Los Retumbes: Matrimonio de triple vida

Andrés y Ana, matrimonio de Barakaldo (foto: Carlos García Azpiazu).

CAL: *

Lunes 15 de julio de 2019, Barakaldo, bar El Tubo, 20.30 h, gratis.

 

El matrimonio formado por Andrés y Ana, miembros también de Brand New Sinclairs y Anita y Los Peleles, se pone antifaz para actuar anónimamente en un dúo de rock tamborero y troglodita.

En El Tubo hasta hicieron sacrificios humanos.

 

El lunes, para descontaminar mis oídos y reparar el alma tras tanta banalidad sintética absorbida durante el BBK Live, fui a tomar unas cervezas al bar El Tubo de Barakaldo, donde tocaban Los Retumbes. Acudí sin ánimo de escribir, pero como la cosa pintó tan guapa desde el principio aquí estoy tecleando sobre su bolo de rock and roll primitivo y enmascarado de casi treinta canciones en 72 minutos aberrantes y atronadores en un garito lleno de gente (brillaban guapos del pueblo como Raúl, Edurne…) que, como dijo la tamborera Ana, parecía una sauna.

Ana es la cantante de los cuasi mods Brand New Sinclairs y de los hacedores de canciones infantiles inteligentes Anita y Los Peleles. En Los Retumbes se ajusta un antifaz, se viste un vestidito Picapiedra y aporrea caja, timbala y platillo (sin bombo) en apoyo de su marido, el también enmascarado guitarrista Andrés, con quien también comparte las otras dos formaciones.

Los parroquianos también lucían antifaces (foto: Carlos García Azpiazu).

Cubi y Azpi de incógnito en El Tubo (selfie: O.C.E.).

Dieron un bolo solvente y creciente a pesar de contener casi de 30 canciones (quizá 29). Canciones cavernícolas, garajeras, rocanroleras y hasta surferas. Ante el público también enmascarado gracias a los antifaces que repartieron los oficiantes, Los Retumbes resonaron a Bo Diddley (‘Hey, retumba’), se emparentaron con Los Daltonics bilbaínos (‘Soy un animal’ –la de «practico la violencia sin ninguna indulgencia»-, el localista, costumbrista y ramoniano ‘Parque de los Hermanos’, de Barakaldo, sí), dedicaron una canción original a Joe Strummer por el principio del show y versionaron por el final a su grupo The Clash (‘White Riot’ retitulado en castellano ‘Revuelta blanca’), y además arbitraron otro original dedicado al difunto Brian Jones, de los Rolling Stones.

Los cónyuges baracaldeses también atacaron el boogie vía Dr. Feelgood, el punk de capital de provincias a lo Hula Baby (‘Montañas de lindano’), el tribalismo de sus admirados The Gories (‘Smartzombie’), el punk carpetovetónico de los primeros Siniestro Total (‘Surfin’ Fukushima’), el garaje de Doctor Explosión (la de ‘Eres idiota’) o instrumentales escuela Link Wray (no solo lo digo por el cover de ‘Comanche’, cuando Andrés bajó con su guitarra entre la apretada y caliente clientela de El Tubo). Y tocaron una titulada ‘Retumbar es mejor que follar’ (¿no hemos dicho que son matrimonio?), y versionaron el ‘Road runner’ de Bo Diddley (con Ana batiendo los parches con maracas en vez de baquetas), y el ‘Cadillac’ también de Bo, y generaron pogo durante un tema con coros lalalá, y lograron acuclillar a toda la peña en el penúltimo rock, tipo The Cramps / Desechables (‘Basura’).

Raúl El Guapo y su cuadrilla en ‘Comanche’ (foto: Carlos García Azpiazu).

Y ya que esas semana había fiestas en Barakaldo, se pusieron barraqueros a la hora de proponer sacrificios humanos figurados. Hubo tres momentos para esto, para ajusticiar a ciertos personajes. «Nosotros somos los verdugos, vosotros decidís a quién sacrificamos», propuso el sumo sacerdote Andrés. Uno del público sugirió ajusticiar al de El Correo, je, je… Pues no le faltaba razón al sujeto, pues previamente yo había pensado que mejor que ajusticiar discos de artistas que pertenecen a otro universo (es fácil criticar a Rosalía, no tiene mérito), deberían mojarse más y nominar a músicos del mismo entorno. Cito al tuntún nombres conocidos del rock vasco actual: Belako, Gatibu, Fito, Maha (el dueño de El Tubo es su batería, por eso lo digo), Atom Rhumba, La Polla Records, Berri Txarrak, Su Ta Gar, las Undershakers…

Por el contrario, los sacrificios humanos en formato LP de vinilo fueron el primero de Los Cantores de Híspalis (cómo destrozaba a golpes la rodaja de 33 pulgadas, cómo rasgaba con rabia su portada Andrés en el clímax de su doble vida), el segundo de La Década Prodigiosa (aquí la parroquia indultó a Barrabás, menos mal), y en tercer lugar un sacrificio doble de Rocío Jurado y de Julio Iglesias. Este último no gustó a la concurrencia que se puso a gritar «amnistía, amnistía, amnistía…» y luego «Julio, Julio, Julio…».

15 días después Los Retumbes deberían entrar a grabar un nuevo disco. De momento sólo tienen este EP de cuatro cortes que se puede oír en Bandcamp.

ÓSCAR CUBILLO

Segundo sacrificio, Ana con La Década Prodigiosa; «a mí me gusta», dijo apenada (foto: Carlos García Azpiazu).

Andrés en la disyuntiva final, con un cotizado LP de la Jurado (foto: Carlos García Azpiazu).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: