela y engarza la mayor parte de la narración. El conflicto interior (el trauma por el asesinato del padre) funciona en paralelo al conflicto relacional, personal entre Eli y Charlie. Eli se siente, en todo momento, obligado a cuidar y reconducir la vida de su hermano Charlie, quien pierde enseguida el control con la bebida y asume la violencia como sino de vida. Pero muchas veces es al contrario. Es Charlie quien termina por hacerse cargo de su hermano (véase la curiosa y molesta escena de la picadura de la araña).

Los Sisters cruzan el Oeste por ciudades que nacen de un día para otro.

Además de la de los hermanos, el film desarrolla en paralelo una segunda trama, también otra historia de amistad entre hombres, Hermann Kermit Warm (Riz Ahmed) y Morris (Jack Gyllenhaal). Hermann es un alquimista que ha encontrado una fórmula química que, diluida en el agua, permite encontrar oro. Este hecho lleva a que su figura se convierta en perseguido, buscado por cazarecompensas que quieren obtener su fórmula. Hermann es perseguido pues por los propios hermanos Sisters, quienes actúan como asesinos a sueldo.

Audiard compone el montaje del film mediante sucesión de escenas paralelas, juntando a los cuatro protagonistas en su parte final. No hay una lectura positiva en todo este proceso de desplazamiento. La magia de la alquimia se enfrenta a la moral despiadada del capitalismo incipiente y la violencia innata de los Estados Unidos. Los hermanos Sisters tienen que decidir entre respetar su trabajo de asesinos a sueldo, mantener la amistad por encima de todo, apostar por el dinero fácil (el que viene del descubrimiento de Hermann) o retornar a su lugar de origen: su casa y el rencuentro con su madre. Nada es sencillo en un mundo en continua evolución y desarrollo (véanse las divertidas escenas que muestran la llegada de la limpieza dental a la ciudad), en un espacio donde la muerte puede surgir de cualquier sitio y en cualquier momento, como se muestra en la escena de apertura del filme.

GERARDO CREMER

Los protagonistas de la segunda subtrama, dos amigos.

Anuncios
Comments
3 Responses to “CINE: ‘Los hermanos Sisters’: Buscadores de oro”
  1. Óscar cine dice:

    Tres y media califiqué yo al levantarme de la butaca y cuánto más tiempo pasa más opino cuatro.buena historia,buenisimos actores y excelsa foto.

    • A mí la fotografía me pareció oscura, la historia dilatada y casi manida, la épica tan necesaria en el western esta vez ausente y las expectativas con las que acudí demasiado altas.

    • Gerardo Cremer dice:

      Yo la vi en el festival de Donosti. Y es verdad que en el ambiente festivalero todo gana y las estrellas suben. En cualquier caso no me esperaba un film tan fluido e intrigante y…tan western de Jacques Audiard.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: