Los Zigarros: El rock and roll por sus venas

Ovidi Tormo, en el camerino, antes del show pues no tiene sudados los rizos (imagen de móvil: Mario Antolín).

CAL: ***

Sábado 18 de mayo de 2019, Bilbao, Kafe Antzokia, 22 h, 18 €, entradas agotadas.

 

Los inspiradísimos roqueros valencianos agotaron el Antzoki con diez días de antelación y dieron un concierto espléndido con 23 canciones, todas buenas.

¡De lo mejor del año!

 

Dos estupendos conciertos con el aforo agotado en la venta anticipada presenciamos el sábado. A las 8, en la Sala BBK (entradas a 23 €), cómodamente sentados en la fila 5 catamos a la mexicana Julieta Venegas en solitario cantando y tocando cuatro instrumentos (lo reseñamos en el post previo), y a las 11, en el Kafe Antzokia (entradas a 18 €, antes calentaron los portugalujos  Tacoma), desde el anfiteatro, no muy lejos de un espectador tan ilustre como Fito Fitipaldi, esquivando cabezas para poder vislumbrar el escenario disfruté con la descarga de Los Zigarros, el cuarteto valenciano liderado por los hermanos Tormo, que se halla en la gira de su tercer disco, ‘Apaga la radio’ (Universal).

Los Zigarros parecen los sucesores de Tequila, sin que ello signifique que les imiten. A pesar de la incomodidad de estar en una sala llena hasta los topes, me quedé hasta el final porque el concierto, el número 215 que voy en 2019, apuntó a lo mejor del año. Y si la citada Julieta Venegas pecó de monologuista y pidió palmas y coritos, Los Zigarros en su bolazo de 23 canciones en 99 minutos, apenas hablaron y solo hicieron una concesión al público, la de lanzar grititos para que se repitieran, a lo Miguel Ríos, pero no se alargaron en eso. Y es que Los Zigarros son supercool, están sobrados de facultades y el rock and rollo corre por sus venas, con lo cual les salen las canciones con una naturalidad pasmosa y una imaginación envidiable. Por ejemplo, en los temas más sencillos superan de largo a su amigo y maestro Tarque, el cantante de M-Clan.

Álvaro y Ovidi, los hermanos de Los Zigarros, generando pasiones (imagen de móvil: Lola Mentoto).

Aparte de esta concesión de grititos, el resto fue al grano. Ninguna de sus 23 canciones fue mala (ni regular) y las numerosas piezas magníficas explotaban como el fuego de artillería graneado en un cómic. Nada parece forzado o estirado en sus composiciones: ni la insistencia en ciertas ocasiones para crear clímax, ni los coros cuidados y los arreglos efectivísimos, ni los estribillos, ni los ganchos, ni los guiños (a Tequila, al boogie, al ‘Blue suede shoes’…), ni la sensualidad sugerida, ni los jadeos, ni los gruñidos… La única pega de su bolo del Antzoki sería que el excesivo volumen provocó como daño colateral que la cosa no sonara tan bien, que no se distinguiera todo claramente.

Los ZIgarros llegaron a la fisión atómica en el escenario del Antzoki (imagen de móvil: Lola Mentoto).

No obstante lo cual (así se titula una de sus canciones, para que vean qué facilidad la suya; vaya, en realidad es de los argentinos Riff, me precia Tsustas, que los vio desde abajo), apoyados en una sección rítmica descomunal, liderados absolutamente por Ovidi Tormo y con su hermano pequeño Álvaro a la guitarra solista y los bailes a la izquierda del escenario, Los Zigarros rebosaron actitud y aptitudes a lo largo de un repertorio que se hizo corto y que contó con explosiones como ‘Mis amigos’ (versión de Los Flying Rebollos de Portugalete), el stoniano desembocado en acedeciano y ya mentado ‘No obstante lo cual’, un en la estela de Status Quo ‘¿Qué demonios hago yo aquí?’, una literalmente atómica ‘Resaca’ (la de anoche era un tigre y hoy soy un ratón) unida a la arrasadora ‘Voy a bailar encima de ti’ y previas ambas al instrumental surfero ‘Wipeout’ de The Surfaris (¡con qué trabajo del baterista espectacular!), el siempre sincero y dolido ‘Desde que ya no eres mía’, el refuerzo a lo AC/DC de ‘Malas decisiones’, otro estallido certero como ‘Cayendo por el agujero’, los arreglos swing de ‘Odiar me gusta’, el boogie de ‘A todo que sí’ o el bis imbatible enlazando estos tres rocanroles: ‘Hablar, hablar, hablar’ (dijo el líder Ovidi al reaparecer: «dicen que el rock and roll está a punto de morir, pero escucha esto»), ‘Dispárame’ y el torbellino ‘Dentro de la ley’. Buf, y me dejo muchos títulos en el tintero, ¿eh? Un bolazo de lo mejor del año, sí.

ÓSCAR CUBILLO

 

Video clip de la canción ‘Apaga la radio’:

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: