Malevaje: Más allá del tango

Antonio Bartrina, al frente de Malevaje 35 años ya (foto: Juan Félix Ruiz).

CAL: *

Viernes 31 de mayo, Bilbao, Teatro Campos, Sala Cúpula, 20.30 h, 19’50 €.

«Queridos todos, presentaremos nuestro nuevo espectáculo, ‘Vino amargo’, donde llevamos a nuestro terreno temas que originalmente no son tangos pero que nos han llegado al alma. Al fin y al cabo, todo es música, y que no pare. Si podéis, corred la voz».

 

El madrileño Antonio Bartrina trajo a la Cúpula del Campos su repertorio ‘Vino amargo’, donde se abre desde el rock y el bolero hasta la ranchera y la chanson.

De las 22 canciones quitaría 7. O sea un tercio no libró el listón

 

 

Aunque a la postre degustable, bastante irregular y un poco frío resultó el concierto creciente que los iconos tangueros españoles Malevaje (Madrid, 1984), liderados por el cantante Antonio Bartrina, dieron el viernes en la Cúpula del Campos. La frialdad se notó más al principio, quizá porque Bartrina debía calentar la voz (cuando la puso más grave todo ruló mejor), quizá porque le afectó el aire acondicionado, y seguro que porque ofició influido por la escasa afluencia, inferior a la previsible: una sesentena de aficionados sentados a los que el tanguero agradeció que hubiesen acudido a la cita en vez que quedarse por «las guapas terrazas de Bilbao». Ya, es que los primeros días de sol provocan que la gente deserte de los conciertos (lo cual se notó también la víspera, el jueves en el Bilbaína Jazz Club, el cual contamos en el post previo).

En trío completado por Fernando Giardini al bandoneón y la guitarra, más Fernando Gilabert al contrabajo (¡el de Los Coyotes!; «llevo 35 años con él», dijo Bartrina), Malevaje nos trajeron su nuevo repertorio, llamado ‘Vino amargo’, en el que tratan de trascender del tango y adaptar desde rock y boleros hasta rancheras y chanson, todo según su singular personalidad acústica, claro está. Una operación como otra cualquiera para abrir el abanico de público potencial, en efecto.

En 90 minutos exactos interpretaron 22 canciones, y no me temblaría la mano al eliminar todas estas, siete en total, por distintos motivos: la tercera, ‘Esta noche me emborracho’ («me mamo bien mamao»), de Discépolo y popular por Gardel a, causa de la mentada frialdad; la sexta, ‘No importa la razón’ de Litto Nebbia, «otra roquera» que en realidad fue popera, por aparentemente poco ensayada (en el concierto los atriles estuvieron muy presentes); la décima, el standard tanguero ‘Tinta roja’ recreado en plan ‘valsecito’ porque le quedó gélido y peor que a Calamaro; la duodécima y tétrica ‘Vino amargo’ «del gran Rafael Farina», un fandango llevado a la milonga pero donde Bartrina no se creyó el rol (por cierto, Tsustas identificó el ‘So what’ de Miles Davis en el introito contrabajista de Gilabert); la 13, ‘La vie en rose’ de la Piaf cantada en francés, por no venir a cuento («mi mujer dice que soy un afrancesado», confesó Bartrina en la presentación); la 16ª, la ranchera entonada por Gilabert ‘Amor de río’ por desnuda y feble («una ranchera que compuso para Susana, su novia, su esposa», desentrañó Bartrina antes de hacer mutis y dejarles actuar en dúo a sus subalternos); y la vigésima, ‘Bésame mucho’, por ser una licencia populista sin enjundia extra.

Fernando Giardini (bandoneón, guitarra), Antonio Bartrina (voz) y Fernando Gilabert (contrabajo) (foto: Juan Félix Ruiz).

Ya ven: 7 de 22 títulos no volaron muy alto. Un tercio del repertorio. Lo demás estuvo entre bien y muy bien, ¿eh? Bartrina hablaba de cuando en vez («un tango dabuten», «estas de borracherías están bien, ¿eh?», «mola que te inclinas», «el Fernandito con lo viejo que es y parece que tiene 15 años», «mi mujer me apaga el telediario porque me pongo a hablar…»…) e intercalaba interpretaciones más que solventes, a menudo muy teatral, ora sentado en el taburete ora en pie, siempre a la vera del atril con las letras.

Repasemos, espiguemos algunas de las piezas espléndidas, de los temas redondos: la segunda, ‘Afiches’, un estupendísimo tango del Polaco Goyeneche (que reza «cruel en el cartel / la propaganda manda cruel en el cartel / Y en el fetiche de un afiche de papel / se vende la ilusión, se rifa el corazón», con Bartrina chulapón); la cuarta, la serena ‘La ciudad no tiene límites’, del roquero argentino Moris haciendo el viaje inverso, hacia Madrid («Hacía rock, pero las letras le salían de tango. Ahora vive en Soria, adonde ha ido con su novia», cotilleó Bartrina, y Gilabert le reprochó: «lo tienes que contar todo…»); ‘Maquillaje’ de Homero Expósito por recitado, teatralizado y gótico; el bolero recogido y bien trabado ‘Alma mía’, «de Bola de Nieve, un tipo muy gordo, con pelo blanco y frac blanco»; la pintoresca ‘Asco le tengo al frasco’ («cuando lo veo vacío»), una milonga con letra de Bartrina también muy teatralizada e interpretada a la antigua; una inspiradísima ‘Garufa’ popular por Gardel, quizá la cima de la cita; ‘Si soy así’, también de Gardel en el papel de casanova; el clásico original de Malevaje ‘Arroz blanco’, movido a lo tropical no solo por el bamboleo del contrabajo; y, cerrando «el espectáculo», el clásico ‘La última curda’, de Cátulo y Troilo.

Y no me opondría si alguien desea incluir en el top de lo óptimo ‘Garúa’ de Goyeneche («esta lluvia fina, que también se llama calabobos, sirimiri, orvallo en Galicia…, está bien que sepamos idiomas», ironizó Bartrina), ‘Estaba enjabonao’ (encabronao; esta es original de los madrileños, ¿no?), ‘Cambalache’ de Discépolo y popular por Gardel y con un cacho de hip-hop empotrado (Bartrina perdió el cool cuando se puso la visera y bailó como un rapero), el bolero ‘El último café’ por sentimental, o ‘Margot’ de Edmundo Rivero, uno de los primeros hits de Malevaje, allá por los 80, que sonó por el final.

ÓSCAR CUBILLO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: