8º Festival Bilbao BBK Live / Green Day + The Hives: Los payasos

The Hives en el escenario principal, los mejores del festival (imagen de móvil: Igor Cubillo).

The Hives en el escenario principal, los mejores del festival (imagen de móvil: Igor Cubillo).

Sábado 13 de julio 2013, Bilbao, Monte Kobetas, 60 € en taquilla, bono tres días 120 € en taquilla.

BEV 8 BBK LIVE CARTELTriunfo de gente en el 8º BBK Live. Según las cifras oficiales, casi 105.000 personas acudieron al monte Kobetas (en 2012 dicen que fueron 110.000, lo cual marcó el record). Esta suma hace la organización respecto a la edición de 2013:

Jueves 11 (Depeche Mode): 34.922 personas
Viernes 12 (Kings Of Leon): 32.344 personas
Sábado 13 (Green Day): 37.139 personas

Asistencia global: 104.405 personas.

Acerca de los conciertos, digamos que los tres cabezas de cartel cumplieron: el jueves Depeche Mode, un proyecto británico plano que se debería haber disuelto el milenio pasado y que se quedaría en nada de no ser por las pantallas de vídeo, convenció a más que a sus incondicionales; el viernes los Kings Of Leon de Nashville, también mejorados por sus visuales, solventaron la papeleta dejando con ganas de más a sus propios fans; y el sábado los punkis californianos Green Day, apoyados y acercados por la emisión en vivo de su propio show por las pantallas, dieron un bolo largo, circense, participativo y hasta disfrazado con el que superaron las expectativas de los que pensábamos que podrían pinchar por las depresiones de su líder, Billie Boy Armstrong, quien se comportó como un profesional y no como un ídolo tóxico. De los segundos espadas del BBK Live se puede decir que Vampire Weekend aburrieron, Alt-J pincharon, cumplieron Editors y The Klaxons, no convencieron a todos Two Door Cinema Club ni PIL, sí lo hicieron Fermín Muguruza y un Fatboy Slim al que se le quedó pequeño el escenario Heineken, y los suecos The Hives dieron el mejor bolo del festi. De los escenarios pequeños, nos quedamos con Los Zigarros y con el soulman Charles Bradley.

Los mejores bolos sabatinos los dirigieron dos payasos, dicho sea de modo elogioso y sin ánimo de molestar. El mejor bolo de todo el 8º BBK Live lo dieron la tarde del sábado los suecos The Hives. Los cinco aparecieron con chaqués de mariachis y en 52 minutos dispararon 12 rocanroles guitarreros coreados por el gentío y conducidos por el cantante del quinteto, el pillo, listo, guaperas, rubiales y bien plantado Pelle, quien con dominio de la escena (de cámaras, tablado y público que rebosaba la campa), nociones de español (saludó algo así: «¡Dios mío! ¿Qué tal, amigos? ¿Qué tal? Fantástico. Espléndido») y chulería vikinga pastoreó a una parroquia que se dejó llevar por él, un payaso del rock: la peña daba palmas cuando Pelle lo pedía, asentía cuando este preguntaba, brincaba cuando se le antojaba («y ahora toda la gente en el festival… ¡salta!», ordenó en español, o también: «¡Aplauso! ¡Gritar! ¡De nada!»), transigió cuando le pidió acuclillarse (había tanta gente que no podíamos agacharnos y Pelle lo comprendió y explicó que lo requería por los «efectos especiales», que no era necesario tumbarnos en la yerba, sino agacharnos un poco), se reía a menudo con su gracejo («muchas gracias mis queridos amigos», agradeció en español) y asentía a sus pensamientos («Los tíos de la música rock están conmigo esta noche»).

The Hives, agitando al personal con el payaso listo Pelle al frente (imagen de móvil: O.C.E.).

The Hives, agitando al personal con el payaso listo Pelle al frente (imagen de móvil: O.C.E.).

The Hives abrieron en el Bilbao Stage, el principal, rompiendo la pana con coros guerreros (‘Come On!’), forjando riffs monumentales (‘Main Offender’, aquí Pelle al girar su micro y se golpeó involuntariamente en la cara, je, je…) y acelerándose ramonianos (‘These Spectacles Reveal The Nostalgics’). Y prosiguieron elevando muchos estribillos pegajosos: ‘Wait A minute’; aquí va su guapo clip), el pop tipo Strokes ‘Won’t Be Long’, el ‘Walk Idiot Walk’ con uno de sus técnicos vestidos de ninjas tocando la pandereta, el tribal ‘Hate To Say I Told You So’ (cuando Peller presentó al guitarrista Nicholas así: «guitarra de fuego, mi hermano biológico») o el emocionante y final ‘Tick Tick Boom’, cuando Pelle presentó a la banda (y a él mismo, igual que un payaso otra vez) y bajó entre el público por quinta vez y yo pude chocarle la mano. Y acabaron los Hives y la masa coreaba oe-oe-oe. Para que luego digan que el rock and roll no interesa (PD: estuvieron mejor que en el WOP Festival bilbaíno, cuando sufrieron quebraderos técnicos).

Después nos extrañó que el irundarra Fermín Muguruza, ex Kortatu y Negu Gorriak, no congregara a más peña, pues sin dificultad accedí a la primera fila. Era su segundo bolo bilbaíno en su gira mundial por cuatro continentes en su regreso a los tablados tras un lustro en dique seco. Fermín vistió camisa negra de preso del campo de Guantánamo y arrancó con 15 minutos de adelanto en el escenario Heineken. En 60 minutos juntos le dio tiempo a exponer unos 16 temas (sin contar los fandangos trikitilaris) en noneto base (también cantó como invitada Sorkun y al final se apuntaron Zuloak) protegido por una barrera de 13 seguratas. Fue a más su bolo y según caían los temas más festivos y reconocibles el pogo medraba en la vanguardia. Hubo funk (‘Mongolian barbecue’), mucho reggae (‘Eguraldi Lainotsua Hiriburuan’, ‘Urrun’…), mogollón de ska festivo (‘In-komunikazioa’ o el ‘Etxerat’ de Kortatu, que fueron de lo mejor de la cita), neorromería euskaldun (‘Euskal Herria Jamaika Clash’, la pachanga con Zuloak ‘Dub manifest’, el ska de la korrika ‘Big Beñat’, otra cima, o un tema espirante a clásico, el infeccioso y moruno mestizaje de ‘Yalah, Yalah, Ramallah!’), la versión de Toots & The Maytals ’54-46’ o el adiós sandunguero con el ‘Sarri Sarri’ de Kortatu’, todo ejecutado intercalando breves soflamas y reivindicaciones de Palestina, Kurdistán, la libertad de expresión, etc.

Fermín Muguruza Kontrakantxa en el sarao final con el ‘Sarri, Sarri’ de Kortatu: Xabi Solano a la triki, la guitarrista y la cantante de Zuloak, Muguruza, la baterista de Zuloak y la vocalista invitada Sorkun, el bajista cubano Victor Navarrete y el guitarrista Oskar Benas, (imagen de móvil: O.C.E.).

Fermín Muguruza Kontrakantxa en el sarao final con el ‘Sarri, Sarri’ de Kortatu: Xabi Solano a la triki, la guitarrista y la cantante de Zuloak, Muguruza, la baterista de Zuloak y la vocalista invitada Sorkun, el bajista cubano Victor Navarrete y el guitarrista Oskar Benas, (imagen de móvil: O.C.E.).

Entradón para ver a los universitarios Vampire Weekend en el escenario principal. Empezaron bien pero su onda se fue tornando aburrida, por la reiteración estructural y la abundancia de lentos. Unos 17 temas tocaron en 69 minutos los pijos neoyorquinos. Al principio consiguieron llenar el espacio con su sonido doméstico, lúdico y apriorísticamente endeble, con africanismos del gusto de Paul Simon (la inaugural ‘Cousins’), andamiaje pop a lo TV On The Radio (‘Horchata’) y un deje naif compartido con Jonathan Richman (’Cape Cod Kwassa Kwassa’). Con un telón de fondo de flores, Vampire Weekend fueron mejores en los ritmos saltarines, percusivos y alegres (los skas de ‘Holiday’ y ‘A-Punk’), los contados rocanroles (‘Boston’) o algún que otro hallazgo (‘Campus’), pero lástima que se apagaran, se amuermaran con lentos y sintetismos (‘Giving Up The Gun’, ‘Walcott’, etc.).

A Vampire Weekend se les quedó grande el escenario principal (imagen de móvil: O.C.E.).

A Vampire Weekend se les quedó grande el escenario principal (imagen de móvil: O.C.E.).

Después hice tiempo viendo en la carpa Vodafone los correctos 22 minutos de rock chillón y ruidoso y sensual de las chicas Zuloak, las riot grrrl vascas apadrinadas por Fermín Muguruza, y me dirigí a coger sitio ante Green Day. Pensaba ver unas canciones y pirarme a casa, pero al poco de empezar me entraron ganas de verlos enteros. Su bolo duró dos horas y 18 minutos para una veintena larga de temas. El trío base actuó apoyado por su segundo guitarrista habitual, otro corista y guitarrista tras los bafles, más un teclista tras los bafles. Además participó un saxofonista (espero no fuera el teclista). El prólogo infantil lo puso un conejo u oso rosa de peluche que jaleó al personal mientras sonaba el ‘Blitzkrieg Bop’ de los Ramones, y la cosa se puso seria cuando sonó ‘El bueno, el feo y el malo’, ya sin peluche. Los californianos arrancaron arreando con punk pop melódico yanqui comercial y coral (el himno vocacional ’99 Revolutions’, la carga dura de Cheap Trick en ‘Know Your Enemy’, el caramelo de ‘Stay The Night’). Por la mitad los temas fueron convirtiéndose en graciosos pastiches a lo Toy Dolls, con mucho coro de raigambre punk británica (el épico ‘Oh Love’ con sus far away del estribillo, el tarareable ‘Let Yourself Go’) y se alternaban con rock americano (‘Boulevard Of Broken Dreams’ a lo Pearl Jam, el lento ‘Wake Me Up When September Ends’, el swing ‘Hitchin’ A Ride’…).

El brillo punk pop del inicio del show de Green Day  (imagen de móvil: O.C.E.).

El brillo punk pop del inicio del show de Green Day (imagen de móvil: O.C.E.).

Y según avanzaban, alargando los temas y dando circo (invitando el grupo a cantar a un fan, pidiendo Billie Joe Armstrong que alzara la mano la masa y siendo obedecido al instante, rociando a la masa con mangueras como Ozzy Osbourne, apareciendo su hijo a tocar la guitarra, redoblando los tambores un Tre Cool parecido a Javier Gurrutxaga), por la parte final se pusieron serios, más roqueros que punkis, con el cacho del ‘Highway To Hell’ de AC/DC, recuperando lo que el líder definió como himno nacional (su mayor hit ‘Basket Case’), haciendo pop (‘She’), abriéndose a la pachanga (‘King For A Day’, en plan los Pogues, con ellos disfrazados y con solo de saxo tocando ‘Benny Hill’; aquí va un video en vivo del 98, subtitulado), uniendo en un medley el ‘Shout’, a los Doors, a los Stones y tal, y reafirmando su madurez en el primer bis, con ‘American Idiot’, el pop undertónico ‘Jesus Of Suburbia’ y los expansivos aires operísticos de ‘Brutal Love’ (con una chica llorando en la pantalla), y en el breve segundo bis, con Billy Boy a solas con la guitarra acústica haciendo ‘Good Riddance’.

Green Day, Billie Boy a solas con la acústica haciendo ‘Good Riddance’ en el segundo bis  (imagen de móvil: Igor Cubillo).

Green Day, Billie Boy a solas con la acústica haciendo ‘Good Riddance’ en el segundo bis (imagen de móvil: Igor Cubillo).

Ante cinco cañones de luz y unas pantallas que permitían ver en directo, de cerca y con detalle el bolo al gentío (a las presuntas 37.139 personas), Green Day superaron las expectativas con creces y eso que Billy Joe dijo que era el último show de la gira: lo mejor para el final, peloteó. Billie Joe hablaba con voz ronca, rugía en español cada dos por tres diciendo ‘Essspañaaaa’ (lo hace en cada país), pedía en inglés que nos volviéramos locos, nos enfocó con un proyector en ‘Holyday’ y condujo un show participativo, con él de payaso listo y corredor, en buena forma física y dándome que pensar en posibles playbacks en un par de ocasiones en las que cambió al instante de tono y se tornó perfectamente melódico. Con todo, un buen bolo, el segundo mejor de los 18 que pude ver en este 8º BBK Live, el segundo mejor tras el de The Hives.

OSCAR CUBILLO

Anuncios
Comments
3 Responses to “8º Festival Bilbao BBK Live / Green Day + The Hives: Los payasos”
  1. Jon dice:

    Estuve viernes y sábado, y coincido contigo: The Hives y Green Day lo mejor. También me gustaron Gary Clarke, White Denim, Jamie N Commons, Los Zigarros y (sorprendentemente para mí) We are standard, a los que vi al abandonar Fatboy Slim al de 20 minutos (estuvo bien pero no es mi rollo) y comprobar que The Hacktivist no tocaban. También me gustaron, aunque en un segundo peldaño, The Vaccines a quienes vi durante el diluvio hasta que cortaron el concierto.

    Por el contrario, no me gustaron nada de nada PIL, Vampire Weekend y Benjamin Biolay, y me decepcionaron Kings of Leon, cuyo bolo me resultó aburrido y sin pegada, salvo dos o tres amagos.

    No es mi festival favorito, pero está bien para ver cosas a las que no iría en sala.

Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] 8º Festival Bilbao BBK Live / The Hives: Los payasos […]

  2. […] 55 bolos, en el Kafe Antzokia de Bilbao, cuando cumplió 50 años (con otra entrevista), y en el 8º Festival Bilbao BBK Live, cuando actuó a la tarde. El montaje del DVD ‘No More Tour’ es ágil y la música queda […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: