Koko Jean & The Tonics: Verbenita matutina

En este blog han colaborado generosamente varias buenas fotógrafas, pero nuestra favorita es esta, de 4 años
(imagen de móvil: Mara Baraiazarra Gisasola).

CAL: *

Domingo 15 de septiembre de 2019, Bilbao, explanada del Museo Marítimo, 14.30 h, entrada libre.

 

Las mujeres cantantes dominaron la agenda dominical bilbaína desde la mañana, con el soul-rock demasiado festero del cuarteto catalán liderado por la cantante tinaturnesca mozambiqueña Koko Jean Davis, ex The Excitements

 

El domingo nos desayunamos leyendo por correo electrónico que la novena edición del Donostia Festibala, enfocado a las ‘músicas urbanas’ (estuvo La Mala), reunió el viernes y sábado a 18.000 jóvenes (sic) y que el 61 % fueron féminas (todas las cifras son de la organización, la empresa bilbaína Last Tour). Luego, la hora de comer la pasamos viendo a Koko Jean & The Tonics debajo del puente Euskalduna, en una sesión de la serie Rabba Rabba Girl, subvencionada por el ‘Departamento de Empleo, Inclusión Social e Igualdad de la Diputación de Bizkaia’, y que reunió a unos 200 aficionados, con los sexos equilibrados (hubo más gente a eso de la 1, durante el coro versionero telonero, formado una treintena de chicas, pero esa masa pija hizo mutis cuando acabó el aperitivo).

Koko Jean davies mirando al contado respetable (foto: Jorge Francisco Martín).

La diminuto y dinámica cantante mozambiqueña Koko Jean Davis era la cantante del grupo de soul purista y uniformado The Excitemente, pero lo dejó y ahora funciona al frente de una formación más reducida (más a repartir, menos a gastar, más viabilidad comercial..), The Tonics, un cuarteto barcelonés completado por el guitarrista Dani ‘Patillas’ Baraldés (el de Los Mambo Jambo; también ha acompañado a figuras de la música española comercial actual como Macaco, Jarabe de Palo y Rulo y la Contrabanda), el baterista de jazz Anton Jarl (Los Mambo Jambo) y el hombre del Hammond Víctor Puertas (toca con la cantante de blues catalana Big Mama, por ejemplo).

Pues en la explanada del Museo Marítimo, con viento lateral que en la parte delantera no perjudicaba al sonido, a la misma hora que la final del mundial de básquet (eso restó mucho público, pero al menos fuimos campeones ganando a Argentina), Koko Jean & The Tonics tocaron 16 canciones de música negra americana en 84 minutos adscritos al canonismo recreativo, al purismo antievolutivo, llegando a bordear la verbena en los temas más soul y funk, y a pisarla cuando se pedían coritos y grititos al personal. Otra cosa era cuando tocaban rock and roll e incluso blues, destacando en esta faceta hasta cuatro temas: el walking bass ‘Black magic’, el rock and roll ‘You can fly’ con La Reina y Tsustas bailando al sol y buenos punteos de Dani Patillas (él fue de lo mejor de las canciones), la balada blusera ‘Can’t wait another day’ con deje Janis Joplin y sus aires del ‘I’d rather go blind’ de Etta James, y el bis con ‘Hairwhip’, que pareció un popurrí pero fue un original en varias fases: rock and roll, blues a lo Solomon Burke y epílogo góspel con aleluyas y la peña elevando los brazos.

Koko con vestido fucsia, en la segunda parte (imagen de móvil: Nuria Cine).

Antes de salir, Koko pidió en la barra una caña de cerveza y un chupito de Jack Daniels que bebió de un trago. Del bolo, estuvo mucho mejor la primera parte, con Koko Jean embutida en un vestido gris y negro, que la segunda, con vestido fucsia de flecos. La primera contuvo más versiones típicas (‘Compared to what’ de Roberta Flack para abrir los chicos a solas, el standard de Nueva Orleans ‘Hey Pocky A-Way’ de los Meters), blues gótico a lo Imelda May, más aromas de Nueva Orleans y soul rock tinaturnesco (Tina es la gran influencia de la bailonga Koko, y se notó por ejemplo en ‘Drivin’ Wheel’, la versión de Roosevelt Sykes).

En la segunda parte Los Tonics no lograron mantener la tensión ni dar en la diana. Así, entre más espejismos tinaturnescos, más goticismos Imelda May y pienso funk (‘Gonna be a party’ a lo Maceo Parker), abusaron al alargar canciones con intención de provocar la interacción con el respetable (hubo coros a lo Cab Calloway en la película de los Blues Brothers en un rocanrol de Nueva Orleans que decía ‘alright tonight’ o algo así) y hasta incrustaron un solo de armónica aburridísimo en un tema de monótono ritmo Bo Diddley. Hum, la fórmula de Koko Jean & The Tonics es bastante previsible, le falta peligro, pero ya sabemos que si apostaran por algo más personal seguro que perderían público.

ÓSCAR CUBILLO

La diminuta Koko propulsa su energía bailonga sobre altos tacones (imagen de móvil: Iñaki Gallardo).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: